El Cronista Comercial

Molino Cañuelas llegó a un principio de acuerdo con sus acreedores

La propuesta se centra en el “reperfilamiento de la deuda financiera”. Se esperan los documentos definitivos. Sería el comienzo de la salida del default

La historia de Yermina, la vecina del Barrio 31 que abrió el primer McDonald's del lugar

Según informó Molino Cañuelas, junto con la Compañía Argentina de Granos y sus accionistas, alcanzó un “principio de acuerdo con los comités de acreedores, integrados por los principales acreedores financieros de ambas compañías”.

La empresa está intentando reestucturar una deuda que ascendería a los u$s 1100 millones. En diciembre, había contratado al Bank of America para que, junto a Lazard, pusiera en venta un puerto de agronegocios para juntar cerca de u$s 50 millones, informó Bloomberg en ese momento.

La empresa, ahora, detalló que el principio de acuerdo se centra “en los términos básicos de la propuesta de reperfilamiento de la deuda financiera”. Y añadió: “Está sujeto al acuerdo sobre la documentación definitiva, así como también, a las debidas aprobaciones de cada acreedor financiero. Asimismo, las partes esperan completar la documentación definitiva en los próximos meses”.

Molino Cañuelas comenzó este año con un anuncio de inversión 2,8 millones de euros para instalar una línea de producción en su planta de Cañuelas.

En septiembre del año pasado, los acreedores habían presionado a la compañía para que vendiera el Cañuelas Golf Club, sede del Latin America PGA Tour y perteneciente a la familia Navilli, controlante de la compañía agroindustrial.

La compañía, en septiembre del año pasado, también archivó su intención de cotizar acciones en la bolsa.

Molino Cañuelas está especializada en la elaboración de harinas, aceites, galletitas, panificados, premezclas para pizzas y alimentos congelados, entre otros. Actualmente, cuenta con 21 plantas industrias ubicadas en la Argentina, Uruguay y Brasil, y comercializa sus productos en más de 60 países.

Según se indica en los estados financieros intermedios de febrero de 2018, en septiembre de 2017 la compañia fue autorizada a emitir obligaciones negociables por un monto máximo de u$s 400 millones para ser colocadas en el país o en el exterior.

Al 28 de febrero de 2018, la compañía presentaba capital de trabajo negativo, originado, principalmente por la devaluación de principios de ese año. En ese momento, la posición de activos y pasivos en moneda extranjera, principalmente en dólares, originó una pérdida por diferencia de cambio neta de $2680 millones.

Molino Cañuelas informaba que para minimizar el riesgo del tipo de cambio mantenía una posición equilibrada entre sus activos y pasivos que tienen un comportamiento que sigue al dólar. La compañía preveía, de esta manera, generar flujos de efectivo que le permitieran cumplir con sus obligaciones de largo plazo. A raíz de esta operación, un total de $ 2387 millones –equivalentes a 89,1% de la diferencia de cambio neta generada en el trimestre– tuvo un comportamiento no financiero durante el período.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo