Los nuevos modelos de oficinas y liderazgo que necesita el teletrabajo

El trabajo de oficina ya no será como antes. Cómo serán los nuevos formatos y qué habilidades demandan de los líderes

El concepto de modalidad de trabajo de oficina tal como lo conocimos hasta el principio de la cuarentena, fue creado hacia el 1600 por la Compañía Británica de las Indias Orientales para sus empleados administrativos. Contemplaba: escritorios y horario fijo, sala de reuniones, pasillo para breve socialización, pirámide de jefes y flujo de tareas.

Es inapelable que la pandemia de Covid-19 deja, entre sus muchas consecuencias, cambios que van más allá de la adopción mayoritaria del home office (o un modelo mixto en el corto, mediano y largo plazo) e involucra también modificaciones radicales en los espacios de trabajo.

Los edificios de oficinas ya están siendo adecuados a las nuevas normativas, lo cual implica superficies mucho más reducidas para cumplir con los protocolos de distanciamiento. Una de las soluciones es la adopción del paradigma del coworking, dado que es un hecho que los empleados ya no concurrirán de lunes a viernes a la oficina como antes de la pandemia.

LAS OFICINAS DEL FUTURO

Completamente remota: El formato del teletrabajo llegó para quedarse en un alto porcentaje de tareas. Y ya es factible que la gran masa de empleados pueda desempeñarse desde sus hogares (que necesitarán acondicionarse para operar como oficina de modo permanentes) o en espacios de coworking. Es resultado de la incuestionable prueba de que ya no es necesario desplazarse hasta una sede física excepto industrias y sectores puntuales.

Modelo híbrido: Es el favorito en las culturas organizacionales latinas, tan afectas a la cercanía física. Se trata de estar en la oficina uno o dos días a la semana como máximo, en semanas alternadas con los demás miembros del equipo, y el resto de las jornadas cumplirlas en forma remota desde el hogar.

Remoto Plus: Ya está siendo aplicada a modo de prueba piloto: una semana en la oficina, y tres en modo teletrabajo; o bien alternando una y una, lo cual demanda reestructurar procesos para que no se alteren la dinámica, los objetivos ni el clima laboral.

Hub & Spoke: Es el formato más innovador. Consiste en que las empresas disponga de pequeñas sedes, distribuidas geográficamente de modo de evitar grandes desplazamientos de sus colaboradores y facilitar que grupos pequeños coincidan presencialmente para objetivos puntuales.

Flexibilidad full: Es el paradigma bajo el que operan la mayoría de las tecnológicas. Se basa en una total flexibilidad tomando en cuenta exclusivamente el proyecto y el resultado: el empleado elige cómo y dónde. Para los escépticos, también es el modelo que usan muchos emprendedores exitosos. Es posible y funciona.

NUEVOS LÍDERES

En modelos tradicionales y verticalistas, con un jefe dominante y controlador, será poco viable aplicar alguno de estos formatos ya que se requiere total apertura mental y disposición para que funcione. Suelen ser inseguros y por eso se sienten 'desamparados' si no tienen físicamente cerca a sus equipos.

En cambio, los líderes exponenciales y colaborativos tienen más chances de mejorar su performance ya que la adaptabilidad y la flexibilidad al cambio, así como el aprender a delegar y confiar en lo empleados, son parte del nuevo contrato laboral. De allí que deberán sumar, a sus habilidades blandas, la de ser líderes itinerantes, desplazándose a las sedes ocasionales donde, por una cuestión puntual, esté reunido un grupo de trabajadores.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios