El Cronista Comercial
SÁBADO 20/07/2019

Justicia brasileña pospone la alianza entre Embraer y Boeing

El acuerdo quedaría pospuesto para 2019. El joint venture incluye que 80% de la operación de aviones comerciales de Embraer sea manejado por la compañía estadounidense. 

Boeing y Embrear no podrán firmar un acuerdo, todavía. Un juez federal brasileño emitió el jueves un interdicto que congeló un lazo entre ambos fabricantes de aviones que el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, asume su cargo el próximo mes, lo que les quitó la posibilidad a ambas compañías de cerrar el acuerdo en 2018.

El propósito de Embraer era transferir su unidad de jet comercial a Boeing a través de una empresa conjunta. No obstante, el juez Victorio Giuzio Neto ordenó a las empresas que “suspendieran provisionalmente cualquier efecto concreto de una eventual decisión del consejo de administración de Embraer”.

En julio, tras meses de negociaciones, Embraer y Boeing llegaron a un acuerdo de joint venture por un valor de u$s 4.750 millones. El acuerdo, también, le daría a Boeing el 80% de la operación de los aviones comerciales de Embraer y así la compañía estadounidense también ganaría un punto de apoyo estratégico en el segmento de aviones regionales más pequeños, para enfrentarse a la competencia de Airbus.

El magistrado añadió que el cambio de gobierno del 1 de enero "aconseja evitar que se produzcan acciones concretas en este periodo que creen una situación de hecho de difícil o imposible reversión a través de la concreción” del acuerdo entre ambas empresas.

Anteriormente, la orden había sido presentada originalmente por legisladores del Partido de los Trabajadores (PT), que cuenta con el apoyo de los sindicatos y se opone al acuerdo. “La venta de Embraer es profundamente perjudicial para los intereses de Brasil", dijo Carlos Zarattini, diputado federal del PT. "Significaría que nuestra tecnología aeronáutica sería totalmente transferida a Boeing y, con ello, perderíamos una gran empresa”.

Desde el banco de inversiones Baird, Peter Arment, un analista principal, sostuvo: “Esta empresa conjunta todavía tiene un largo camino por recorrer, y consideramos que estas últimas noticias no son una sorpresa, ya que los sindicatos se han pronunciado en contra de la empresa conjunta”.

Si bien Embraer es una empresa pública, el Gobierno de Brasil tiene una participación especial con poder de veto. Tras la noticia de la sentencia judicial, sus acciones cayeron bruscamente.

Algunos analistas creen que el Gobierno entrante, con Bolsonaro a la cabeza –ex Capitán del Ejército–, dará el visto bueno al acuerdo, ya que excluye la unidad de defensa del fabricante de aviones brasileño. “En última instancia, todavía vemos que esta empresa conjunta sigue adelante, especialmente con el presidente electo Jair Bolsonaro apoyando la transacción”, dijo Arment.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo