El Cronista Comercial

Ford no hará en la Argentina la pick-up para Volkswagen

Lo comunicó la estadounidense a sus proveedores. No obstante, el proyecto Cyclone, resultado de la alianza global entre ambas automotrices, continuará en otros mercados. En Pacheco, el óvalo seguirá haciendo la Ranger y la alemana, la Amarok

Ford no hará en la Argentina la pick-up para Volkswagen

Pablo Di Si, presidente de Volkswagen Sudamérica, es un tipo tenaz. Desde hace más de un año, cuando la alemana anunció su alianza global con Ford, se rebeló contra que la estadounidense sea el fabricante de la próxima generación de su modelo Amarok. Ambas casas matrices habían acordado que el gigante del óvalo produzca las pick-ups para las dos marcas. Con esa premisa, incluso, se pusieron en marcha equipos de trabajo, orientados hacia ese objetivo. El mes pasado, el CEO global de VW, Herbert Diess, presentó los primeros renders del denominado Proyecto Cyclone, la pick-up mediana de la que derivarían las futuras Ranger, de Ford, y Amarok.

En la Argentina, donde sólo un alambrado separa a ambas automotrices, la filial de Ford hacía meses que encarrilaba diálogos con autopartistas para el desarrollo del producto conjunto. Pero este viernes, la terminal estadounidense le informó a sus proveedores la cancelación del proyecto, al menos, en la región.

Así lo confirmó una fuente autopartista, consultada por este diario, luego de que trascendiera públicamente la información. Las terminales, en tanto, no hicieron referencia a la situación.

Ford produce en Pacheco las sucesivas generaciones de la pick-up mediana Ranger desde 2003. En 2007, VW inició, del otro lado de la cerca, la de Amarok, el primer vehículo de este tipo de su historia. Durante todo el año pasado, la filial del óvalo le dio arranque al motor para fabricarlas a un régimen de 125.000 unidades anuales, muy cerca de la capacidad máxima del complejo Henry Ford (140.000).

Pero pasó a punto muerto antes de que Gabriel López, el CEO local de Ford, pudiera pasar el cambio a primera.

“Cambiaron las condiciones”, analiza una fuente del autopartismo. A fines de 2017, Volkswagen anunció su proyecto industrial más ambicioso en el país: u$s 650 millones para ampliar la capacidad de su planta de Pacheco y desarrollar un nuevo modelo, el utilitario deportivo Tarek. La alemana desembolsó otros u$s 150 millones en su fábrica de cajas de cambios, en Córdoba.

El horizonte –cuanti y cualitativo- de la industria automotriz –y del país, en general- era otro. El sector apuntaba a fabricar 750.000 unidades en 2019. Terminaron siendo 315.000, su nivel más bajo en 15 años. El mercado interno, en tanto, se derrumbó 43%, a 460.000 patentamientos. En el primer trimestre de 2020 –coronavirus mediante– cayó otro 49,5 por ciento.

El sector apuntaba a fabricar 750.000 unidades en 2019. Terminaron siendo 315.000, su nivel más bajo en 15 años. El mercado interno, en tanto, se derrumbó 43%, a 460.000 patentamientos. En el primer trimestre de 2020 –coronavirus mediante– cayó otro 49,5 por ciento.

“Con Tarek, tenemos un programa muy interesante. Pero necesito un mercado un poco más fuerte: el actual es chico”, reconocía Thomas Oswianski, CEO de Volkswagen Argentina, dos meses atrás.

VW tiene ejecutado el 90% de la inversión en el nuevo modelo, tal cual ratificó en enero a Alberto Fernández , durante la visita del Presidente a Alemania. Sin embargo, la crisis hizo que se extendieran los plazos: este mes, debía empezar la producción de las unidades pre-serie, con miras a su lanzamiento industrial para inicios del año próximo. Esa fecha –que ya acumula una postergación- ahora entró en duda por la parálisis a la que obligó la cuarentena.

En 2019, Volkswagen produjo menos de 50.000 unidades en Pacheco. Habían sido 76.700 en 2018. Además de la caída del mercado, influyó la salida de producción de Suran, modelo que la planta hacía desde 2006 y que, en 2018, aportó 25.000 unidades.

Para 2020, Oswianski definió un programa de producción similar al de 2019. “Es un poco bajo. El gran salto se dará en 2021, con el nuevo producto”, explicaba. No lo afirmaba a viva voz. Pero ese supuesto incluía la continuidad de Amarok en su renovada línea de ensamblaje. Tras la inversión, VW Argentina quedaría con una capacidad instalada de 120.000 unidades anuales, 30% superior a la de antes del desembolso. Una dimensión que, sin las 50.000 unidades de Amarok, holgaría para el nuevo vehículo por sí solo.

Volkswagen se aprestaba a celebrar sus 40 años en el país y los 25, desde la inauguración de su fábrica de Pacheco. Una presencia que tiene todas las intenciones de continuar.

El mes pasado, Herbert Diess, CEO global de VW, había develado un boceto sobre cómo será la futura Amarok, que saldrá al mercado en 2022. El año pasado, el mismo ejecutivo había anticipado que ese producto sería uno de los primeros resultados de la colaboración con Ford.

“A través de la alianza, Ford desarrollará y fabricará pick-ups medianas para ambas compañías, las cuales se espera que lleguen al mercado en 2022”, se había escrito, de hecho, en el comunicado oficial de la constitución de la alianza, en enero del año pasado.

Una frase a la que, desde ese mismo día, Di Si se resistió.

Contactados por El Cronista, voceros de Volkswagen respondieron que no hay cambios en los planes actuales de la filial. “Estamos trabajando en nuestros planes para la ambiciosa colaboración global entre Ford y VW a través de vehículos eléctricos y autónomos, furgonetas comerciales y pick-ups medianas. Esperamos proporcionar conjuntamente una actualización de nuestra asociación”, agregaron, anticipando que, pronto, se difundirán detalles de los proyectos acordados con su nuevo socio global.

En tanto, en la filial de Ford, afirmaron que los planes de la empresa para su modelo Ranger en América del Sur no cambiaron. "Estamos comprometidos en ser competitivos en el segmento de pick-ups medianas en la región", agregaron.

¿Por qué, entonces, se truncó el Proyecto Cyclone en la Argentina? "Ford no comenta sobre el negocio de otras empresas", respondieron.