La reconversión de Valenti: $ 25 M en nuevos locales y venta digital para tentar al público joven

La tradicional tienda gourmet inaugurará tres sucursales y renueva las otras para conquistar a los consumidores más jóvenes. En la cuarentena, lanzó la venta digital y prevé ampliar su línea de productos en 2021

Valenti, la tradicional marca dedicada a la comercialización de quesos, fiambres y embutidos premium, se expande con la apertura de tres nuevos locales y busca conquistar a nuevas generaciones, de cara a su 70º aniversario en enero.

Con una inversión de $ 25 millones, la empresa ya inauguró dos puntos de venta: una sucursal en el edificio Los Molinos, en Puerto Madero, y un "petit local" en Pampa y Arcos, en el barrio de Belgrano. En las próximas semanas, abrirá el tercero, en el Mercado Baxar, en la Ciudad de La Plata.

A futuro, planea llegar a la zona sur de la provincia de Buenos Aires, con dos nuevas aperturas: en City Bell y frente al country Abril.

Cada una de las plazas son elegidas de forma estratégica por su ubicación y acondicionadas de acuerdo a su perfil de cliente. "Nos parecía clave estar en Puerto Madero, a metros de importantes hoteles que reciben turismo constante, como así también tener presencia en el centro de la provincia de Buenos Aires, en un polo gastronómico en crecimiento. En los shoppings", explica Juan Martínez Córdoba, gerente general de Valenti. Hace cinco años que la cadena ya no pertenece a su familia fundadora, sino a London Supply (el grupo de la familia Taratuty), a los propietarios de la cadena de sushi Dashi y al presidente de River Plate, Rodolfo D'Onofrio.

Las nuevas locaciones se suman a los siete locales que la marca tiene en shoppings porteños (en Patio Bullrich y Paseo Alcorta), en el centro comercial a cielo abierto de Nordelta, en el Mercado de Juramento y a la calle, en Belgrano y Palermo (Vuelta de Obligado, Soldado de la Independencia y Jerónimo Salguero).

El plan de expansión incluye también la renovación de sus demás sucursales, equipadas con última tecnología, con el fin de darle un refresh a su impronta y atraer a paladares jovenes. 

En ese sentido, la empresa lanzó la venta digital en la cuarentena, a través de WhatsApp y su plataforma de e-commerce, como una manera también de contrarrestar la caída de las ventas por el cierre de los shoppings debido a la pandemia. Los canales electrónicos ya generan ingresos de entre $ 16 millones y $ 20 millones.

"Antes del aislamiento, el 60% de la facturación provenía de los locales en shoppings. Si bien nos repercutió el cierre de estos puntos de venta, otros locales absorbieron la demanda. Los empleados afectados fueron trasladados a las sucursales que continuaron abiertas. No hubo despidos, de lo contrario, incorporamos personal", asegura el número uno de Valenti, que emplea a 80 trabajadores y planea terminar 2020 con una facturación anual de $ 300 millones.

También renovó su modelo de atención. "Además de continuar brindando un servicio de excelencia a clientes fieles, tenemos la intención de acercarnos a consumidores que no nos conocen. Seguimos ofeciendo la posibilidad de recibir asesoramiento y degustar nuestros productos, e incorporamos la opción de comer en nuestro seating o comprar de manera express. Sumamos el pick-up, con productos ya listos para tomar desde la heladera, para hacer más ágil el proceso", describe el directivo, y añade: "Siguiendo la tradición de las fiambrerías, la atención era muy ceremoniosa. Queremos que el cliente pueda resolver rápidamente su compra, si así lo desea".

Además, en 2021 Valenti sumará una línea de productos veganos y orgánicos, con alimentos de elaboración propia, para ampliar su portfolio de opciones, que ya se amplió con la inclusión de más etiquetas de vinos y desayunos.

Una marca con 70 años de historia

Hace casi 70 años, Valenti inauguró en el comercio minorista nacional la categoría "delikatessen", con un estilo propio que se convirtió en el sello de la marca, en un momento en el que no existían propuestas similares en el país.

La empresa, de capitales nacionales, se creó en 1951. Fue fundada por Remo Valenti, un inmigrante siciliano. Sus hijos, Remo y Adrián, se hicieron cargo del negocio familar hasta que, en 2015, salieron de él con la venta de su paquete accionario. Así fue que los nuevos dueños encararon el rejuvenecimiento de la marca, con una propuesta integral.

Valenti comenzó vendiendo quesos franceses en el Mercado del Plata, en un predio de la antigua Plaza de las Artes ubicada en el centro porteño, a metros del Obelisco. En 1968, se mudó a la Feria de Belgrano, reconvertida en el Mercado de Juramento.

Con el paso de las décadas, se convirtió en una visita obligada de los amantes de los quesos y jamones nacionales e importados, tablas y picadas, embutidos artesanales de todo tipo, panes caseros y frutos secos, entre otros alimentos.

Con el tiempo, sumó más productos envasados, como aceite de oliva y pastas secas, y vinos para acompañar su propuesta. Además ofrece cajas de regalos, caterings corporativos y el servicio de cortador de pata de jamón a domicilio.

"En Valenti, nos ocupamos de la selección de proveedores hasta la creación de recetas y el control de calidad en el proceso de elaboración. Una vez que se terminan de producir, los fiambres ingresan en nuestra planta de Chacarita, donde son almacenados en cavas especialmente diseñadas para su maduración y su tratamiento, garantizando su calidad y sabor hasta llegar a la mesa", concluye el CEO. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios