El Cronista Comercial
MARTES 16/07/2019

Molinos ingresa en la recta final para quedarse con La Salteña

General Mills puso en venta a su marca de pastas y tapas de empanadas. Las gestiones se iniciaron hace tres meses. El grupo adquirió una empresa en Uruguay

Molinos ingresa en la recta final para quedarse con La Salteña

El deal empezó tomar forma hace tres meses. Abogados de dos de los principales estudios jurídicos de la City reciben, desde entonces, indicaciones, a medida que avanza -o ingresa en paréntesis- la negociación. Sin embargo, fuentes conocedoras del proceso, aseguran que la definición, el esperado closing, será en los próximos días. General Mills, gigante alimenticio global de u$s 15.600 millones de facturación, le colgó cartel de venta a sus activos en el país. Ya se desprendió, hace casi tres años, de su negocio de panificados, vendido a Bimbo. Ahora, puso en la góndola a La Salteña, clásica etiqueta de pastas frescas y secas y tapas para empanadas, “el sabor de lo nuestro”, según el propio slogan de la marca. Y Molinos Río de la Plata, la alimenticia que controla la familia Perez Companc, está en la pole position para saborear ese bocado.

Además de La Salteña, la transacción implicaría la transferencia de la planta en la que se fabrican sus productos, en la localidad de Burzaco. El establecimiento emplea a 500 personas, tiene una superficie de 20.000 metros cuadrados y se inauguró con una capacidad productiva de 200 millones de unidades anuales, de los cuales, al momento de su inauguración (2011), se preveía exportar el 90% a más de 52 países, precisó el sitio Iprofesional. Sin embargo, la retracción que experimentó el mercado local desde entonces alimentó la decisión de General Mills de abandonar la Argentina y concentrarse en otros países de la región, agregó el portal.

En nueve meses de 2018, Molinos facturó $ 12.766,23 millones, un 39% más que en igual período del año anterior. Sin embargo, el doble efecto de recesión y devaluación hizo estratos en sus estados contables. Al 30 de septiembre, había acumulado una pérdida neta de $ 2068,44 millones, contra un rojo de apenas $ 9 millones un año antes.

Dueño de 22 marcas alimenticias, en el segmento de pastas juega fuerte con Luchetti, Matarazzo, Delverde, Don Vicente y Don Felipe. En junio pasado, inauguró una nueva planta en Malvinas Argentinas, en la que invirtió $ 700 millones y demandó 13 meses. La instalación incorporó una nueva línea de producción de pasta larga, con capacidad de elaboración de 6500 kilos de fideos por hora. La incorporación de La Salteña le permitiría ingresar en una de las pocas categorías del negocio alimenticio -tapas para empanadas- en las que, todavía, no tiene presencia.

Consultados, voceros del grupo reconocieron el interés en el activo. “Inversores como los Perez Companc son de largo plazo. Hacen compras estratégicas, más allá de la coyuntura”, agregó otra fuente allegada al grupo, que siguió de cerca sus deals más recientes.

Por ejemplo, en noviembre, Pecom, la empresa energética del Perez Companc Family Group, se quedó con la empresa de servicios petroleros Bolland, por u$s 120 millones. Comprometió una inversión adicional de u$s 30 millones en la compañía.

En ese sector, ya había adquirido otras dos compañías: SADE (2015) y Tel3 (2018). Con la adquisición de Bolland, Pecom duplicó su volumen, hasta alcanzar una facturación anual de u$s 800 millones y un ebitda de u$s 80 millones, con más de 5000 empleados, informó en ese momento la compañía.

Alguna vez, dueños de la Argentina, el actual Grupo Perez Companc -liderado por Luis, hijo de Goyo- tiene 10.000 empleados, ventas anuales por u$s 3400 millones y tres plataformas de negocios: alimentos, agro y energía.

El martes, el holding había cerrado otra compra: el 49% que le faltaba en el frigorífico uruguayo San Jacinto. Con una capacidad diaria de 1000 vacunos y 4200 ovinos, faena anualmente 350.000 animales y es el principal exportador de carne ovina de su país.

El objetivo de la adquisición fue integrar al frigorífico a la plataforma de agronegocios del grupo, que incluye a Goyaike, en la Argentina, y a Garmet y Del Carmen, en Uruguay. Entre ambos países, la plataforma agropecuaria de los Perez Companc opera una superficie de casi 60.000 hectáreas, con alrededor de 30.000 cabezas de ganado.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo