El Cronista Comercial

La revolución que viene

Las nuevas herramientas que van surgiendo en materia tecnológica se están aplicando progresivamente en el mercado asegurador. Cuáles son y qué beneficios representan.

La revolución que viene

La industria del seguro se enfrenta al desafío de la transformación digital, siendo este un tema bastante complejo considerando que es un sector que afronta regulaciones muy estrictas. Cada vez son más las tecnologías que aparecen y que pueden ser aprovechadas con el objetivo de lograr no solo mayor agilidad y flexibilidad, sino también mayor previsibilidad dentro de un mundo donde los datos y la toma de decisiones son fundamentales. De esta manera, las tecnologías como el big data, Internet de la Cosas (IoT), Inteligencia Artificial (IA), telemática y el blockchain empiezan a jugar un papel importante y abren nuevas ventanas para la competencia dentro de la industria. 

Alejandro Bianchi, presidente de Liveware, señala que tanto el big data como la Inteligencia Artificial son tecnologías relevantes para ayudar en la toma de decisiones. A través de máquinas y modelos de aprendizaje, una compañía puede gestionar su operatoria trabajando de una manera proactiva, es decir, predecir un resultado frente a un escenario dado. 

Es posible entender, por ejemplo, "el comportamiento de los clientes frente a un determinado producto o simular el humor de los clientes frente al cambio de tarifas". Si a estas tecnologías se le suma IoT, asegura Bianchi, se pueden ofrecer productos innovadores en función al uso que un asegurado hace de su auto o a partir de cómo esté funcionando un determinado electrodoméstico. 

Gustavo Bresba, director Operativo y Comercial de DC Sistemas y Servicios, indica que un ejemplo concreto de IA son los chat bots, con preguntas y respuestas automáticas previamente programadas con el fin de dar una contestación rápida a los clientes y acortar los tiempos de espera. También, Bresba remarca que hay otra tecnología que en el mundo se adaptó muy bien pero que aquí, en la Argentina, está costando su aceptación: la telemática, que consiste en "colocarle un dispositivo a un auto, una casa o una persona para que mida algo en concreto".

Hoy en día, una compañía aseguradora puede saber "cómo manejás, cómo frenás, cuáles son las horas en las que conducís y por qué zonas andás", detalla Bresba. En otros países se utiliza para seguros de personas, con dispositivos como pulseras o relojes que miden tu actividad.

 Martín López Ramos, gerente de Tecnología e Infraestructura de Pointer, menciona que la empresa puede conocer los hábitos de manejo del conductor, tener un scoring de sus asegurados y así ajustar los costos del seguro de manera acorde, tal que, a la hora de pagar, cada cliente abone una cuota conforme a los riesgos que genera como conductor. Allí es donde aparece la IA: "Un algoritmo que, a partir de lo que la telemática, registra, diga a este asegurado le hago un beneficio en la póliza o un incremento", añade Bresba. Las soluciones más importantes que ofrecen estas tecnologías son la detección de choques y accidentes en tiempo real, generación de reportes por viaje y por períodos, feedback en tiempo real al conductor y visualización de maniobras (excesos de velocidad, frenadas, giros y aceleraciones; entre otras). 

Toda esa información es empaquetada y transmitida por el dispositivo hacia la plataforma nube (IoT), desde donde puede consultarse para los fines mencionados. En la Argentina están comenzando a implementarse de a poco las pólizas cuya prima se define a partir del uso seguro de los vehículos: UBI (Usage - based insurance) y el modelo PayD (Pay as you Drive).

A la espera

Bresba también destaca el blockchain, que es ni más ni menos que la comunicación entre identidades, una cadena de bloques que lo que propone es un estándar de comunicación, una especie de protocolo unificado. Remarca que es muy complejo llevarlo a la práctica y explica que para que se aplique aquí, en la Argentina, en el mercado asegurador, "primero se requiere de un consorcio, es decir, que un grupo de empresas dicten este protocolo, lo escriban y definan los campos, nombres y formas". Bianchi, de Liveware, sostiene que habrá que esperar un poco más antes de ver implementaciones concretas en el mercado asegurador, afirmando que el modelo arquitectural del blockchain tiene ciertos "principios de diseño que no aplicarían a todo el dominio del seguro". 

Bresba asevera que hoy en día la integración es carísima: "Con cada tarjeta, con cada banco o cada productor, hay alguien siempre que se adapta, que cede en este ida y vuelta". Y con el blockchain nadie tendría conflictos. Sin dudas, es una de las tecnologías de mayor potencial, como consecuencia de los smart contracts, que son capaces de auto-ejecutarse una vez cumplidas las condiciones fijadas en su programación. Permitirían acelerar la tramitación y gestión de un siniestro, mejorando la interacción entre la aseguradora y el cliente reduciendo los formularios, pero sobre todo evitaría fraudes. Además, "no haría falta un escribano, alguien que verifique", agrega Bresba.

También, dentro de este proceso de digitalización, varias compañías aseguradoras lanzaron sus propias aplicaciones para celulares o tablets. Ignacio García Hourquet, CEO de Fennoma, empresa que desarrolló la app de Boston Seguros, explica que es fundamental que la propuesta esté alineada con la estrategia comercial y de negocio, que sea funcional y práctica, tanto para la aseguradora como para el usuario final (productores o asegurados). Una app exitosa de seguros debe contar las opciones más solicitadas por los asegurados, "como descarga de pólizas y comprobantes, la opción de iniciar y ver la etapa de la resolución de los reclamos, la opción de pagos en línea, de contratación de nuevos productos y el contacto con la aseguradora o el productor; entre otras opciones". 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo