El Cronista Comercial

Negocio sobre ruedas: cada vez más restaurantes tienen su propio food truck

Al principio, eran vistos como competencia. Pero hoy, los locales gastronómicos montan sus propios camiones gastronómicos para complementar el negocio y posicionar la marca. Según una encuesta, el 56% de los consumidores afirman que este concepto reemplaza al de comida rápida y 6 de cada 10 consideran que es saludable

Fracasa la conciliación de Cencosud con la Argentina para destrabar su mayor proyecto

Si no puedes combatirlos, entonces únete a ellos; dice el refrán. Y algo de esto hay en una tendencia que asoma en el rubro gastronómico: luego de haberlos denostado y acusado de “competencia desleal”, bares y restaurantes de reconocidas marcas están montando sus propios food trucks.

Recientemente, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires actualizó la reglamentación para esta actividad, que data de 2015, estableciendo nuevas zonas y condiciones de seguridad e higiene para su operatoria.

“El food truck nos permite aprovechar diferentes ocasiones de consumo”, apunta Lucila Cabello, gerente de Marketing de Café Martínez. “Una cosa es alguien que quiere sentarse un rato en una mesa de café, y otra es tomar un café al paso y degustar una porción de pastelería en un recital o feria. El cliente puede ser el mismo, pero la ocasión es diferente”, explica.

La cadena de cafeterías posee 170 locales en todo el país, entre propios y franquicias, y siete food trucks. “Esto nos permite reforzar nuestra presencia en la Costa durante el verano”, ejemplifica. “Para los franquiciados, es una opción más económica, sin contar la inversión en el vehículo”.

“Cada vez menos gente cocina y come en su casa, y esto impulsa el surgimiento de opciones gastronómicas como estas”, comenta Federico Miro, director de la licenciatura en Gastronomía de la UADE. “Es parte de un evento de experiencia, donde la comida es la parte tangible”, explica el docente, y aclara que “su modelo de negocio funciona con la lógica del fast food, pero su operatoria es la de un catering de eventos”.

Según la Asociación Argentina de Gastronomía Móvil (Asargam), en el país hay más de 400 operadores de food trucks, pero sólo el 10% son dueños de restaurantes. “Muchos emprendedores se lanzan sin el respaldo de un comercio gastronómico. La mayoría son chefs, pero también hay famosos y youtubers”, sostiene Rodo Cámara, titular de Panini, y co fundador de Asargam.

Panini llegó a tener tres food trucks y hoy conserva uno.”Hace unos años, se facturaba más que en un local, pero hoy, por la saturación de eventos y ferias, se ha vuelto muy variable. Este modelo sirve como posicionamiento y difusión de la marca”, aconseja.

Tomy Vuko, de “María Félix”, afirma que “al principio, montar un food truck era innovador, porque había pocos, pero hoy se está saturando el mercado”. La ventaja de tener una marca y un local gastronómico es que “te permite complementar y balancear los negocios. Hoy ir a una feria de gastronomía es un riesgo, porque estás expuesto a que, por cuestiones climáticas, vaya poca gente, y sobra mucha mercadería”, advierte.

El restaurante de comida mexicana, fundado hace 22 años por sus padres, fue uno de los pioneros en incorporar este formato. “Compramos y acondicionamos una van para ir al Lollapalooza en 2015”, cuenta. La firma mantiene hoy el local original en Martínez, y la versión rodante para participar de festivales gastronómicos y eventos.

Para los consumidores, los camiones de comida permiten experimentar platos nuevos. Según un sondeo de la consultora TrialPanel, el 84% de quienes lo probaron, está satisfecho con su experiencia. El 42% lo hizo durante una feria gastronómica, el 39% en un predio de food trucks y un 38% en la vía pública.

Según la encuesta, basada en 450 casos, el 56% considera que este concepto reemplaza al de comida rápida, y un 63% afirma que es comida más saludable que la callejera.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo