El Cronista Comercial
MARTES 23/07/2019

Mentoreo, el programa que todos los empleados quieren y sus empresas necesitan

La experiencia de compartir las dudas sobre la carrera profesional y los logros que se han obtenido, así como seguir sumando más, inspira a quienes se encuentran aprendiendo en y de sus puestos laborales, pero también a quienes están en lo alto. Cómo implementarlo.

Mentoreo, el programa que todos los empleados quieren y sus empresas necesitan

El mentoreo se convirtió en uno de los requisitos más solicitados por los empleados en las grandes empresas, y es que la experiencia de compartir las dudas sobre la carrera profesional y los logros que se han obtenido,  inspira a quienes se encuentran aprendiendo en y de sus puestos laborales, pero también a quienes están en lo alto.

"El mentoreo ayuda a que los integrantes de la empresa crezcan en su solidez profesional, y esto beneficia tanto mentores y mentoreados, como a la empresa", define Mercedes Korin, asesora en desarrollo profesional y creadora del enfoque Modo Delta para facilitar la toma de decisiones y cambio en la vida laboral. Y resalta: "Las personas que han pasado por buenos procesos de mentoreo adquieren mayor conocimiento de sí mismas y de sus posibilidades de proyección laboral; aprenden a identificar mejor las oportunidades y poseen mayor capacidad de ejercer un liderazgo positivo y de leer mejor el contexto".

Tenaris fue una de las primeras empresas en desarrollar un programa de esta índole en 2011, dentro del marco del programa Diversity, con el objetivo de atraer, retener, desarrollar y promover mujeres talentosas. "Si bien comenzó con una finalidad, luego se fue extendiendo a otros perfiles y, finalmente, hace tres años está instalado de forma regular para hombres y mujeres, y es muy solicitado como plan de desarrollo. También forma parte de ciertos programas como el Global Trainee Program para jóvenes profesionales, y del programa de desarrollo de nuevos líderes", cuenta Virginia Genovesi, directora de RR.HH. de Tenaris y especifica que en el armado de duplas participan el área de Desarrollo (HR) junto a los jefes para conocer cuáles son las temáticas a trabajar con el futuro mentee, y se elige un mentor. También es una herramienta para generar vínculos que luego podrían derivar en rotaciones a otras áreas de la compañía.

En American Express, el programa de Mentoring surgió hace unos años como una herramienta de desarrollo disponible para todos los trabajadores de la compañía.  Se plantea como respuesta a una oportunidad de aprendizaje en la cual los mentores, a través de su experiencia y habilidades, ofrecen consejos, información y know-how para potenciar el desarrollo de conocimientos y habilidades de los empleados.  

"Comenzamos a utilizar este concepto con el objetivo de proveer una herramienta que brinde oportunidades de desarrollo de carrera pero, con el tiempo, lo hemos adaptado para impactar de manera positiva en la vida de nuestros colegas", explica Patricia Furlong, vicepresidente y gerente General de la Unidad de Negocios de Servicios Corporativos de American Express Argentina, quien especifica que cuentan con una red interna, Women Interest's Network, que trabaja en el empoderamiento de las mujeres dentro del ámbito profesional.

Además, en conjunto con el programa Work Life Balance, lanzaron una iniciativa de apoyo a la maternidad denominado Maternity Mentoring, donde una ejecutiva de American Express brinda su experiencia y acompañamiento a la mamá reciente. 

Si bien cada empresa genera sus propias reglas, hay algunas que son transversales a cualquier programa de esta índole que se desee implementar. "Ambas partes tienen que tener capacidad de escucha: disponibilidad de registrar y entender lo que el otro está queriendo decir. Ambos deben ser humildes: el mentor no tiene que imponer sino ofrecer una mirada, el mentoreado no tiene que ser necio sino ser abierto frente a esa mirada", indica Korin y adhiere: "Las relaciones de mentoreo que funcionan muy bien suelen ser la de un mentor con camino recorrido a nivel laboral y autoconocimiento, y un mentoreado con buen potencial de desarrollo".

Al analizar por qué el mentoring se convirtió en una demanda tan grande por parte de los empleados para con las empresas, Korin observa: "Las personas buscan más sentidos que el económico para trabajar en una empresa. Uno de ellos es el desarrollo profesional y la relación con gente de la cual puedan aprender en términos de recorrido laboral. Otro motivo es que, al tomar decisiones sobre su trabajo, les suma el intercambio con un interlocutor experimentado y al que valoran. El consejo de otro puede sumar no solo si es útil tomarlo tal cual, sino también si no lo es, ya que puede servir para consolidar la propia mirada o darle una vuelta de tuerca a la posición que la persona tenía originalmente. Tercero: el mentoreado puede adquirir capacidades de liderazgo que no se aprenden en la universidad". 

Este tipo de iniciativas demuestran que son un valor agregado en las compañías y que debe formar parte de una estrategia de negocios. "Está relacionada al desarrollo y la retención de talento. Aún no tenemos medido el ROI, pero se han visto cambios cualitativos muy importantes como movimientos, ascensos, mayor exposición a top management, generación de una cultura más diversa, entre otros", aclara Genovesi. 

El mentoreo demostró ser una de las herramientas más económicas y más rentables que se pueden llevar adelante en una compañía. "El impacto genera múltiples beneficios: conciencia del talento clave, es una oportunidad para guiar el desarrollo de los futuros líderes, mejora las habilidades interpersonales y de coaching, desarrolla el potencial de liderazgo, aumenta la satisfacción en el trabajo, se adquiere sabiduría desde la experiencia, y contribuye al networking", aclara Furlong.

La mejor forma

Se debe garantizar alta calidad. Cuando no la tiene se corre el riesgo de que lo que se implementa para mejorar el desarrollo profesional de las personas y el clima laboral termine logrando exactamente lo contrario. "Imaginate un programa a través del cual la empresa busque convencer al mentoreado de algo a través del mentor, o si la empresa elige mal a los mentores de modo tal que terminan generándose situaciones de poder, o si rompen la confidencialidad o abusan de la confianza", ejemplifica Korin.

La relación entre ambas partes es la clave. Korin afirma que tiene que ser espontanea e informal, o bien propuesto desde la empresa. "Puede tratarse de una mentoría externa a la compañía, que tiene como ventaja tener cierta distancia respecto de la vida cotidiana de la organización, lo cual muchas veces ayuda a ganar mayor perspectiva. En cambio, si es por parte de alguien que es parte del negocio, aporta conocimiento sobre el entramado: quién es quién; las lógicas internas, entre otras cuestiones", detalla.

Ayudar a emprender

En el caso de los emprendedores, si bien el panorama es diferente, el mentoreo es aún más necesario. "Superhabitos" es una plataforma que ayuda en este proceso al mejor estilo academia online. Posee kits gratuitos y pagos.

Molinos Río de la Plata lanzó en 2017 "Mentoreando Emprendedores", un programa que colabora en proyectos de emprendedores de barrios vulnerables con el fin de ayudarlos a concretarlos o potenciarlos.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo