El Cronista Comercial

Grimoldi buscará crear un fideicomiso por $ 800 millones

La cadena especializada en calzado inició el Procedimiento Preventivo de Crisis hace menos de un mes y busca reestructurarse para reducir costos. 

Grimoldi buscará crear un fideicomiso por $ 800 millones

El próximo 18 de julio, el Directorio de la cadena Grimoldi, especializada en fabricar y comercializar calzado, intentará dar un nuevo paso en su estrategia por salvar a la compañía de la crisis. La cúpula de la firma intentará aprobar la creación de un fideicomiso por hasta $ 800 millones. Con más de 100 años en el negocio, la compañía enfrenta una de sus peores crisis tras registrar en 2018 su primer ejercicio con pérdidas desde la debacle económica de 2001. A esto se le suma el reciente inicio del Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) a fines de mayo, con el objetivo de “reducir la estructura de costos a fin de adecuarla al nivel de actividad actual”, según la nota enviada a la Bolsa que lleva la rúbrica de su apoderado, Alberto Ignacio Grimoldi.

De acuerdo a la orden del día de la próxima Asamblea General Extraordinaria convocada por el Directorio de la empresa, se tratará la creación de un Programa Global de Emisión de Valores Fiduciarios por un monto máximo de $ 800 millones y/o su equivalente en otras monedas. A su vez, los accionistas tendrán que decidir si delegan o no en la cúpula directiva las facultades para determinar los términos y condiciones de este fideicomiso. Consultados por El Cronista sobre el objetivo detrás de esta estrategia, desde Grimoldi prefirieron no brindar detalles. “Lamentablemente al estar en el medio de un Procedimiento Preventivo de Crisis, y hasta tanto no se llegue a un acuerdo por este tema, nuestros asesores legales nos aconsejan no dar información”, respondieron.

De acuerdo a lo mencionado por la compañía, cuya mayoría accionaria está controlada por la propia familia Grimoldi, el PPC le permitiría adecuar las estructuras de recursos humanos en algunos sectores. En tanto, según detallaron en aquel momento, no descartaban cerrar locales y planeaban negociar un 10% de los puestos de trabajo.

En el primer trimestre del presente año, la firma reportó una pérdida un resultado integral neto en rojo de $ 83.320.963, compensado en parte por las operaciones en el extranjero, sino hubiera cerrado con una cifra negativa de $ 91.749.301.  Durante ese período, las ventas cayeron un 41% versus enero-marzo de 2018, aunque Grimoldi señala en su reporte de resultados que el primer trimestre de 2018 había sido el mejor en los últimos 25 años.

Para lo que queda del año, Grimoldi tiene que afrontar dos pagos de su serie VIII de Obligaciones Negociables, suscripta en julio de 2017. La compañía ya lleva siete pagos por un total más de $ 186 millones, de los $ 250 millones colocados hace casi un año. El vencimiento de este programa se producirá en julio de 2020, año en el que tendrá que realizar otras tres erogaciones.

Recientemente, la calificadora Fix SCR, afiliada local de Fitch Ratings, le bajó la calificación a estas ON de BBB-(arg) a BB(arg) y le asignó perspectiva negativa. "La compañía continúa presentando un elevado riesgo de refinanciación de sus pasivos de corto plazo", apuntó el informe con fecha del 3 de junio.

Por otro lado, según sus últimos estados contables correspondientes a enero-marzo de 2019, la empresa tiene créditos a vencer por $ 801 millones, de los cuales $ 662 millones corresponden a los próximos tres meses y $ 33,8 millones a los seis meses siguientes. En tanto, también posee deudas por $ 1866 millones a vencer, con $ 807 millones representados en moneda extranjera.

La deuda en dólares fue uno de los principales detonantes de la crisis de la compañía, la cual se fue volviendo cada vez más abultada, al ser traducida en pesos, producto de la devaluación. A marzo de este año, Grimoldi acumulaba un pasivo corriente en moneda extranjera de $ 763.055.356. De este monto, unos $ 543 millones correspondían a deudas comerciales, explicado por un pasivo de u$s 11,3 millones y 4,4 millones de reales; mientras que unos $ 219 millones pertenecían a deudas bancarias financieras.

Además de la caída del consumo que incidió sobre las ventas del sector del calzado en general, otro de los puntos que afectó los números de la empresa tuvo que ver con la gran participación de los productos importados en sus ventas. Si bien Grimoldi posee una planta industrial en Arroyo Seco y una especializada en suelas ubicada en Pilar, el 80% de sus ventas en 2018 fueron elementos importados. “El consumidor comenzará en breve a tener mejores expectativas de futuro, influyendo esto en el consumo en general y la rentabilidad de las empresas”, señaló la compañía en el primer balance trimestral del año.

Comentarios1
Carlos Pamuni
Carlos Pamuni 21/06/2019 10:35:33

Mientras no bajen los precios que son prohibitivos se van a fundir!

Recomendado para tí


Seguí leyendo