El Cronista Comercial
MIÉRCOLES 17/07/2019

La construcción busca mejorar su huella

La arquitectura de alto consumo energético es una de las industrias que más pone en riesgo al medio ambiente. A nivel nacional ya se está probando un plan que etiqueta las viviendas por su eficiencia. Qué medidas se están tomando en pos de la sustentabilidad.

La construcción busca mejorar su huella

Nuestros antepasados sabían a la perfección lo que era aprovechar los medios naturales a la hora de construir. Podríamos decir que la industria de la construcción tiene en su ADN el concepto de sustentabilidad. Sin embargo, hoy sabemos que construir es una de las actividades que más polución genera en el mundo y son varios los actores involucrados que se plantean cómo reducir la huella de carbono. La Comisión Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo de la ONU definió el concepto de sustentabilidad como la forma de satisfacer las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus propios requerimientos. En otras palabras, una vivienda sustentable debería tomar en cuenta, además del gasto energético y la polución puesta en juego a la hora de construirse, todo el ciclo de vida de los edificios, considerando su funcionalidad y los consumos que generará a futuro. "La industria debería ser más sustentable y se están dando algunos pasos para lograrlo. La Certificación LEED, que busca generar construcciones que impacten lo menos posible, está en marcha en nuestro país y es lo último en materia de control del impacto medioambiental. Ya tenemos dos edificios en la zona de Puerto Madero, al que se sumará el de Coca-Cola, en Vedia al 4000, que tiene una construcción LEED platino", explica Roberto Policichio, ingeniero y presidente Honorario del Consejo Profesional de Ingeniería Civil. 

Desde la Cámara Argentina de la Construcción plantean que si bien esta industria demanda grandes cantidades de consumo de materiales y energía, de los estudios realizados surge que, debido a la extensa vida útil de lo construido, la eficiencia en el uso de los recursos es mucho más significativa durante la vida útil de lo construido que en la etapa constructiva. "La Secretaria de Medioambiente y Desarrollo Sustentable está iniciando la construcción de 128 viviendas en distintas regiones bioclimáticas, usando los conceptos de la construcción sustentable, para monitorear y medir los potenciales ahorros de energía y condiciones de confort de estas viviendas", explican desde la Cámara y detallan que desde sus Áreas de Pensamiento Estratégico, Innovación y la Escuela de Gestión, están llevando adelante una serie de acciones en este sentido, como la presentación de las guías de buenas prácticas y variadas iniciativas desde la escuela de gestión de la construcción sobre evaluación ambiental y gestión de las obras.

Por otra parte, lo que hoy interesa no es sólo el consumo y los residuos generados durante la construcción en sí misma, sino también la previsión de la eficiencia energética de esos edificios durante sus años de vida útil. Y acá se llega al concepto de ecoeficiencia, que tiene que ver con el aprovechamiento del clima externo y del entorno para hacer un aprovechamiento eficiente de los recursos presentes en la zona. Una vivienda ecoeficiente es la que puede lograr un menor consumo energético, menor producción de residuos y contaminación. "Si bien es cierto que se está haciendo mucho en materia de energía limpia, todavía hoy los edificios consumen el 33% de nuestra matriz energética", explica Policichio y destaca que desde la Subsecretaría de Eficiencia Energética se puso en marcha un Plan Nacional de Etiquetado de viviendas, para el cual el Consejo colaboró directamente: "se trata de conocer de antemano cuántos KW por metro cuadrado necesita o va a consumir una edificación y determinar así el índice de prestación energética (IPE) para clasificar la eficiencia de las viviendas". Algo similar al etiquetado de consumo de electrodomésticos. La prueba piloto se realizó con éxito en Santa Fe y avanzará próximamente en Bariloche. "Estuvimos subsidiando la contaminación ambiental durante tantos años destinando fondos a empresas de energía proveniente de combustibles fósiles. Hoy tenemos que empezar a destinar esos fondos a nuevos proyectos de generación", enfatiza Policichio.

Novedades del sector

Los profesionales coinciden en que las tecnologías asociadas a la construcción sustentable son conocidas y están disponibles en el mercado. Lo que falta es una difusión mayor de sus ventajas. Se trata de un cambio cultural. La llamada "construcción en seco" está muy extendida en el mundo y su eficacia está comprobada en materia de simplicidad y ahorro de recursos al momento de construir, así como también en su durabilidad y mejor aprovechamiento de la energía durante su vida útil. Desde la Cámara Argentina del Acero explican que "se reducen notablemente los tiempos del esquema logístico y de montaje. Se puede montar un barrio de unas 100 viviendas unifamiliares en 120 días. Estos sistemas no utilizan agua y la combinación con materiales aislantes les permite cumplir con el denominado 'nivel B' de la norma IRAM 11.605 en términos de aislación térmica". Concretamente, con la construcción en acerco y la modalidad de Steel Framing, que es una de las más extendidas, se reduce el consumo de agua hasta un 90% y se obtienen hasta 60% de ahorros en el consumo de energía destinada a climatización, porque tienen tres veces más aislación térmica que la de un muro cerámico hueco de 18 cm, por ejemplo. Además de este tipo de alternativas, existen otras novedades que la industria está incorporando de a poco, como los paneles fotovoltaicos implementados en la misma estructura (piel) del edificio "Eso va a producir que ese edificio se mantenga con energía limpia", detalla Pilicichio. 

Las condiciones para acelerar el cambio están dadas aunque muchas de ellas tardan en llegar e implementarse.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo