El Cronista Comercial

Pampa completó Genelba y ahora va por Ensenada

El holding que lidera Marcelo Mindlin culminó los u$s 350 millones que desembolsó en una central a la que el empresario considera una "joya". Ahora, el grupo erogará otros u$s 200 millones en la generadora Barragán, en la que se asoció con YPF Luz

Pampa completó Genelba y ahora va por Ensenada

“Tenemos que salir a la cancha y meter el gol”, decía Marcelo Mindlin, hacedor de Pampa Energía, hace tres años. Se refería a la ampliación de Genelba, “joya” –en sus propias palabras– de su portfolio de electricidad. Con la puesta en marcha del nuevo ciclo combinado de esa planta, ubicada en Marcos Paz, provincia de Buenos Aires, Pampa culminó una inversión de u$s 350 millones. Ahora, el mayor grupo energético integrado del país va por su siguiente proyecto: u$s 200 millones para Ensenada Barragán, central con la que se quedó el año pasado, con YPF Luz como socio.

La ampliación de Genelba exigió el trabajo de más de 1500 personas. Con esta obra, la central pasó a tener 1237 megawatts (MW) de potencia instalada, suficiente para generar energía para 2,5 millones de hogares. Y lleva la capacidad de generación de Pampa Energía a más de 5000 MW, equivalente al 12% de la potencia instalada en todo el país.

Durante el acto de inauguración, que tuvo la participación por videoconferencia de Alberto Fernández, Mindlin señaló que, con esta obra, la empresa consolidó un plan de expansión que incrementó en 1475 MW la potencia instalada de Pampa y que demandó inversiones por más de u$s 1500 millones.

“Estamos convencidos de que este no es el momento de parar. Por eso, trabajamos, en sociedad con YPF, en el cierre del ciclo combinado de la Central Termoeléctrica Ensenada de Barragán, donde invertiremos alrededor de u$s 200 millones”, remarcó.

En rigor de verdad, su socio en ese proyecto no es la petrolera que expropió el Estado nacional, sino YPF Luz, un joint venture entre su división eléctrica y GE. En mayo del año pasado, Pampa e YPF Luz ofertaron u$s 533,43 millones en una licitación que hizo Integración Energética Argentina S.A., la ex Enarsa, para encontrarle un nuevo dueño a la central. Inaugurada en 2012, esa instalación tiene 560 MW de potencia instalada con turbinas a gas de ciclo abierto. Del precio, hubo un pago en efectivo de u$s 229 millones y asunción de deudas por u$s 303 millones.

Como parte del compromiso de adquisición, los nuevos dueños deben invertir, en un plazo de 30 meses, para cerrar el ciclo y ampliar en 280 MW la capacidad. En marzo, durante una visita del actual Secretario de Energía, Sergio Lanziani, a la planta, Pampa e YPF Luz ratificaron los u$s 180 millones a desembolsar en el proyecto, que generará 600 puestos de trabajo. El cierre del ciclo, se resaltó en ese momento, implicará una mayor eficiencia para la central, ya que, con la misma cantidad de combustible (gas), se producirá un 50% adicional de electricidad.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar