El Cronista Comercial

La luz del conocimiento, con recarga solar

La Universidad de San Andrés (UdeSA) instaló paneles fotovoltaicos en uno de sus edificios. Le representará un 50% de ahorro en su consumo energético

La luz del conocimiento, con recarga solar

Con un sistema integrado por 33 paneles fotovoltaicos, de una potencia de 10 kilovatios, la Universidad de San Andrés (Udesa) puso en marcha su planta de energía solar.

Es el primer proyecto de energía renovable que se instala en la universidad y su presencia representará un ahorro del 50% del consumo energético de un nuevo edificio,en cuyos 700 metros cuadrados funcionan la Escuela de Diseño y otras carreras.

“La iniciativa se ejecutó dentro un contexto de iniciativas más grandes, de reciclado, de reducción del uso de plástico, del cambio de lámparas comunes por lámparas Led, y algunas cosas más que contribuyen a que justamente nuestro impacto en el medio ambiente sea menor”, explica el rector, Lucas Grosman.

Señala que ahora, siendo los costos más competitivos y, gracias a la ayuda de una donación, se decidió colocar los paneles. La instalación estuvo a cargo de SolarLatam, compañía especializada en sistemas de energía solar para autoconsumo residencial y comercial que fue creada por dos exalumnos de la Udesa, Alex Bril y Marcos Souto Ulloa, junto a otros dos socios, a fines de 2015.

Bril cuenta que, con un equipo de la Udesa, diseñaron el sistema, que fue montado sobre estructuras de aluminio en el techo del edificio para incidir en ahorro energético de la institución. “Tiene un gran impacto económico porque reduce un 50% el consumo de energía y, por ende, su impacto ambiental. Además, hay un impacto social importante porque pone a la vanguardia a los alumnos en conocimiento, acerca de estas tecnologías”, expresa.

De acuerdo al último Censo Nacional Solar Térmico realizado en base a datos relevados en 2017 por el Centro de Energías Renovables del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), la instalación de equipos de energía solar térmica en la Argentina creció un 17,9% respecto de 2015.

Esta nueva planta de energía solar cuenta, como todas las instaladas por SolarLatam, con una plataforma web y aplicación para dispositivos móviles que comunica el rendimiento del sistema y el daño ambiental evitado. “En la parte de operación y mantenimiento, la plataforma permite tener toda la información de la planta: cómo está funcionando, cuánta energía generaal instante, cuánta generó durante el mes, cuánto se evitó contaminar, qué potencia tiene, en tiempo real todo el tiempo”, explica Bril.

En junio, por ejemplo, la plataforma marca una prevención de 36 kilogramos de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Otro componente de este proyecto es el educativo y concientizador. Al ingresar al edificio, se puede ver un monitor, en cuya pantalla se transmiten estos datos.

Al respecto, Grosman apunta: “Es para generar conciencia. Monitorear permite mejorar, tener conductas más eficientes, pero, también, genera conciencia de cuál es nuestro impacto al medio ambiente. Hoy, a los chicos, los vemos muy permeables y favorables a este tipo de cosas. Esta es una generación que cuida el medio ambiente mucho más que las generaciones anteriores y que, realmente, mira esto con mucha atención”.

No es el único paso que darán para contribuir con el medio ambiente. Grosman adelanta que, en la medida en que los costos lo permitan, ampliarán la presencia de paneles solares en sus instalaciones y, para sus nuevas construcciones, tendrán en cuenta parámetros como el aislamiento y la refrigeración “de forma tal de no depender tanto de la refrigeración artificial, distintas cosas que pueden ayudar a que el impacto de cada edificio sea menor”, precisa.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo