El Cronista Comercial
LUNES 22/07/2019

“Nos preocupa la dificultad de nuestros clientes para obtener financiamiento”

Julio Bellinassi comenzó su carrera en el negocio de los ascensores como supervisor de construcción, aunque previamente también sumó experiencia en Monsanto y la telefónica Algar Telecom. Es ingeniero químico graduado en la Universidad de San Pablo y posee un MBA en la Fundación Getulio Vargas. Desde comienzos de 2019 se desempeña como número uno de Otis para todo el mercado latinoamericano

“Nos preocupa la dificultad de nuestros clientes para obtener financiamiento”

El estadounidense Elisha Otis puede no haber inventado el ascensor. Pero si creó algo muy importante para su funcionamiento: su sistema de seguridad. Actualmente, la compañía que fundó en 1853 transporta aproximadamente 2000 millones de personas en el mundo y el año pasado facturó u$s 12.000 millones a nivel global. “Estamos hace 120 años en el país, hemos visto de todo acá”, afirma Julio Bellinassi, CEO de Otis para América latina. Desde su oficina en San Pablo, es responsable de las operaciones en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Uruguay.

Si bien se muestra preocupado por los vaivenes económicos del país, confía en que el negocio de ascensores se recupere en el mediano plazo. Especialmente, enfatiza, por el potencial en materia de modernización. “Creo que hoy hay un déficit habitacional y, por eso, estamos invirtiendo en la transformación digital de la compañía”, expresa el ejecutivo brasileño.

Según la Cámara de Ascensores (FACARA), el 90% de las ventas de este mercado está dominado por firmas locales. Otis fabrica la mayor parte de sus productos en la capital brasileña. Dentro del territorio nacional, su negocio se concentra principalmente en la venta de su producto estrella, particularmente para viviendas más que edificios comerciales, aunque también tienen una pequeña participación las escaleras mecánicas. Uno de sus proyectos más recientes en el país fue el recambio de ascensores en los palcos y plateas de la Bombonera.

Bellinassi descarta la posibilidad de instalar una unidad productiva en el país, debido al volumen del negocio -se estima que el parque de ascensores a nivel país es de 220.000- aunque sostiene que no frenará proyectos por la situación económica ni de acuerdo al resultado eleccionario.

¿La situación económica argentina afectó la rentabilidad de la empresa?

No, aunque tenemos alguna preocupación respecto de lo que va a pasar. Estamos monitoreando todos los cambios que hubo, en especial al relacionado con la banda del dólar. Pero, en mi opinión personal, soy muy optimista sobre el futuro y creo que hay una demanda reprimida para este negocio. Cuando la economía empiece a recuperarse, podemos tener un crecimiento fuerte, principalmente porque hay muchos ascensores muy antiguos. El mercado argentino está un poco retraído, pero vemos que nuestras ventas siguen creciendo por un nuevo producto que introdujimos en el mercado el año pasado.

¿Qué tiene que cambiar?

Creo que el control de la inflación es importante, también nos preocupa el tipo de cambio, tiene que tener una mejor estabilidad. Las fluctuaciones grandes dificultan mucho. Nos preocupa la dificultad de conseguir financiamiento acá, más que nada por el lado de nuestros clientes. En muchos casos, nosotros mismos brindamos ese financiamiento a tasas bajas para que el cliente pueda modernizar sus ascensores.

En situaciones de crisis económica quizá no pasa a ser prioridad para una empresa modernizar sus ascensores o escaleras mecánicas.

En los últimos dos meses están un poco a la espera para ver qué pasa, en situación de aguardo. Pero tenemos muchos clientes que tienen esto en su Budget y lo cuentan en su pipeline de inversiones para los próximos meses o años. Cuando un edificio comercial empieza a modernizarlo y la torre de al lado no lo hace, se cliente pasa a hacerlo. Como un efecto contagio.

¿Frenaron proyectos de inversión por este panorama?

No, para nosotros esta es una oportunidad. No queremos parar porque confiamos en el largo plazo. Estos son ciclos y si miramos a corto plazo nos vamos a preocupar, pero a largo plazo tenemos la certeza de que vale la pena continuar invirtiendo acá.

Se habla de que, dependiendo de quién gane las elecciones presidenciales, algunas empresas dejarían de invertir, ¿les preocupa el posible resultado?

Estamos monitoreando lo que sucede, pero para mí no hay fantasmas. Independientemente de quien gane, creo en el futuro de la Argentina por la fuerza que tiene el país y su potencial de crecimiento.

¿Cómo ve la relación comercial entre Brasil y Argentina desde la asunción de Bolsonaro?

La nueva administración es mucho más próxima a la del Gobierno de Argentina. Nos reunimos varias veces en la Cámara de Comercio Argentino Brasileña, la cual está mucho más activa. Creo que hay oportunidades de win-win para ambos mercados.

El mercado de ascensores está dominado en más de un 80% por PyMEs locales: ¿por qué tienen tan poca participación las multinacionales?

Históricamente había barreras de importación para los grandes players, que ahora se están abriendo. Esas barreras son una de las causas por las que el parque de ascensores instalados en la Argentina es tan antiguo y con tecnología tan antigua. Vemos algunas torres en el país con ascensores que tienen tecnología de hace 20 años. Por ejemplo, incluso en algunos casos vemos que todavía usan cables y cuarto de máquinas en torres de hasta 32 pisos, eso sucede solamente acá. Eso dificultó la inversión.

¿Les interesa comprar alguna compañía local?

Si, nuestra estrategia no es solo crecer orgánicamente, también lo hacemos a través de adquisiciones. Estamos analizando cualquier oportunidad para sumar a nuestro portfolio y la Argentina es un mercado que nos interesa para hacer adquisiciones.

¿En qué proyectos están trabajando en el país?

Ahora estamos instalando dos modernizaciones muy importantes en predios grandes de la Argentina. Una es en el de IBM y otra en el edificio Safico – ubicado en avenida Corrientes y Reconquista -. En este último estamos instalando la misma tecnología que pusimos en el Burj Khalifa (N.d.R: torre de más de 800 metros de altura ubicada en Dubái) y también en el Empire State. En los últimos tres años instalamos muchas escaleras y ascensores en las nuevas estaciones de subte de la línea H. Justamente las escaleras mecánicas de los subtes suelen recibir quejas por su mal funcionamiento.

Las escaleras de alguna línea necesitan modernización. Las que instalamos nosotros son modernas y nuevas, los problemas en esas son menores. Pero hay escaleras que necesitan ser reemplazadas.

Ahora se está remodelando el aeropuerto internacional de Ezeiza, ¿van a participar?

Creo que todavía no se decidió quién se encargará de los ascensores y escaleras mecánicas.

Pero, ¿les interesa?

Si, con certeza. Las obras de infraestructura siempre son importantes para nosotros. Por ejemplo, el negocio del subte en Buenos Aires fue muy fuerte para nosotros e hizo que nuestro negocio crezca significativamente. Siempre que haya una obra de aeropuerto o una nueva línea de subte o tren, eso nos ayuda a empujar nuestro negocio.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo