El Cronista Comercial

"Las compañías de seguros parecen tener una impronta masculinizada"

Así lo ve María José Sucarrat, una de las expositoras en FEMS, el foro ejecutivo de Mujeres en Seguros.

La brecha de género gana cada vez más espacio en la agenda pública y las empresas que operan en la Argentina comienzan a tomar nota de que es necesario avanzar hacia una nueva dirección. En diálogo con El Cronista Seguros, María José Sucarrat, directora de R.E.D de empresas por la diversidad de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) y una de las expositoras en FEMS, el foro ejecutivo de Mujeres en Seguros, realizado este año, compartió su visión sobre la actualidad del sector y el rol de las mujeres en la industria del seguro.

¿Cuál es la situación actual de las compañías de seguro en cuanto al rol de la mujer en la empresa?

Las compañías de seguros en la Argentina parecieran tener una impronta muy masculinizada, es decir, es una industria que está cooptada mayoritariamente por varones y tiene, a su vez, la sub industria de las reaseguradoras que están mucho más cooptadas por hombres. Estas compañías, en general, son grandes tradicionalistas, con mucha tradición organizacional, empleados con mucha antigüedad en el puesto.

Es una industria que habitualmente retiene a los colaboradores en sus organizaciones, con lo cual tiene culturas organizacionales que cambian muy poco dinámicamente.

Esto hace que el nuevo cambio de paradigma penetre muy lentamente en muchas industrias y en esta también. Yo observo, que en esta industria hay algunos roles asignados de género: por ejemplo, los verificadores de siniestros, un rol que lo ocupa habitualmente el varón.

¿Los espacios de poder están absolutamente dominados por varones?

Sobre todo, en esta industria que está tan masculinizada. En el último año, se observan algunos cambios en todas las compañías en general.

Algunas organizaciones que pertenecen a esta industria están promoviendo mujeres, en algunas posiciones de dirección, pero siempre son pocas y siempre son algunas mujeres que ya estaban listas para asumir una dirección. Estaban listas desde hacía mucho tiempo, es decir, que probablemente su ascenso se ha venido dilatando como tradicionalmente sucedía, nada más que ahora, como la agenda de género impulsa la visibilización de las mujeres, es que se hacen posible, se hacen ofertas, se han visibles, para que las organizaciones las vean y las promuevan.

¿Falta mucho por hacer en las compañías?

Falta muchísimo trabajo todavía desde todos los aspectos. A nivel cultural, dentro de la organización, desde el top Management, empezar a deconstruir los modelos de liderazgo instalados como muy fijos entre los varones. También cambiar las autopercepciones. Mientras están en una organización que está muy limitada, muy "encorsetada" por el modelo masculino, las mujeres en general autolimitan sus propias aspiraciones también. Lo cual habría que trabajar en todos los aspectos a nivel integral sobre todo en esta industria.    

En FEMS comentó que los varones dominan los pisos superiores de la pirámide organizacional. ¿Por qué cree que pasa esto?

No solamente en la industria del seguro sino en todas las organizaciones en el ámbito público y privado sucede lo mismo. La base de la pirámide de cualquier organización, en general, son mayoría mujeres y luego en el ascenso las mujeres pierden participación. Eso sucede por los conceptos de "techo de cristal", en donde las mujeres ven que hay un techo que es invisible, que no le permite crecer dentro de la organización. Esto va a ir cambiando con el tiempo. En algunas industrias, se acentúa más la polarización de los géneros en la base y en la punta y en otras se balancea un poco más. Pero, sucede absolutamente en todas.

¿Hacia dónde quieren ir las mujeres y hacia dónde se las dejan?

Las mujeres deben ir adonde estén preparadas: saber hacia dónde van, cuáles son sus metas profesionales y personales. Si saben hacia donde van es mucho más probable que lo logren y que cuando se les presente la oportunidad puedan decidir y evaluar su continuidad en la compañía. Muchas veces las mujeres dejan de ver cuáles son sus objetivos reales para acomodarse al microclima organizacional.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo