El Cronista Comercial

Mayor circulación por la nueva 'Corrientes peatonal' no se refleja en ventas

Las pérdidas causadas por la obra en la emblemática avenida llegaron a 60% en los negocios. Estiman que la suba de los ingresos no compensará en el corto plazo

El 15 de abril, la Avenida Corrientes se abrió al tránsito con nueva estética. Tras 15 meses de obra, el Gobierno porteño inauguró el nuevo esquema peatonal con la promesa de que este formato ayudaría a potenciar a los comercios del área generando una mayor circulación y, por lo tanto, más clientes potenciales. Sin embargo, los negocios aseguran que a un mes del corte de cinta aún no vieron las mieles de la 'peatonalización'. A su vez, estiman que las pérdidas sufridas durante las obras, de entre 20% y 60% según el local consultado, no lograrán compensarse con una incipiente suba en las ventas durante los fines de semana.

El fin de semana largo de Semana Santa y la novedad causaron que el flujo de peatones haya sido mayor por Corrientes. Pero luego la situación se fue normalizando. "Las ventas subieron un poco durante el fin de semana. Igualmente, comparado con cómo estábamos durante la obra, esto es una maravilla", asegura Armando Lucas, dueño de la librería que lleva su apellido. En plena construcción, estimó, las ventas de su negocio cayeron casi un 50%.

Según los comerciantes de la zona consultados por El Cronista, esperan que la peatonal atraiga más público a los teatros y esto genere un efecto derrame en sus ingresos. No obstante, los empresarios de este rubro no creen que el nuevo esquema dispare el corte de tickets. "No nos genera un negocio en sí mismo. Mejoraron un poco las ventas a última hora y seguramente captaremos un poco más de público, pero en un 95% de los casos la gente compra con anterioridad su entrada", señala Sebastián Blutrach, presidente de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET). En lo que va del año, los teatros porteños acumulan una caída del 12% en cantidad de espectadores.

Entre Libertad y Callao, de acuerdo a un relevamiento de este medio, existen al menos 150 comercios en actividad, entre zapaterías, bancos, kioscos, galerías y negocios de electrónica. De estos, son 14 los teatros, casi 40 locales gastronómicos y por lo menos 7 estacionamientos. "Las ventas están mejorando, el tema es que la obra nos agarró en un momento del país no muy agradable. Nuestra facturación cayó aproximadamente en un 20%", afirma Francisco Ribatto Crespo, cofundador de la cadena de hamburgueserías Dean & Dennys. Para Francisco Bazán, director comercial de DG, desarrolladora de las pizzerías Kentucky, el beneficio será a largo plazo. "Todavía no se siente que se haya equiparado, aunque hubo un repunte. El Gobierno porteño va a tener que trabajar para que se mantenga y hacer propuestas para fortalecerlo como polo gastronómico", expresó. La crisis económica es una de las razones más mencionadas entre los comerciantes respecto al lento avance en las ventas tras la apertura al tránsito oficial.

Para Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market, quien asesoró a varias entidades en materia de centros comerciales a cielo abierto, la peatonalización de una avenida "genera una mayor identificación de la zona comercial con el potencial público". Al respecto, afirma: "Genera inconvenientes en la previa, pero una vez concretado se produce el efecto inverso".

Desde uno de los restaurantes elegido por los espectadores al salir del teatro grafican la situación pre inauguración: "Trabajábamos con lo mínimo, en ese momento pasamos de tener 100 cubiertos a solo 20, nos partió al medio". En tanto, en una librería, que posee varias sucursales en territorio porteño, apuntan que, para ver un beneficio real, el horario peatonal debería extenderse e iniciarse más temprano. "Hace poco hubo una reunión con autoridades del Gobierno y les planteamos que también extiendan el horario del subte", asegura Lucas.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo