El Cronista Comercial
DOMINGO 16/06/2019

Finca Flichman planea comprar otra bodega para ganar escala

El grupo portugués Sogrape, su propietario, apunta a una empresa de tamaño similar y con marcas instaladas. Ya invirtió u$s 15 millones en mejoras y máquinas y ganó eficiencia, basado en un modelo de consumo masivo. Así, logró en 2018 una rentabilidad récord 

Finca Flichman logra rentabilidad récord y planea comprar otra bodega

En tiempos de crisis en consumo de vino, Finca Flichman logró registrar una rentabilidad récord, tras encarar un proceso de simplificación de marcas y de inversión en mejoras, bajo un modelo ajeno al mundo del vino, que suele aplicarse en empresas de consumo masivo. Para continuar mejorando su eficiencia, el portugués Grupo Sogrape, dueño de la empresa, busca otra bodega para adquirir y, así, ganar más escala.

"Sogrape está realizando compras en el mundo; el año pasado adquirió tres bodegas en España y una en Portugal. Está a la expectativa de ver qué pasa con el año electoral en la Argentina. La vitivinícola es una industria que necesita escala; se puede ser una bodega boutique o una grande, pero ser mediana no es lo ideal. Por eso, estuvimos buscando variantes, para definir si adquirimos una bodega o hacemos un joint venture. Pero aún no hay nada cerrado a muy corto plazo; estamos a la espera de que pasen las elecciones para definir", comentó Gastón Lo Russo, CEO de Finca Flichman desde octubre de 2015.

En particular, apuntan a una bodega de similar tamaño que Finca Flichman, con marcas ya instaladas, para fusionar a ambas en una más grande, aclaró Lo Russo.

Mientras tanto, para ganar eficiencia, la empresa encaró un proceso de simplificación de marcas y recibió u$s 15 millones de Sogrape entre 2018 y 2019 para renovar la infraestructura, maquinarias y equipamiento, reconvertir viñedos, sistemas de riego y mejoras edilicias en la bodega.

"Encaramos un proceso de reducción de complejidad, para enfocarnos en pocas marcas: Finca Flichman Roble, Misterio, Caballero de la Cepa y Dedicado, tanto para el mercado interno como para el externo, donde estamos en 60 países. El objetivo era estandarizar el portfolio. Teníamos 700 referencias, las reducimos a menos de un cuarto, a 150. Eran diferentes marcas para diversos países; eso nos permitió lograr un nivel de eficiencia más similar a marcas de consumo masivo que a las del vino", explicó Lo Russo.

Para aplicar esa estrategia, el ejecutivo apeló a su experiencia en consumo masivo; estuvo a cargo de la reducción de complejidad a nivel global de SC Johnson, coordinando un proceso que incluía a varias plantas de producción y de productos en más de 50 países. "Cuando llegué a la industria vitivinícola no entendía por qué en empresas tan pequeñas la complejidad era tan alta", comentó. Así, apeló un modelo más propio de empresas de consumo masivo que del mundo del vino.

Pero, al mismo tiempo, se centraron en la calidad y en la premiumización de su cartera. "Dejamos de vender las líneas de menor precio, que no eran rentables, para enfocarnos en media y alta gama; simplificamos el portfolio pero elevando la calidad. En el mundo del vino hay miedo a perder la calidad y lo artesanal y, por eso, a veces todo se hace complejo; pero nosotros mejoramos la calidad. Incluso logramos 97 puntos en Decanter con Dedicado Gran Corte", explicó.

Por este proceso, Finca Flichman produce actualmente 6 millones de litros; menos que antes, pero enfocada en las líneas y marcas mas rentables. Vende vinos desde $ 120 (Finca Flichman Roble) a $ 1500 (Dedicado Vineyards Gran Corte, su ícono).

Además, en los últimos dos años también encaró una renovación de la empresa, incorporando más jóvenes a su plantel. "Tenemos un promedio de 31 años de edad; trajimos jóvenes con experiencia en consumo masivo, pero que no venían del vino; invertimos mucho en capacitación para que conozcan la industria. Le da una dinámica a la compañía superior a la de la industria", comentó. Además, mudaron las oficinas y las nuevas funcionan bajo un modelo abierto, donde no hay oficinas, ni siquiera para el CEO; se comparten lugares, que no son fijos.

"Como resultado, 2018 fue récord histórico de ganancias en la compañía, en un momento muy difícil para la sector; y este año será aún superior. El vino tiene la oportunidad de aprender de otras industrias", destacó Lo Russo. El año pasado, registró un gran éxito comercial con Misterio ($ 170), marca orientada a millennials, que creció casi 30%, por encima de sus expectativas. En cantidad, en general, las ventas de la bodega se mantuvieron, pero con un mejor mix de precios por la premiumización. En el exterior, aumentó casi 9% su volumen y facturación, precisó el ejecutivo. La empresa exporta el 70% de su producción, frente al 60% de dos años atrás, algo que también ayudó a rentabilizarla.

Sobre las exportaciones, Lo Russo admitió que el tipo de cambio es conveniente, si bien la devaluación no impacta de modo inmediato en las ventas. "El acuerdo entre Mercosur y la UE ayudaría mucho a la industria. Tenemos un ratio precio/calidad muy bueno, es difícil que un vino extranjero pueda llegar a precio competitivo en la Argentina. Chile tiene arancel cero y no le entró vino europeo", explicó.

Finca Flichman cuenta con 400 ha. de viñedos en Tupungato, Valle de Uco, y en Barrancas, Maipú, donde está la bodega. "Estamos al 50% de la capacidad; podemos aún crecer", comentó.

El Grupo Sogrape controla bodegas en Portugal, España, Chile y Nueva Zelanda, además de Finca Flichman en la Argentina.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo