El Cronista Comercial

Minería: no todo lo que brilla es litio

Con más de 70 proyectos en diferentes etapas, el sector se enfrenta a desafíos externos, como fusiones de grandes players, e internos, como la vuelta de las retenciones. El potencial de un sector que ya es el cuarto complejo exportador del país

Los personajes más influyentes del 2019

En épocas de autos eléctricos y smartphones que mantienen a la humanidad hiperconectada, la fiebre por el litio (necesario para fabricar sus baterías) eclipsa a un sector que en la Argentina mueve alrededor de U$S 3500 millones y del que participan más de 850 empresas. La minería es mucho más que materia prima para baterías y literalmente en el país no todo lo que brilla es litio.

Actualmente, el sector contabiliza más de 70 proyectos mineros diversos y en diferentes etapas que representan inversiones por U$S 10.000 millones. Algunos millonarios anuncios que con la regulación actual no pueden ser realizados, otros en etapa apenas incipiente y los más consolidados que, en conjunto, son los responsables de un aporte al PBI que en algunas provincias supera el 25 %.

En el último año, el sector registró un cambio muy importante. Fusiones de grandes players que impactan en el país y, sobre todo, uno que cambió las proyecciones de esas compañías: la vuelta de las retenciones. Desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri, el impulso por volver a posicionar a la minería como uno de los grandes motores del país comenzó por quitar retenciones (derechos de exportación) para atraer nuevas inversiones extranjeras que apuesten por la Argentina. La imposición de pagar $ 4 por cada dólar exportado no solo repercute en pérdidas para las empresas con operaciones en el país, que se estiman en más de U$S 1000 millones, sino que el daño a la seguridad jurídica y al atractivo de colocar capitales en el país a largo plazo vuelve a ser un problema. El tributo se suma además al resto de los que paga el sector como regalías, un 3 % del valor de la producción y otros aportes por un monto variable para cada proyecto. La presión fiscal en la Argentina es de alrededor de 36 %, la más alta de los países mineros de la región. En Chile es de 16 % y en Perú, de 14 %.

El año pasado, las exportaciones mineras sumaron U$S 4328 millones y se convirtieron en el cuarto complejo exportador del país detrás del oleaginoso, automotriz y cerealero. Luciano Berenstein, director Ejecutivo Adjunto de la Cámara de Empresarios Mineros (CAEM), explica que, en comparación con el resto de los sectores, “la balanza comercial de la minería es siempre exportadora, lo que genera fondos genuinos”. El director Ejecutivo de CAEM, Gustavo Koch, agrega: “Si nos comparamos con la industria automotriz por supuesto que estamos relegados en números. Pero, para exportar, esa industria necesita importar un gran porcentaje de insumos. Nosotros no, porque lo que producimos tiene un mínimo aporte de importación”. De hecho, el 80 % de las compras de bienes y servicios que realiza la minería se hacen al mercado interno.

Según datos elaborados por la consultora Abeceb –en base al Ministerio de Economía de la Nación y las provincias– el aporte que el sector que le hace al Estado es de un total de $ 29.175 millones ($ 22.384 millones corresponden a la Nación y el resto a las provincias). Koch asegura que el aporte de la minería representa el 25 % del PBI en algunas provincias ricas en recursos. Por caso, el 50 % del oro lo produce San Juan y el resto, Santa Cruz.

En el último año, se produjeron importantes cambios entre los players del sector minero. Uno de ellos fue la compra que realizó el gigante Barrick de la británica Randgold Resources por U$S 6000 millones, lo que creó el mayor productor de oro del mundo. En la Argentina, Barrick operaba la mina Veladero (en San Juan), que a la vez el año pasado se vendió el 50 % a la china Shandong Gold por $ 960 millones. Veladero se encuentra en el prometedor Cinturón El Indio, aproximadamente a 10 kilómetros del proyecto Pascua-Lama, también de Barrick. “Este dinamismo entre grandes compañías con operaciones en el país es un aspecto nuevo en nuestro sector. Se están dando sinergias para aprovechar activos con firmas que no estaban”, señala Koch, que menciona también el caso de la canadiense Goldcorp, que opera Cerro Negro en la Argentina y que sería absorbida por Newmont –una firma estadounidense que aún no estaba en el país. Esa operación tiene relación con uno de los proyectos donde el sector pone foco: Agua Rica, en Catamarca.

Koch explica que, como muestra de la sinergia de la que se habla, en Agua Rica se destaca el aprovechamiento que se hará para ese proyecto de la infraestructura existente de La Alumbrera, de Glencore. De hecho, esa compañía, junto con Yamana Gold y Goldcorp, acaba de anunciar que desarrollarán el proyecto en forma conjunta. Estiman allí reservas de 4,5 millones de toneladas de cobre y 6,5 millones de onzas de oro. La composición de esta nueva integración quedó conformada por Yamana con 56,25 %, Glencore con 25 % y Goldcorp con 18,75 %. Se trata de un proyecto de U$S 2500 millones.

Otra importante inversión está definiéndose en Salta, en el proyecto Taca Taca. Si la firma First Quantum toma la decisión de impulsar ese plan, la inversión llegaría a U$S 4000 millones. “Tienen la alternativa de un proyecto en Perú pero están haciendo la evaluación en la Argentina y ya se reunieron con funcionarios, incluso con el Presidente. Lo interesante es que construye sus propias plantas y minas, por lo que sumaría un expertise importante”, dice Koch. En declaraciones públicas, el presidente de First Quantum, Clive Newall, dijo que “Taca Taca sería lo más fácil y es más avanzado”. Pero, a la vez, advirtió: “La Argentina políticamente todavía no es del todo clara. Se acercan las elecciones. Claramente hay una decisión política: ¿queremos invertir allí?”.

Existen también otros proyectos en proceso que sumarán inversiones según su evolución. En el sector destacan el José María, de NGEx Resources, que representa un desembolso de U$S 3000 millones en San Juan e, incluso, el proyecto Lindero debería entrar en producción en el último trimestre de este año. Esto, explica Koch, “se está construyendo y se convertirá en el primer productor de oro salteño”.

En materia de empleo, la minería también tiene aspectos destacados: el sector emplea 87.000 personas cuyos ingresos son un 97 % más altos que el promedio general de economía registrada.

El oro blanco

Con menos peso en el sector pero con mayor resonancia pública, los proyectos vinculados al litio parecen reproducirse en el país. En el Gobierno contabilizan casi 70 proyectos pero, según CAEM, solo dos se encuentran en producción. “El litio tiene una dinámica particular. El precio de los minerales como oro, cobre y plata son commodities y su valor es internacional; el litio no. Se mueve por oferta y demanda que además están interrelacionadas y por lo tanto su precio es, por lo menos, vidrioso”, explica Koch. Esto hace que el valor sea muy fluctuante, tanto que se registra una caída de 40 % actualmente.

Koch agrega que, aun cuando son dos las empresas que están operando actualmente en el país, “hay un número importante que están haciendo exploración y que eventualmente se establecerán para producir, lo que traerá un beneficio puntual para determinadas zonas”. Los proyectos en curso son Olaroz, de Sales de Jujuy, que produce 17.500 toneladas, y Salar del Hombre Muerto, de FMC, en Catamarca, con 22.500 toneladas. Representan el 16 % del litio a nivel mundial y colocan al país como tercer productor del planeta. “En un par de años, con los proyectos que están en exploración avanzada, incluso algunos en fase de construcción, vamos a duplicar esa producción”, proyecta Koch, que a la vez intenta desterrar una idea que se escucha comúnmente y tiene que ver con el despegue que significaría industrializar la producción.

Hacer baterías para autos eléctricos y smartphones no es tan sencillo. “Las baterías tienen una serie de componentes, además del litio, como el grafito, el cobalto y tierras raras que no tenemos. Tampoco estamos situados geográficamente para conveniencia de los mercados que más consumen baterías de celulares. Y, en cuanto a baterías de autos, hay unas 57 fábricas que están pensando en abrir. La mitad están en China y los Estados Unidos, aunque tienen las mismas dificultades”, asegura.

Para otros consultores, sin embargo, el litio sigue siendo la gran esperanza del país. Alejandro Ovando, director de IES Consultores, indicó que en su estudio “salvo el dinamismo que seguirá exhibiendo el litio, no prevemos que en 2019 el sector minero exhiba grandes cambios en su nivel de actividad, aunque las perspectivas a mediano plazo siguen siendo alentadoras por el potencial geológico del país”.

En el mundo

Para Koch, la Argentina no solo podría mejorar en temas regulatorios sino que además hay una necesidad de infraestructura que demandan los grandes proyectos mineros que debe atenderse. La logística, por ejemplo, hace viable o no un proyecto. Caminos, energía y comunicación son determinantes. Todos esos puntos son parte de la decisión de las empresas para instalarse en el país.

Esta visión se vio reflejada en el último informe del reconocido Instituto Fraser, en base a la encuesta que anualmente se realiza entre empresarios mineros. Las principales provincias mineras argentinas se posicionaron como las regiones menos atractivas para realizar inversiones del mundo. “La Argentina fue, otra vez, una de las regiones menos atractivas y su desplome se produce luego de haber protagonizado un crecimiento en el ranking del año pasado”, dice el informe que detalla, además, que tanto su puntación de políticas públicas como de atractivo general cayó cuatro puntos, convirtiéndose en la única región que empeoró sus números en el último año. “Tiene el entorno de políticas menos atrayente”, sentencia.

Neuquén se ubicó en el anteúltimo puesto del ranking mundial: perdió más de 40 puntos en el índice de políticas públicas y en atractivo general bajó casi 20 escalones. Una situación similar sucedió con Salta. Los empresarios encuestados “expresaron creciente preocupación por la estabilidad política de la provincia e incertidumbre respecto a la interpretación y cumplimiento de las regulaciones existentes”, concluye el informe.

(Publicada en la edición número 304 de la Revista Apertura; abril de 2019)

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo