El Cronista Comercial
LUNES 22/07/2019

Fuks, de WeWork: "El contexto del país no impedirá la inauguración de nuevos espacios"

En Palabra de CEO, el líder de las operaciones regionales del gigante global de espacios colaborativos de trabajo asegura que, pese a la coyuntura adversa para el sector inmobiliario, crece el uso de oficinas compartidas y que la compañía, que ya tiene tres sedes en el país, no detendrá sus proyectos a nivel local. La Argentina es un mercado clave en el plan de expansión de la empresa por América latina

Fuks, de WeWork:

A pesar de que las cifras del mercado inmobiliario local se encuentran en rojo, el segmento de oficinas compartidas goza de una buena salud. Así lo asegura Patricio Fuks, CEO de WeWork para América latina.

"Los modelos colaborativos que dan lugar a espacios de trabajo flexible, que comprenden desde un escritorio individual para un freelancer hasta un piso privado para una empresa, junto con la oferta de instalaciones de uso común, cada vez toman más fuerza", sostiene.

Antes de estar al frente de las operaciones regionales del gigante estadounidense de espacios colaborativos de trabajo, Fuks fundó, en 2004, Fen Hoteles, firma gerenciadora y franquiciante de las marcas Dazzler Hoteles y Esplendor Hoteles Boutique. Fue esa experiencia la que lo llevó, en 2015, a dar una charla sobre emprendedurismo en Nueva York.

Lo que Fuks no sabía era que allí le tocaría compartir escenario con Adam Neumann, el joven israelita cofundador, junto a Miguel McKelvey, de WeWork. A Fuks, le encantó la empresa de Neumann y él le pareció "un genio fuera de serie". Desde entonces, el ejecutivo, que se define como un "emprendedor inquieto", forma parte de la compañía.

Según Financial Times, WeWork persigue un objetivo ambicioso a nivel global y en 2018 se convirtió en el mayor jugador de su segmento, con sus principales sedes de Londres y Nueva York como focos centrales de su expansión. Hoy, posee oficinas en más de 100 ciudades en 24 países de todo el mundo. 

En la Argentina, la empresa abrió tres espacios en los últimos dos años, que alojan a más de 5000 miembros. El primero que inauguró en mayo de 2017 fue Torre Bellini, ubicada en Esmeralda 950, en pleno microcentro porteño, que cuenta con 25 pisos y 2400 escritorios. El segundo en abrir sus puertas en mayo de 2018 fue el complejo situado en Libertador al 1000, en Vicente López, con 14 pisos y 12.000 metros cuadrados. A estos dos edificios que WeWork opera en su totalidad, se suman los tres pisos inaugurados en noviembre del año pasado en la Torre IBM de Catalinas Norte, en Ingeniero Enrique Butty 275, en el barrio de Retiro. 

Tras su consolidación en los Estados Unidos y Europa, la compañía proyecta seguir creciendo en América latina. En este sentido, la Argentina se perfila como un mercado clave en su plan de desarrollo. 

Fuks confirma que el contexto recesivo que atraviesa el país no impedirá la inauguración de dos nuevos espacios este año. Tal como WeWork le adelantó a El Cronista en noviembre pasado, uno de ellos será el más grande en América latina y estará ubicado en Corrientes y Esmeralda, donde funcionaba antes el Teatro Odeón, con 37 pisos y 21.500 metros cuadrados. El segundo, en tanto, será el primer desembarco en la zona de Palermo, en Arguibel 2860.

-¿Cuáles son los desafíos que enfrenta en la actualidad el mercado local de espacios colaborativos de trabajo, ahora que la tendencia empezó a afianzarse en el país? 

-No veo un desafío con respecto a tener que imponer un concepto y explicar de qué se trata. La gente ya sabe lo que es WeWork: un lugar que crea comunidad y va más allá del coworking. Intentamos dar respuesta a necesidades insatisfechas.

En este sentido, el hecho de moverse en un ámbito de networking como el nuestro se relaciona con el modo en que vivimos hoy. Promovemos la interacción y la conectividad.

Nuestro reto actual es conseguir nuevas locaciones para abrir más espacios. El mercado local todavía tiene un potencial enorme, hay players que están haciendo las cosas muy bien. 

-¿Cómo impactó la devaluación en el segmento? 

-Supimos sacarle provecho a la coyuntura. Algo parecido ocurrió cuando desembarcamos en Ciudad de México y San Pablo, aunque en las dos ciudades, a diferencia de Buenos Aires, había una sobreoferta de oficinas, a raíz de la entrada de grandes capitales en ambos países. 

En un contexto recesivo, suelen presentarse oportunidades que posiblemente no existirían si el mercado estuviese activo. Así, conseguimos edificios que, tal vez, en otro momento, no habríamos obtenido y cuyos dueños estaban teniendo dificultades para vender. 

-¿Por qué WeWork puso el foco en América latina?

-El plan de crecimiento global es muy ambicioso. Proyectamos aperturas en todo el planeta. Acabamos de firmar un contrato en Sudáfrica, que será nuestra puerta de entrada al continente africano.

Particularmente, notamos un crecimiento fenomenal en América latina. Siempre confié en su potencial. La modalidad del coworking representa al menos el 1% de las oficinas en alquiler que hay hoy en el mundo. Se estima que en los próximos años la cifra podría ascender al 20%. La industria tiene por delante un crecimiento impensado.

-¿Costó que la empresa pusiera el ojo en la región?

-Ya tenemos presencia en seis países y en breve estaremos arribando en Costa Rica. En total, llevamos cerca de 60 edificios abiertos, que cuentan con más de 60.000 miembros.

Las multinacionales no suelen darle mucha importancia a América latina. Se vuelcan más por el mercado asiático y, dentro de él, por China, fundamentalmente. No hay muchas empresas de origen extranjero que hayan tenido una penetración tan grande en la región como la que logró WeWork.

-¿Por qué la Argentina es la principal sede de las operaciones de la América latina?

-Así lo decidimos cuando trazamos el plan de expansión por América latina, aunque no sabíamos dónde ibamos a registrar el mayor crecimiento. Pese a que hoy el headquarter está en nuestro país, tenemos oficinas bastante nutridas en México y Brasil.

-¿Cuáles son los proyectos próximos que tiene en mente WeWork para la Argentina? 

-El principal objetivo es apostar a la apertura de nuevas sedes y seguir buscando edificios adonde instalarnos. 

-¿Planean abrir en el corto plazo nuevos espacios de oficinas compartidas? 

-Tenemos previsto inaugurar dos espacios este año. Permanentemente, estamos evaluando locaciones para futuras inauguraciones y esperamos cerrar varios contratos próximamente.

-¿Cuál es el nivel de ocupación actual de las oficinas de WeWork y qué porcentaje representan los enterprises? 

-Nuestros edificios están al 90% de la ocupación, el 50% corresponde a grandes empresas. El número incrementó muchísimo. El año pasado, se ubicó en torno al 18% y el año que viene probablemente se posicionará alrededor del 66 por ciento. 

El foco en los enterprises

En la actualidad, WeWork decidió enfocarse en atraer a las grandes empresas y dejar un poco de lado a los entrepreneurs. "Nos da más previsibilidad y sustentabilidad a nuestro negocio, al asegurarnos contratos más largos", explica Patricio Fuks, CEO a cargo de las operaciones regionales del gigante de espacios colaborativos de trabajo de origen estadounidense.

"Al mismo tiempo, les solucionamos varios problemas a las empresas, ya que se olvidan de cuestiones administrativas (nosotros nos encargamos de ellas, ofreciéndoles facilidades). Es un win-win", aclara el ejecutivo. En este sentido, Fuks agrega que el contexto económico que atraviesa el país impulsó a las grandes compañías a mudarse a espacios como WeWork, ya que les resulta atractivo crecer o achicarse sin dificultades.

Igualmente, el directivo afirma que las empresas buscan una cultura laboral en línea con el modo de vida actual, más allá de la coyuntura de la Argentina.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo