El Cronista Comercial

Freno a las contrataciones y salarios congelados, el cóctel de las empresas contra el Covid-19

Los firmas cuidan sus márgenes para garantizar la sostenibilidad de sus negocios ante una crisis inédita. Pesimismo económico para más de la mitad de las firmas, que también apelan a programas de separación voluntaria o jubilaciones anticipadas

Freno a las contrataciones y salarios congelados, el cóctel de las empresas contra el Covid-19

Durante la prolongada cuarentena local, las empresas decidieron poner un freno en las contrataciones, retrasaron aumentos por mérito y, además, congelaron salarios para proteger sus negocios, especialmente en un contexto en donde más de la mitad de las firmas espera que la contracción económica continúe hasta fin de año tras la pandemia del coronavirus , aseguró un informe.

La caída en la actividad y el consumo complicó la situación de la economía real argentina, que ya venía golpeada previamente. Tras un relevamiento elaborado por la consultora Willis Towers Watson entre el 26 de mayo y 10 de junio en base a 86 empresas, el 55% de las firmas locales aseguró que la crisis que desató el virus tendrá consecuencias negativas en los próximos seis meses, mientras que el 37% creen que se extenderán durante un año.

El último dato oficial arrojó que la economía se desplomó en mayo 20,6%, ubicándose así a niveles de 2006. Sin embargo, la actividad está empezando a recuperar lentamente y, según FIEL, en junio la industria avanzó 9,4% intermensual.

En este contexto y con la intención de cuidar sus márgenes, el 46% de las compañías consultadas detuvo o redujo el ritmo de contratación laboral, mientras que un 5% planea tomar este tipo de medidas y el 17% lo está considerando. Además, el 1% realizó despidos temporales sin goce de sueldo y sólo el 10% aumentó la dotación.

Los despidos, los programas de separación voluntaria o la posibilidad de establecer jubilaciones anticipadas para lo que resta del 2020 también fueron consideradas por, aproximadamente, el 17% de los encuestados. A modo de ejemplo, una cuarta parte de los empleadores está comunicándose con los trabajadores próximos a la jubilación para averiguar sobre su situación financiera y un posible asesoramiento, planes de retiro e inclusive la posibilidad de brindar herramientas y materiales educativos.

Otra variable que tomó relevancia para controlar los costos ante una crisis inédita fue, por ejemplo, la reducción o el retraso de subas salariales por productividad: el 36% de los directivos ejecutó esta decisión, en tanto el 5% lo planea y un 16 por ciento lo considera.

El management de las compañías también congeló salarios (13%), limitó el valor de bonos anuales extra (12%) y, en menor medida, redujo sueldos (1%). En la vereda de enfrente, solo el 10% dio aumentos salariales.

El home office toma relevancia

Una vez acomodada su implementación, el teletrabajo se está consagrando entre los trabajadores. Con mayor aprobación entre la plantilla, también permite a las firmas ahorrar en gastos de servicios, oficinas e inclusive de beneficios.

Por esta razón, el 70% de los empleadores aseguró que el trabajo desde casa continuará siendo obligatorio hasta fin de año, mientras que apenas el 11% alternará equipos de trabajo en las oficinas. 

El Gobierno nacional promulgó este viernes la Ley de Teletrabajo, aprobada en el Congreso nacional el último 30 de julio, y que establece presupuestos legales mínimos para regular la modalidad de esta nueva actividad laboral. Entrará en vigor en los próximos 90 días.

Entre los supuestos que establece la ley, el empleador deberá garantizar la compensación por los mayores gastos en conectividad y consumo de servicios que deba afrontar como, por ejemplo, de Internet. Los datos del estudio, en tanto, arrojan una realidad diferente: sólo el 7% de los empleadores decidió proporcionar subsidios a sus trabajadores para compensar los costos del trabajo remoto, mientras que el 6% lo planea y el 24% lo está considerando. Es decir, el 64% restante todavía no tomó una decisión al respecto.

Shopping