El Cronista Comercial

Para General Motors, el precio de los autos subirá con el tipo de cambio

"En un nivel de $ 36, ya habíamos compensado la devaluación. Por encima de eso, todavía, no", dijo su CEO en el Mercosur, Carlos Zarlenga. La automotriz lanzará en el país siete nuevos productos de Chevrolet durante 2019

Las ocho habilidades blandas necesarias para trabajar en el nuevo milenio 

"Es cierto: con lo que pasó en la Argentina, y en Brasil, terminó siendo un año que nadie esperaba", reconoció Carlos Zarlenga, presidente de General Motors Mercosur. No obstante, asegura, la coyuntura no significó barreras para que la estadounidense acelere con su plan de negocios. Al menos, en materia de producto. Anunció el lanzamiento de siete nuevos modelos para el mercado local durante 2019. Uno será la renovación del Cruze, el mediano que fabrica desde hace dos años en su planta de General Alvear, Santa Fe, que incorporará tecnología 4G, lo que permitirá ofrecer Internet Wi-Fi en el vehículo.

"Cuando el cliente decide entrar al mercado, no le importa mucho si el país está bien o mal. O si subió la tasa de interés. Busca innovación, alternativa. Si uno deja de hacer producto, a largo plazo, el negocio se reciente. Estos son vehículos fabricados en la región, ya decididos hace tiempo", respondió, ante la consulta de si el contexto inesperado afectó, en alguna medida, el programa comercial.

El mercado automotor argentino arrancó 2018 apuntando al millón de unidades pero, luego de un brusco freno en el segundo semestre, rondará las 800.000. En ese escenario, hasta noviembre, Chevrolet, la marca insignia de GM, tuvo una participación del 12,8%, un punto menos que un año atrás, según datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). Está tercera, detrás de Volkswagen (15%) y Renault (14,3%).

El pronóstico que tiene Zarlenga para el mercado doméstico en 2019 no es de crecimiento. "Brasil tendrá una industria de 2,85 millones de ventas, contra 2,6 millones de 2018. La Argentina es un interrogante. Todo el mundo está de acuerdo con que la primera mitad, probablemente, continuará con la tendencia que vimos en este último trimestre. A partir de ahí, poder retomar. Es lo que me da el anualizado con estacional de lo que pasó. Eso me da 630.000/640.000 unidades. Para llegar por encima de eso, habrá que tener un crecimiento en la segunda mitad del año. Creo que 700.000 unidades no están fuera de la posibilidad. Probablemente, más que eso será difícil", analizó.

Según él, en la segunda mitad de 2018, hubo tres impactos al mercado. "Es muy difícil financiar un auto a estas tasas. Hay incertidumbre en el consumidor (un auto es el segundo ítem más caro que una persona va a comprar en su vida, después de su casa). La relación entre los aumentos de precios y los salarios reales. Veremos en el primer trimestre, cuando se reajusten los salarios, ver cómo evolucionan con inflación. Pero lo veo difícil que esté por encima de las 700.000. Por más que tengas un buen segundo semestre, este negocio es estacional, muy fuerte en el primero", vaticinó.

Eso, por supuesto, afectó la rentabilidad. "Tanto en la Argentina como en Brasil, fue un año sin rentabilidad, para la industria ni para nosotros. Y eso está 100% relacionado con las devaluaciones de ambas monedas. Mucho más marcada en el peso. Pero el real también se depreció un 25%", explicó.

Desde la tormenta cambiaria, GM, que había sido una de las marcas más agresivas en bonificaciones, subió más de 100% sus precios en la Argentina. "Tuvimos una política muy racional. El impacto de la devaluación se siente muy fuerte en nuestro sector y nosotros decidimos no retrasar el aumento de los precios. Los márgenes no dan. Si no, uno retrasa a toda la industria y se está en una situación constante de pérdida", señaló.

¿Ya está compensada la devaluación? "A un nivel de $ 35/36 por dólar, sí. Por encima de eso, todavía, no", respondió.

Uno de los temas que afecta al mercado es el nivel de stock que acumulan automotrices y agencias, calculado en unas 260.000 unidades. "No queremos llenar los concesionarios de inventario. El problema fue que lo que estimamos para la segunda mitad del año no se concretó. Eso se está estabilizando ahora. Se resolverá en el primer trimestre", apuntó. "Sin duda, la red tiene un nivel de inventario mayor al que se necesita. Pero se normalizará en estos meses", resaltó.

Según él, octubre y noviembre, en materias de ventas, estuvieron en el nivel esperado. "Septiembre fue el último mes que nos sorprendió". No es lo único en lo que se recalibrará ritmo. En septiembre, GM empezó a implementar suspensiones rotativas en su planta de General Alvear para ajustar la producción, dado el sobrestock de unidades del Cruze que habían quedado sin vender, en el mercado local pero, sobre todo, el brasileño. Ese programa, convenido con el sindicato de mecánicos (Smata), está vigente hasta el 31 de enero. "En estos días, se tomará la decisión", indicó, en relación a la continuidad.

En 2017, la fábrica hizo más de 50.000 unidades. Este año, serán 40.000. "Hubo un fuerte crecimiento en el último trimestre del año pasado, en el que aceleramos previendo otro volumen de mercado. Así que lo correcto sería hacer un promedio de los dos", precisó el CEO regional.

GM, además, avanza con su proyecto de u$s 500 millones para fabricar un auto nuevo en Rosario, que saldrá al mercado entre fines de 2021 e inicios de 2022. "Será un producto global", su única mención al respecto, además de asegurar que la iniciativa avanza según plazos -y montos- previstos.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo