El Cronista Comercial

Nike bajo la lupa: la investigan por posible competencia desleal

Bruselas abrió una investigación para intentar esclarecer si Holanda le dio un trato fiscal favorable a la firma de indumentaria deportiva. Sospechan que el pacto se prolongó y sigue vigente

Con $ 11 millones, Lacoste quiere que su fábrica local sea una ‘planta modelo’

Bruselas abrió una investigación para saber si Nike pagó menos impuestos de los correspondientes.

Se sospecha que la compañía de indumentaria deportiva pactó con Holanda un trato fiscal, cuyas condiciones ventajosas habrían beneficiado a la multinacional entre 2006 y 2015 con ganancias de alrededor de 11.000 millones de euros sin tributación alguna.

Al parecer, el pacto se prolongó y sigue vigente. 

Es así que, mediante el pago de royalties a otras empresas del grupo, Nike desvió por más de una década miles de millones de euros de beneficios al paraíso fiscal de Bermudas, donde tenía registrados los derechos de su conocido logo.

En ese archipiélago del Atlántico norte, Nike no tiene empleados ni oficinas, solo una sede fiscal para canalizar sus ventas internacionales.

Entre Países Bajos, Irlanda y Bermudas suman sólo el 0,3% de la población mundial, pero representan el 35% de todas las ganancias que las compañías estadounidenses declararon en el extranjero en 2016. Su secreto es una legislación muy favorable para las multinacionales que les permite montar complejas estrategias fiscales con las que evitar el pago de impuestos.

Un portavoz de la Comisión Europea aseguró que la Comisión había recibido información sobre acuerdos fiscales entre Holanda y Nike en el curso de una investigación sobre estas prácticas en todos los Estados miembros antes de que se filtraran los Paradise Papers.

Tras las revelaciones de Paradise Papers, la Comisión intensificó su investigación y requirió información adicional a Holanda, lo que incrementó la dudas de la Comisión sobre la legalidad de esas prácticas y motivó la decisión anunciada, informó el vocero.

De acuerdo a los documentos que trascendieron, Nike tiene dos empresas holandesas que reciben los ingresos por ventas directamente de los clientes o de los minoristas de toda Europa: Nike Retail y Nike European Operations BV.

Ambas tienen abultados beneficios y conforman junto a una tercera, Nike European Holding, una “asociación fiscal”. Gracias a la normativa holandesa, esto permite que las primeras transfieran sus beneficios a la tercera, que acumula grandes pérdidas con el fin de no pagar impuestos por ellos.

Después, explicaron, Nike European Holding desvía esos beneficios mediante el pago de royalties a otro agente del entramado: Nike Innovative CV.

“Los países no deberían permitir a las empresas implementar esquemas complejos que les permitan deducir impuestos irregularmente por sus beneficios imponibles” porque esa estrategia les otorga una ventaja injustificada sobre sus competidores”, subrayó la comisaria europea Vestager.

“La Comisión investigará cuidadosamente el acuerdo fiscal de Nike con Holanda para evaluar si están dentro de los límites normativos que permiten a los Estados de la Unión Europea para proveer ciertas ventajas tributarias a las empresas”, detalló.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo