El Cronista Comercial

La cuarentena barrió los resultados positivos de Carrefour en el país

En el primer trimestre del año la cadena francesa había logrado incrementar las ventas, pero desde el inicio del confinamiento los números volvieron al terreno negativo a raíz del de la retracción en el consumo, los precios máximos y aumento de costos.

La cuarentena barrió los resultados positivos de Carrefour en el país

El primer trimestre del año parecía traer buenas noticias para Carrefour en la Argentina. Con un crecimiento de ventas brutas de 10,7 puntos por encima de la inflación, la cadena francesa parecía encontrar la salida a una crisis que arrastra desde hace varios años. Sin embargo, la irrupción de la cuarentena cambió el panorama por completo gracias a la caída en el consumo, las listas de precios máximos y el crecimiento de costos asociados por la pandemia.

Así, y pese que el el resultado operativo contable fue positivo por primera vez en 12 años, el resultado neto volvió al terreno negativo. Y en el contexto actual la compañía todavía no está en condiciones de pronosticar qué sucederá una vez que haya pasado la pandemia.

Fuentes que conocen la empresa indicaron que hubo dos momentos bien diferenciados dentro de la cuarentena. Las primeras dos semanas se produjo un incremento de compras porque los clientes buscaron acumular stock. A partir de ahí, empezó la caída.

En la primera mitad de 2020 Carrefour tuvo ventas brutas de 1239 millones de euros en los 594 locales que funcionan en el país. La compañía destacó en que el país tuvo una buena dinámica comercial con volúmenes en progresión continua.

"La consolidación del liderazgo en precios y la proximidad con los clientes son un activo diferencial", señala el retailer en sus estados financieros.

Sin embargo, las fuentes señalan que gran parte del volumen de venta del segundo trimestre se fue en los productos más básicos. Y hasta hace poco menos de dos semanas, muchos de los precios que ofrecía la cadena estaban congelados.

"Había precios máximos y caída del conusmo por un lado. Por el otro, un incremento de costos asociados a la medidas de seguridad para combatir el Covid-19 y un elevadísimo ausentismo que en algunas tiendas llega al 30%", explican.

De eso mismo habló el CEO local, Stéphane Maquaire, cuando anunció mediante un video que la empresa otorgaría un bono de compra de hasta $ 6000. El dinero se cobrará el próximo viernes los empleados dentro de convenio que trabajan en puestos de atención al público dentro de las sucursales.

"Nuestra empresa continúa frente a un contexto desafiante que se extendió más de lo que todos creíamos. Costos que continúan creciendo, precios congelados y un consumo aplanado",  explicó Maquaire en la pieza de comunicación interna y destacaba que el bono se significaba con "gran esfuerzo" para la compañía.

El bono anunciado no alcanza a quienes se encontraban de licencia por estar en grupos de riesgo ni al personal jerárquico que trabaja en las sucursales. Los reclamos no se hicieron esperar y empezaron a difundirse por redes sociales. 

En el mercado destacan, además, el notable crecimiento del comercio electrónico. De hecho, a la venta online con envío a domicilio que ya ofrecía antes de la pandemia, Carrefour sumó el servicio "Pedí y Retirá", que permite realizar una compra por Internet y pasar a buscarla por el local en menos de 24 horas y la compra telefónica con envío a domicilio para personas de más de 60 años.

"Igual, eso no compensa la caída de ventas en la tienda física, que en la Argentina sigue siendo dominante", dicen.

Otro de los cambios vino de la mano del formato de cercanía. Durante la cuarentena se incrementó la cantidad de productos por ticket en las tiendas que operan con la marca Exprés. Sin embargo, ese aumento fue en detrimento de las ventas en los súper e hipermercados, explican las fuentes.

Así, la recuperación que parecía estar al alcance de la mano a principios de año, se desvaneció como arena entre los dedos. Y ya nadie sabe cuánto tiempo podría llevar retomar la senda de crecimiento.

"No hay manera de prever. Todavía no se sabe cuándo termina la cuarentena, mucho menos se puede pronosticar qué va a pasar con el negocio. Hoy se hace un análisis día a día", explican fuentes cercanas a la empresa.

De hecho, un estudio realizado por la consultora PwC Argentina señala que si el aislamiento social finalizara hoy, el 28% de las compañías estiman que podrían volver a sus niveles normales de operación en un lapso de entre 6 y 12 meses y otro 28% en más de 12 meses. Un 20% cree que lo hará en menos de 1 mes, mientras que el 16% prevé hacerlo entre 3 y 6 meses y el 8% restante, entre 1 y 3 meses.

Tras varios años de crisis, en 2018 la cadena tuvo que tomar medidas drásticas que le aseguraran su sustentabilidad en el país. En abril de ese año Carrefour anunciaba que iniciaba un procedimiento preventivo de crisis.

El objetivo inicial era recortar cerca de 3000 puestos de trabajo y cerrar 26 sucursales. Sin embargo, los números finales estuvieron muy por debajo esas cifras. El proceso cerró luego de que unos 1000 empleados se acogieran al retiro voluntario y solo ocho tiendas bajaran la persiana.

El hombre encargado de poner encauzar la filial local de la compañía fue el francés Rami Baitiéh, que estuvo al frente del negocio local por menos de 18 meses. Había llegado al país en enero de 2018, en reemplazo de Daniel Fernández, "renunciado" a raíz de los malos resultados de la cadena, tras más de 28 años en la empresa, 12 de los cuales pasó como número uno.

La misión de Baitiéh tuvo recompensa y en mayo del año pasado fue trasladado a España, donde ahora dirige los destinos de una las filiales más grandes de la cadena fuera de Francia. Ese fue el momento en el que Maquaire llegó a la Argentina para hacer tomar las riendas de la cadena en el país.

Shopping