El Cronista Comercial

Cognizant: "no basta con resolver problemas, la operación debe ser ágil"

Cristian Argüello, country manager de Cognizant Argentina, explica que la transformación digital obliga a cambios de modelos en una empresa

Dentro de la industria tecnológica local, Cognizant es un empleador de peso, con más de 1300 personas trabajando para el mercado local, el estadounidense y el latinoamericano. Sin embargo, hace culto del bajo perfil pero su volumen de negocios no deja de crecer: a escala global, los ingresos del año fiscal 2018 crecieron 8,9%, (respecto al período anterior) hasta llegar a los u$s 16.130 millones. "Llegamos a principios del 2007, en particular, para desarrollar en la Argentina un centro de delivery, originalmente, pensando bastante en la exportación en aquellos años cuando ese aspecto de la operación estaba en crecimiento, con un contrato global con Kimberly-Clark que, además, tenía su operación acá", recuerda Cristian Argüello, un licenciado en Ciencias de la Computación (UBA), con una maestría en la UCA, que está en la empresa desde el comienzo de su recorrido local. "Brindamos servicios profesionales que ayudan a transformar los negocios del cliente. Parece un eslogan marketinero pero es así: nos enfocamos en tres grandes áreas dentro de lo que hoy se llama transformación digital y son aquellas que las empresas tienen que atender si quieren evolucionar", sigue. Se trata del modelo de negocios, el de operación y el tecnológico.

¿Qué ventajas que tiene la Argentina para dar sus servicios respecto a la India, donde tienen una parte importante de la operación?

Una cuestión de horario. Si bien, en la India, hay turnos nocturnos, la gente no elige trabajar en esos horarios. Y, al buscar personal capacitado, puede ser un problema. Esa fue una razón para abrir acá: tener una cobertura global en los distintos husos horarios con foco en América del Norte, donde tenemos nuestro mercado principal. Además, la Argentina es una locación con personas de talento a costo competitivo.

¿Aumentaron sus negocios en América latina?

Nos fuimos expandiendo. En esa expansión global de Cognizant, América latina empezó a ser un área de desarrollo y de crecimiento para no solo tener un centro de delivery y cubrir el huso horario de los Estados Unidos. También, para empezar a darle servicio a los clientes, que son, en su mayoría, multinacionales, y darles localmente estos servicios. En algunos casos, se requiere el conocimiento de legislación, de regulaciones locales, sobre todo, cuando hablamos de sistemas financieros, impositivos, cuestiones de negocios. Obviamente, salir a buscar oportunidades en el mercado local también es una de las opciones que se ha planteado.

¿Con qué clientes trabajan acá? ¿Qué trabajos hacen específicamente para ellos? Porque, cuando se habla de transformación digital, puede significar casi cualquier cosa que involucre tecnología.

Tratamos de no dar nombres. Pero, para un banco nacional privado importante, estamos trabajando en alguno de sus proyectos que ellos mismos definen como parte de su transformación digital. La llaman digital journey o trayectoria digital, que tiene que ver con trabajar con la omnicanalidad, con habilitar los nuevos, y mejorar su home banking y aplicaciones. Una aseguradora está modernizando su backend tecnológico, para poder dar una respuesta a la evolución del modelo de negocios. Hay empresas que deciden hacer desarrollos in house y otros eligen plataformas de mercado muy conocidas, que, hoy, ya empiezan a tener nuevas soluciones, más alineadas con esa transformación digital.

Es decir que, en algún sentido, ustedes son agnósticos de lo que les pide el cliente e implementan lo que les solicita y, además, les brindan el servicio de consultoría para que puedan ir más allá del marketing.

Sí. El cliente puede ya tener una decisión y, en ese caso, acompañamos y asesoramos. O puede no tener, estar evaluando y nosotros, ahí, hacemos una instancia de consultoría, en base a las experiencias y las necesidades porque, a veces, un producto puede ser bueno. Pero, para las necesidades específicas de un cliente, no lo es tanto. O la conveniencia de embarcarse en desarrollos propios cuando hablamos de APIs y demás. Obviamente, tiene que ver con cosas que hay que desarrollar en muchos casos. Si bien hay muchas herramientas de integración que facilitan eso, siempre, hay componentes donde uno tiene que hacer desarrollos específicos. También hablamos de procesos y, con todo lo que hoy se está viendo en automatización de procesos y robotización, entonces, en algunos casos, viendo que algún proceso de negocios o, incluso, algún proceso interno, de soporte corporativo interno que puede ser el área de RR.HH., te permiten automatizar ciertas cosas. Por ejemplo, lo básico: el chat interno de consultas al procesamiento y carga de facturas de proveedores de forma automática con la codificación que se requiera, legales y todos los datos impositivos y demás, que facilita, luego, el proceso de gestión de pagos o de cobranzas.

Uno de los sectores actualmente en boca de todos es el fintech. ¿Cómo se hace para que un banco tradicional deje atrás su sistemas legacy, la base más antigua que es parte del core bancario, y dé el salto hacia adelante?

Es un problema, desde ya, empezando por la cultura. No alcanza con resolver lo tecnológico. Aún solucionándolo, la operación tiene que evolucionar y ser ágil y eficiente. Hay que repensar el modelo de negocio. Están los que tienen una estrategia definida, otros van de fracaso en fracaso y hay quienes deciden abrir una compañía paralela y empezar de cero. Estos últimos son los que se pueden mover más ágilmente y tomar decisiones no tan atadas a toda esa arquitectura tecnológica, esa operación ineficiente y ese modelo de negocios que no se termina de adaptar. Ahí, los bancos tradicionales tienen un camino para no quedar afuera de ese tren que se viene. Cuando digo que se viene, ya vemos todo lo que aceleró MercadoLibre.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo