El Cronista Comercial

La desconocida empresa que está en la camiseta de Racing y vale u$s 250 millones

Aeroset, fundada por el argentino Mariano Longo en Inglaterra en 2013, vende piezas para reparación de aviones. Tiene contratos con British Airways, Alitalia y Lufthansa, y ya está pensando en conquistar el mercado asiático.

La desconocida empresa que está en la camiseta de Racing y vale u$s 250 millones

La semana pasada una noticia sacudió los negocios del fútbol local: Racing anunciaba que tendría nuevo sponsor en su camiseta, con un contrato de u$s 2,5 millones por un año. El dinero provenía de una compañía desconocida en el país y con un negocio poco tradicional para este tipo de patrocinios. Es que Aeroset, la marca en cuestión, se dedica a la venta de piezas para la reparación de aviones y no tiene entre sus clientes a ninguna línea aérea argentina.

La empresa fue fundada en Inglaterra en 2013 por el argentino Mariano Longo, con una inversión inicial de u$s 100.000. Poco más de seis años después, Aeroset planea facturar u$s 50 millones en 2020 y hace unos meses, Longo recibió una oferta de adquisición por u$s 250 millones.

La historia comienza en la Argentina en 2009, cuando Longo decidió renunciar a su trabajo en Bic para probar suerte en Inglaterra, donde ya estaba instalado su hermano. Su primer trabajo en ese país fue en SC Johnson, dentro del equipo de ventas para España.

Sin embargo, al poco tiempo renunció, porque consideraba que hablar en español con sus clientes jugaba contra su objetivo de dominar mejor el inglés.

"Me fui sin la perspectiva de tener otro trabajo. De hecho, estaba por completar una solicitud de empleo en Starbucks cuando me llamaron de AAR Corp, una compañía que hasta entonces no conocía y que fue mi puerta de entrada al mercado aerocomercial", cuenta Longo a El Cronista.

AAR Corporation es una de las dos compañías más grandes del mundo en venta de piezas de repuesto para aviones. A Longo le ofrecían ser asistente de ventas de fuselaje para Inglaterra desde el aeropuerto de Heathrow.

Aunque no tenía ninguna experiencia en aviación, fue seleccionado para el puesto. Un año más tarde se hacía cargo del mercado de toda Europa Central y su desempeño llamó la atención de GA Telesis, la otra gran compañía del sector.

"Me llamaron para que armara el departamento de motores en Inglaterra. Ese fue mi mejor año y medio de ventas mientras trabajé en relación de dependencia", dice y agrega que, poco tiempo después, un desacuerdo en el cobro de comisiones por ventas hizo que se replanteara qué hacer con su carrera.

Sin hacer demasiado ruido, fue tanteando a sus clientes sobre qué harían en caso de que decidiera irse de la compañía. La respuesta recibida fue mayormente positiva y eso le dio aliento para el siguiente paso.

Víctor Blanco y Longo, el domingo pasado en el Cilindro de Avellaneda

El 16 de octubre de 2013 es una fecha que Longo tiene grabada a fuego en su memoria. Ese día empezó a imaginar cómo tenía que ser una compañía que compitiera contra los dos gigantes en los que había trabajado.

Lo primero que decidió era que tendría una estructura de costos baja, que le diera agilidad. Además, el material estaría almacenado en solo dos depósitos: uno en Inglaterra, para abastecer al mercado europeo y el otro en los Estados Unidos, para toda América del Norte.

La inversión inicial fueron u$s 100.000 que había logrado ahorrar y se destinó a la compra de piezas que, consideró, iban a ser las más demandadas.

"A los pocos meses logramos la primera venta. Material que había comprado por u$s 5000 y por la que facturamos u$s 50.000, porque teníamos justo lo que el cliente pedía en el momento adecuado", recuerda el empresario.

"El que elige la plata sobre los afectos tiene un problema. Yo ya estoy hecho y mis hijos también, por eso pude tomar esta decisión. Y Racing significa mucho para mí", dice Longo sobre por qué firmó el contrato de patrocinio

El otro escollo que debía sortear era el convenio de no competencia con GA Telesis por dos años. Por ello, durante un tiempo Longo se mantuvo, en los papeles, fuera del negocio.

En 2014 llegó la gran oportunidad. IAG, empresa madre de British Airways, Iberia y Air Lingus, entre otras compañías, le ofrecía a Aeroset ser proveedor de piezas. Fue el primer contrato permanente de la compañía y la primera noticia que dejaron correr, para hacerse conocidos.

Tras haber conseguido ser proveedor de aerolíneas europeas como Lufthansa y Alitalia, el próximo objetivo de Longo es llegar al mercado chino. Por ello, la compañía decidió cambiar su sede fiscal de la isla de Malta a Hong Kong, para utilizar esa ciudad como base para el resto del país.

Por el momento, Aeroset no tiene previsto llegar a la Argentina. En ese contexto, el contrato con Racing parece no tener lógica.

"Es una decisión puramente emocional. Supe que Fiat dejaba de estar en la camiseta de Racing y quise que ese lugar fuera para Aeroset. Desde los negocios no te lo puedo explicar, pero voy a hacer todo lo posible para sacarle el jugo a este contrato. Por de pronto ya hubo gente de Air New Zealand, con quienes no trabajo, que vio el video de presentación en Linkedin y felicitaron a Aeroset. Me parece que van a surgir oportunidades nuevas con esta aventura", concluye Longo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar