El Cronista Comercial

Paola Tamburelli: "ANAC había perdido su rol de regulador y de fiscalizador aéreo"

A dos días de asumir, la nueva titular del organismo destacó que algunas normas "no se cumplían". Y que busca "recuperar la autoridad" de la ANAC en la aviación civil para garantizar una operación "segura y sustentable".

Paola Tamburelli:

Paola Tamburelli asumió el miércoles pasado al frente de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), el organismo que regula la actividad aerocomercial, y que depende del Ministerio de Transporte, a cargo de Mario Meoni.

“Vamos a trabajar para garantizar la seguridad de la aviación civil y para que la operación sea sustentable”, comentó Tamburelli, en diálogo exclusivo con El Cronista. 

Y agregó: “Queremos recuperar la autoridad de la aviación civil. En las primeras 48 horas de trabajo, pude comprobar que la ANAC había perdido su rol de regulador y de fiscalizador aéreo. Por ejemplo, no se estaban haciendo las inspecciones según las normas fijadas por la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional)”.

Al ser consultada sobre los próximos pasos a seguir, aseguró que prevé convocar a todos los actores del sector. “Me voy a reunir con todos los actores de la aviación civil, con todas las empresas aéreas. Quiero escuchar a todos, el diálogo está abierto y están todos invitados”, destacó.

"En las primeras 48 horas de trabajo, pude comprobar que la ANAC había perdido su rol de regulador y de fiscalizador aéreo. Por ejemplo, no se estaban haciendo las inspecciones según las normas fijadas por la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional)”.

En una carta a sus empleados luego de asumir, Tamburelli los convocó a "trabajar en equipo para una ANAC integrada, con metas claras y medibles, siendo la principal el liderazgo que debe tener esta autoridad aeronáutica a nivel nacional e internacional".

Y añadió: "Me comprometo a trabajar para sentirnos orgullosos de nuestro rol en alcanzar una aviación civil segura y sustentable para toda la República Argentina”.

La segunda mujer al frente de la aviación civil

Tamburelli había sido designada oficialmente el miércoles como máxima autoridad aeronáutica, al publicarse en el Boletín Oficial el decreto presidencial 97/2020, como había anticipado El Cronista. Ese mismo miércoles, el ministro Meoni nombró a Gabriela Logatto como presidenta y gerente general de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA).  

El puesto estaba vacante desde el 10 de diciembre, tras renuncia de Tomás Insausti, quien había sido el titular de la ANAC durante los dos últimos años de la gestión de Mauricio Macri.

Tamburelli, con más de 20 años de experiencia en el sector, gran parte de ellos en la ANAC, es la segunda mujer en la historia argentina en ser la máxima autoridad en materia aerocomercial, después de Ángela Marina Donato, quien fue subsecretaria de Transporte Aerocomercial (el organismo que precedió a la ANAC, creado en 2009), entre 1999 y 2001.

Llega a un sector que atraviesa tiempos difíciles. Si bien el número de pasajeros de cabotaje creció, las empresas aéreas fueron afectadas de lleno por la fuerte devaluación del peso desde 2018 y todas registraron números en rojo, según estiman en el sector, por poco más de u$s 700 millones en 2019.

Tamburelli es la segunda mujer en la historia argentina en ser la máxima autoridad en materia aerocomercial, después de Ángela Marina Donato, quien fue subsecretaria de Transporte Aerocomercial (el organismo que precedió a la ANAC, creado en 2009), entre 1999 y 2001.

La fuerte devaluación elevó con creces los costos del sector, que en gran parte cotizan en dólares (leasing de aviones, tasas, combustible), en un contexto de caída de las tarifas de cabotaje, por la mayor competencia ante el ingreso de nuevas compañías, y de derrumbe de los viajes de argentinos al exterior.

En este difícil contexto, tres nuevas líneas aéreas quedaron en el camino: Lasa, que sólo operó tres semanas, en noviembre de 2018; Avianca Argentina (Avian), que no vuela desde junio de 2019, y Norwegian Air Argentina, que pasó a inicios de diciembre a manos de su rival, JetSmart.

Todas las empresas se habían reunido en numerosas ocasiones con Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de Macri, para avanzar en medidas paliativas, pero finalmente ninguna se concretó. Entre ellas, se mencionaba la posibilidad de utilizar el saldo a favor del IVA a cuenta de otros impuestos; una baja en las tasas en dólares y alguna decisión que apunte a reducir el alto costo del combustible. 

Algunas aéreas tradicionales buscan, además, que sea restablecido el piso tarifario para vuelos de cabotaje. Y las low cost Flybondi y JetSmart ansían tener operativo el aeropuerto de El Palomar las 24 horas, algo que también quiere el ministro Meoni, según destacó públicamente, pero que depende de una decisión judicial. Desde el 26 de septiembre pasado rige la veda nocturna a los vuelos entre las 22 y 7 horas, a partir de una medida judicial dictada por la jueza federal de San Martín, Marina Forn, ante la denuncia presentada por un abogado vecino a la terminal, que poco tiempo atrás presentó además otra cautelar, con la mira puesta en el cierre definitivo de la aeroestación bonaerense.

Shopping