El Cronista Comercial

La movilidad sustentable llegó al Congreso

Pese al cronograma electoral, proyectos que promueven la transición hacia un modelo de transporte eléctrico ya se debaten en la Cámara de Diputados. ¿Qué importancia se le da al tema? ¿Cuáles son estas iniciativas y qué proponen?

La movilidad sustentable llegó al Congreso

Si bien la actividad del Congreso de la Nación está siendo afectada por el nutrido cronograma electoral y las campañas políticas a nivel nacional y provincial, y sólo pareciera que hay lugar para el debate de temas esenciales y de extrema urgencia, lo cierto es que una comisión legislativa de la Cámara de Diputado lleva adelante desde el último trimestre del año pasado el debate de una serie de proyectos de ley que promueven la movilidad sustentable para acelerar la transición hacia un modelo eléctrico en la región, con miras a reducir las emisiones causantes del cambio climático y la contaminación del aire.

Ahora bien, ¿por qué los decisores políticos están poniendo el ojo en la movilidad sustentable? Porque según un Informe Regional de Movilidad Eléctrica 2018 de ONU Medio Ambiente, la flota vehicular en América Latina y el Caribe podría triplicarse en los próximos 25 años. El sector de transporte es el principal consumidor de energías fósiles de la región y, por ende, es la principal fuente de contaminación del aire. La movilidad eléctrica puede ayudar a los países a modernizar sus sistemas de transporte masivo al tiempo que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), en línea con sus compromisos del Acuerdo de París.

El debate

El año pasado se llevaron a cabo tres reuniones informativas en el marco de la Comisión de Trasporte de la Cámara de Diputados de la Nación, que lideraba el recientemente fallecido diputado Héctor Olivares (Cambiemos), con el objetivo de dar a conocer la temática en el ámbito legislativo y de profundizar los contactos y alianzas con los diversos actores regionales. Además, para cerrar la etapa de introducción en la problemática, se desarrolló hacia fines de abril de este año el "Primer Taller Latinoamericano sobre Legislación en Movilidad Eléctrica y Sustentable", organizado por la Cámara Baja, GLOBE Internacional y ONU Medio Ambiente. 

En estas jornadas referentes nacionales e internacionales validaron el debate a nivel regional y sentaron las bases para el dictado de políticas públicas. El secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el rebino Sergio Bergman, indicó que "Argentina está trabajando de forma transversal respecto a la movilidad limpia y sustentable, aprovechando experiencias de otros países donde esta iniciativa tiene avance y desarrollo". Mientras que su colega del Ministerio de Producción, el director de Industria Andrés Civetta, detalló algunas medidas que se vienen tomando como estrategias de promoción de la movilidad eléctrica a nivel nacional, como el decreto 331/17, que establece beneficios para la importación de determinados automóviles híbridos, eléctricos y a celda de combustible.

Asimismo, el sector automotriz tuvo una amplia participación en estos debates, con la presencia de compañías como Toyota, BMW Group, General Motors, Mercedes Benz, Nissan, Renault y el Grupo ABB. Bajo el paraguas de la Asociación Latinoamericana para la Movilidad Sostenible (ALAMOS), estos empresarios reclamaron a los legisladores bajar precios de los vehículos eléctricos en todas sus categorías para facilitar el acceso a través de créditos y otros estímulos; priorizar la movilidad pública a través de una renovación de flotas de vehículos del Estado, como así también impulsar el recambio de flotas de colectivos y taxis en el casco urbano; y facilitar los trámites burocráticos para la carga de vehículos eléctricos. 
En tanto, los especialistas del centro de estudios "Diálogo Interamericano", Guy Edwards, Lisa Viscidi y Carlos Mojica, presentaron durante estas jornadas el informe "Cargando el futuro" y recomendaron cuatro políticas clave para avanzar en la electrificación del transporte en América Latina: fortalecer los incentivos financieros y las normas que favorecen las tecnologías limpias; ampliar los programas de electrificación de vehículos y flotas de alto uso; desarrollar estrategias nacionales y municipales de movilidad eléctrica, así como objetivos a largo plazo; y crear alianzas público-privadas.

Los proyectos presentados

Impulsando este debate y también como consecuencia de todos estos intercambios, los diputados presentaron cinco proyectos de ley que están siendo analizados en la comisión de Transporte de la cámara baja con el objetivo de unificarlos en una única propuesta de ley.

El principal es de autoría del oficialista Juan Carlos Villalonga (Cambiemos) y propone que la "flota vehicular afectada al uso del Estado Nacional sea gradualmente reemplazada por vehículos eléctricos en el marco del Plan Estratégico Nacional de Movilidad Eléctrica, con un mínimo del 20 por ciento cada cinco años". En tanto, promueve la transición mediante herramientas de fomento e incentivo como exenciones impositivas sobre la importación, compra de vehículos, repuestos y reparación. Facundo Moyano, diputado por Red por la Argentina, avanza en el mismo sentido pero pone como fecha límite para la conversión de la flota estatal el 2030.

Un poco más amplia es la iniciativa presentada por el macrista Héctor Baldassi (Cambiemos), que impulsa la producción, comercialización y utilización progresiva de vehículos eléctricos en la totalidad de las modalidades afectadas al transporte de personas o cargas, pertenecientes a la órbita pública o privada. A la industria le ofrece un régimen de estabilidad fiscal por 8 años prorrogables y una reducción de hasta un 90 por ciento de la alícuota del Impuesto a las Ganancias y al Valor Agregado. También regula la construcción de Estaciones de Recarga Eléctrica o Alternativa (EREA).

Por su parte, el diputado massista Gustavo Bevilacqua (Frente Renovador) busca impulsar la industria de la construcción de estos coches, la fabricación de sus repuestos, componentes y autopartes a través de un régimen de promoción que otorga estabilidad fiscal por 10 años desde la entrada en vigencia de la ley para todos los tributos nacionales y la conversión en un bono de crédito fiscal intransferible hasta el 50 por ciento de las contribuciones patronales, entre otros beneficios. El mismo plan propone para el desarrollo de una red de terminales de carga.

Prueba piloto

El gobierno nacional acaba de autorizar 8 colectivos eléctricos a 4 líneas -12, 34, 39 y 59- para el sistema de transporte público en la Ciudad de Buenos Aires. La  llegada de éstos vehículos se da en el marco de una prueba piloto destinada a evaluar la viabilidad de su implementación progresiva en la Capital.

La medida fue anunciada en la resolución 284/2019 del Boletín Oficial, y  explica que la prueba durará un año y servirá para, en principio, "estudiar el funcionamiento de los ómnibus y determinar sus capacidades, la viabilidad y optimización".
El objetivo, que se enmarca en el Plan de Movilidad Limpia 2035 impulsado por el gobierno porteño, será "lograr progresividad y sustentabilidad en estas nuevas tecnologías de menores emisiones contaminantes".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo