El Cronista Comercial

Con una renuncia clave, la curtiembre de los Galperin decidió no emitir ON

Sadesa, que en mayo había entrado en el programa ATP, indicó que a raíz de la caída en la demnada de cueros tendrá menos necesidades de financiación. Miguel Galperin renunció al directorio 

La curtiembre de los Galperin se retira de la oferta pública de ON

En medio de la crisis por el Covid-19, Sadesa, la curtiembre de la familia Galperin, decidió salir de la oferta pública de obligaciones negociables (ON). La medida se aprobó por unanimidad en la úlitma asamblema ordinaria de accionistas de la compañía, que además aceptó la renuncia de Miguel Alejandro Galperin como director de la sociedad.

El alejamiento de Galperin del board se debe a motivos personales, según se indicó. Sin embargo, el hermano del fundador de MercadoLibre seguirá siendo el CEO de la curtiembre fundada por su abuelo, Walter Leach.

"La empresa decidió retirarse del régimen de oferta pública de obligaciones negociables porque no vemos la necesidad de utilizar esa herramienta en el corto y mediano plazo. El negocio está requiriendo menor financiación porque la demanda de nuestros productos se ve muy afectada por la pandemia", explicó a El Cronista, Gonzalo Sánchez Clariá, responsable de Relaciones con el Mercado de Sadesa y reemplazante de Galperin en el directorio.

A raíz de la pandemia y de la caída de la demanda, hay una baja en los precios de venta del cuero terminado. La compañía estima que la situación actual se va a mantener por un tiempo, con lo que estiman que tampoco será necesario de aumento de financiamiento en capital de trabajo.

Esta no es la primera señal de alarma que tuvo la curtiembre en lo que va del año. En mayo pasado, mediante una comunicación a la Comisión Nacional de Valores (CNV), la firma anunció que le había sido otorgado el beneficio del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) para el pago de salarios de sus 1426 empleados.

La cuarentena impulsó el consumo de vino en el hogar y compensó la baja en restaurantes

Sin la posibilidad de salir a pasear, reunirse con amigos o ir a comer a un restaurante, los argentinos apelaron al vino a la hora de darse algún gusto "en casa" durante el período de aislamiento social preventivo y obligatorio, iniciado el 20 de marzo pasado.

Al inicio de la cuarentena , la compañía tuvo que cerrar su planta situada en la localidad santafesina de Esperanza. Sin embargo, la actividad no se vio "seriamente afectada", ya que las curtiembres estuvieron entre las primeras en ser exceptuadas al aislamiento, sin que ello implique aún un desempeño normal.

Sin embargo, la propia empresa señalaba en los estados financieros cerrados el 31 de marzo que no estaba aún en condiciones de realizar una estimación razonable del impacto del Covid-19.

"Mucho dependerá de la recuperación de las economías y mercados que aseguren la demanda sostenida de nuestros productos", explicaba Sadesa a fines del primer trimestre del año. Asimismo, la empresa indicaba que su historial de rentabilidad, el acceso a los recursos financieros,  y las ayudas gubernamentales les permitiría sobrellevar la crisis.

Molinos vendió el predio donde están sus oficinas en más de u$s 20 millones

La alimenticia del Grupo Perez Companc utilizará el dinero para cancelar deudas, sin afectar su capacidad industrial. En el predio de Victoria hay, además, un centro logístico en desuso. 

En ese sentido, la empresa sostenía que tenía un bajo riesgo de liquidez: "El acceso a las fuentes de financiamiento está razonablemente asegurado para el caso en que esto fuera necesario". En el primer trimestre del año, Sadesa había tenido una ganancia de $ 32.893.984, contra solo $ 5.058.284 del mismo período de 2019. Ese resultado lo consiguió pese a que en los primeros tres meses de 2020 tuvo ventas totales por $ 2100 millones, un 25% menos que los $ 2800 millones facturados entre enero y marzo del año pasado.

Shopping