El Cronista Comercial

La política, el factor que más pesa hoy en la venta de Garbarino

El futuro de la cadena entra en horas decisivas. Uno de los candidatos, Grupo Prof, cuenta con el aval del Sindicato de Comercio, al que pertenece la mayoría de los 4300 empleados de la empresa. Puja con el otro interesado, Covelia -vinculada a Hugo Moyano-, que ya presentó su propuesta

La política, el factor que más pesa hoy en la venta de Garbarino

En plena cuarentena, la venta de Garbarino está cada vez más cerca de una definición y la puja política es hoy el factor de mayor peso en la negociación.

Por estas horas, la balanza se inclina a favor de Grupo Prof, la aseguradora liderada por el protesorero de San Lorenzo, Carlos Rosales, el último interesado que se sumó a la contienda, con un ambicioso plan de transformación y expansión de la compañía.

Luego de que Inverlat (el grupo dueño de Havanna) retirara su oferta, quedó en carrera también la compañía de servicios de higiene y recolección de residuos Covelia, perteneciente a Ricardo Depresbiteris y vinculada al sindicalista Hugo Moyano. Hoy, ambos se disputan la adquisición de la mayor cadena de electrodomésticos y electrónica del país. 

Con el take away, las cadenas de fast-food esperan más que duplicar su facturación actual

Pese a que las grandes cadenas de fast food esperará la habilitación formal del lunes para implementar el take away en la ciudad de Buenos Aires, ya hay comercios que ofrecen el retiro de comida por sus locales, como se ve en las calles porteñas a pesar de la cuarentena por el coronavirus.

Tal como anticipó días atrás El Cronista, de esta forma, se reeditaría un viejo clásico gremial en el traspaso de manos. 

Rosales habría conseguido el "espaldarazo" de Armando Cavalieri, el titular del Sindicato de Comercio, al que pertenece la mayoría de los 4300 empleados de Garbarino. El resto del personal está afiliado al gremio de Camioneros. En este sentido, el apoyo de Cavalieri, alias "el Gitano", juega un rol central.

Fuentes allegadas a Garbarino, aseguran que el proceso con Rosales se encuentra "avanzado" y le saca ventaja a Covelia. "La negociación evolucionó bastante en los últimos días con Prof, pero aún no hay nada cerrado. Y hasta que esto no se firma, todo puede cambiar", apunta un conocedor de la interna.

De hecho hubo un giro en los últimos días. Según trascendidos, hace 10 días, Covelia acercó un borrador de una propuesta que agradó a los ojos de quienes tomarán la decisión. Pero, en tan solo unas horas, la tendencia se revirtió y Prof se perfila como el candidato favorito.

En el mercado, se rumorea que, en los últimos días, Cavalieri habría hecho saber al Gobierno la conveniencia de que sea Prof el elegido. En tal sentido, Garbarino y sus bancos acreedores habrían oído esa sugerencia desde despachos oficiales.

"Si Covelia compra Garbarino, Cavalieri pasaría a un segundo plano. Esto implicaría una posible pérdida de afiliaciaciones de los empleados de la cadena, porque se quedaría con menos representantes", explican fuentes del sector, y añaden que, por este motivo, habría una clara preferencia por Rosales. 

"A eso hay que sumarle los antecedentes problemáticos de Moyano con OCA e Independiente. Por lo bajo, lo que dicen todos es que si se puede evitar negociar con una figura polémica y compleja como él, mejor", señalan.

Actualmente, OCA está quebrada, con una deuda superior a los $ 10.000 millones, y gestionada por una intervención judicial en la que hay presencia directa de la Federación de Camioneros.

No obstante, fuentes vinculadas a la industria financiera aseguran que los bancos acreedores Galicia y Santander, a quienes Garbarino les adeuda un pasivo de $ 5000 millones, ya no tienen más el mandato de venta.

"Quedó revocado porque los mismos bancos decidieron no seguir con él cuando se retiró Inverlat y la negociación con ellos quedó trunca. Ahora, los responsables de la venta son los hermanos Garbarino", comentan. 

Desde el sector bancario, intentan despegarse de la disputa política. "Los bancos quieren cobrar y terminar con este problema. No les interesa si Garbarino se vende a uno u otro. Lo que les importa es cobrar la deuda y acordar las mejores condiciones para salir de esta situación. De quién viene el dinero les es indiferente", sostienen conocedores del deal con las entidades bancarias involucradas. 

Hasta ahora, dicen que hubo conversaciones tanto con Santander como con Galicia, pero "nada concreto". "No hubo una propuesta definitiva aún. Se están discutiendo porcentajes de quitas y están esperando que se les de más detalles. Se impondrá la mejor oferta, la que resulte más satisfactoria", destacan.

En tanto, la negociación con los proveedores, acreedores comerciales con quienes Garbarino arrastra una deuda que asciende a $ 7000 millones, quedó relegada a una segunda fase.

En caso de resultar ganador, Prof prevé hacer una inversión inicial cercana a los $ 2000 millones para sanear las cuentas de Garbarino en un período de entre 18 y 24 meses y la expansión regional, en una primera etapa a Uruguay, Paraguay, Bolivia y Ecuador, países que no tienen una fuerte presencia de marcas de retail a diferencia de mercados más desarrollados como Brasil y Chile.

La intención de Rosales es mantener las 191 sucursales de Garbarino y los 54 locales de Compumundo, como así también los 4361 puestos de trabajo que tiene la empresa en la actualidad. La apuesta será complementar la venta física con un mayor impulso al canal digital, con una robusta plataforma de comercio electrónico.

Rosales es un empresario con una vasta trayectoria en el mundo de los negocios. Asumió la dirección de Grupo Prof en 2017 para reorientar el rumbo de la compañía hacia una nueva etapa de crecimiento y consolidación. El objetivo de la aseguradora es posicionarse entre los jugadores líderes del mercado en los próximos años, con las dos unidades que posee: Prof Seguros y Plus ART. También, Rosales está asociado al mundo de la hotelería y la gastronomía.

Mientras la negociación por la venta se extiende, los días pasan y la situación de Garbarino es cada vez más crítica. A comienzos de abril, anunció que pagaría los sueldos en cuotas debido a sus complicaciones financieras, ya que, de acuerdo a la misma empresa, los ingresos por las ventas a través del canal online no alcanzan para cubrir los gastos.

"Hoy no hay caja y todavía no se dio la venta. Esperamos que a medida que las sucursales reactiven las operaciones, se puedan generar ingresos para poder hacerle frente al pago de los salarios", expresaron en diálogo con este medio desde la cadena semanas atrás.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar