El Cronista Comercial

Kolonski: "La energía solar no resuelve el 100% del problema pero sí el 50%"

El presidente de Intermepro, describe las oportunidades y desafíos que tiene esta fuente en el país.

Kolonski:

Unos 500.000 hogares tendrán instalados paneles solares para abastecer cerca de un 20% de su consumo de energía eléctrica en 2030, si la generación distribuida pudiera cumplir el objetivo oficial de alcanzar los 1000 MW de potencia en los próximos 10 años. Uno de los jugadores que ganará espacio en ese mercado es Intermepro. Adríán Kolonski, su presidente, explica que, el próximo año, tendrá un desembarco masivo en América latina, que representará el 50% de su facturación.

¿Qué son las soluciones que venden al mercado?

Somos cuatro socios que empezamos hace cinco años, con foco en la sustentabilidad energética. Nuestro core es la energía solar fotovoltaica. Tenemos relación directa y somos distribuidores exclusivos de marcas reconocidas a nivel mundial en todas las fases de lo vinculado a los componentes que se necesitan para generar energía solar, como Schneider Electric (Francia), GCL (China), Tigo Energy y Betta Batteries (Estados Unidos), y Luminous (India).

¿Con qué proyectos trabajaron?

Usuarios finales y proyectos corporativos. Una instalación de 3 a 4 kW (que es usual para una casa) hasta una de 300 kW como el de Programa Provincial de Incentivos para la Generación Eléctrica Distribuida (Proinged) para la provincia de Buenos Aires (Desvío Aguirre, Tandil). También, somos proveedores del Parque Nacional de Gualeguaychú, Entre Ríos y 40 parques nacionales más. Estamos techando un shopping en Mendoza y la municipalidad de Córdoba. Son proyectos gubernamentales, privados e individuos.

¿Por qué se abocaron a este modelo de negocios?

El concepto de energía solar es que puede ser distribuida y es muy poderoso mirando a futuro. Y se puede generar el volumen de energía que se quiera de acuerdo a la superficie. Con la generación distribuida, se diversifica el modelo actual, que requiere generar grandes cantidades de energía y transportarla. Ese modelo está en crisis porque las redes de distribución no pueden avanzar a la misma velocidad que la generación. Entonces, no existe la capacidad para evacuar la energía.

Transportar y distribuir la energía es cara, entre el tendido de las redes, la transformación de la tensión y corriente, el desperdicio (pérdidas que hay que calcular). Si la energía se consume en el lugar donde se genera, aumenta la eficiencia y baja la carga de la redes. Ni hablar cuando esa energía abastece una zona en donde no llega la red. La energía solar no resolverá el 100% del problema pero sí, tal vez el 50%, y va a generar nuevas economías: paneles en escuela y edificios, por ejemplo.

También se disminuirán las posibilidades de colapso. El modelo es popular en Europa o la costa este de Estados Unidos.

El Gobierno tiene la meta de alcanzar los 1000 MW en generación distribuida para 2030. ¿Qué tan viable es?

Cada instalación hogareña podría tener entre 2 y 3 kW. Para los 1000 MW, se necesitarán unos 500.000 hogares sobre un total aproximado de 10 millones. Es difícil establecer cuántos van a poder migrar porque hay factores como el financiamiento. Tenemos un acuerdo para que el Banco Nación les ofrezca a sus 4 millones de clientes financiamiento sobre nuestros kits.

¿Qué desafíos encuentra para alcanzar esa meta?

Conceptualmente, la energía distribuida va a necesitar que termine el proceso de "sinceramiento" de tarifas. Cuesta dimensionar el ahorro con el valor del equipo en relación a la tarifa plena que a una subsidiada.

A corto plazo, también se necesitan tasas más bajas. El producto se puede usar durante 25 años y estaría bien que en cinco años se repague.

¿Puede cambiar también el modelo de desarrollo de las energías renovables en Argentina?

Sí. Las grandes licitaciones como RenovAr tienden a quedar discontinuadas y se van a atender demandas puntuales. Empresas que tienen un consumo importante van a generar cerca de su planta, en nodos cercanos; plantas pequeñas generarán energía en donde se consume. Nuestro parque para Proinged va a generar energía en Tandil para la cooperativa de la ciudad.

¿Qué beneficios puede tener una empresa al colocar paneles solares en su techo?

Una empresa que tiene 20.000 metros cuadrados en el techo, probablemente quiera aprovecharlo. El valor de la energía solar es que una vez que definiste la rentabilidad, el costo es fijo durante 25 años. Y cerrar el costo de la energía es reducir la volatilidad. Una empresa que logra abastecerse el 20% de su energía baja su curva de consumo, baja el pico y la rentabilidad crece.

Además de las soluciones para el mercado interno, ¿tienen pensado exportar para la región?

Hoy ya tenemos una estrategia de regionalización en marcha. Como somos distribuidores de estas soluciones, ya vendimos en Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, República Dominicana. La región latinoamericana está virgen en este campo y aspiramos a que en el próximo año el 50% de nuestra facturación sea de negocios que se desarrollen en otros países, desde un 10% actual.

Hicimos un evento en Santa Cruz de la Sierra con 100 interesados. Y creemos que será muy fácil que este mercado en la Argentina crezca 200% o 300% en los próximos años si llega a haber estabilidad económica y el crédito aparece.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo