El Cronista Comercial

Farcuh, al ataque: dispara contra Macri, la AFIP, Moyano y el juez que decidió la quiebra de OCA

En su apelación, el empresario denuncia "claras directivas políticas" y "conductas temerarias y maliciosas", que resultaron una "evidente estafa procesal pergeñada para que se decrete la quiebra" de la empresa

¿El Club de Amigos de Punta salvará al verano argentino?

“Arbitrariedad manifiesta”. “Trámite procesal nulo e irregular”. “Ardid estafatorio y fraudulento, por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos, el sindicato de Camioneros y la Enacom”. Así, arranca el primer párrafo del escrito que Patricio Farcuh presentó en el Juzgado Civil y Comercial 10 de Lomas de Zamora para apelar la quiebra de OCA, el principal correo privado del país.

A lo largo de 16 páginas, el empresario -que fue apartado de la conducción de la empresa por decisión judicial- denuncia “claras directivas políticas” y “conductas temerarias y maliciosas” que, afirma, “confluyeron para erigirse como una evidente estafa procesal pergeñada para que se decrete la quiebra de OCA”. Dispara contra todos: del juez, Pablo Tejada, a la AFIP; de Hugo Moyano al mismísimo Mauricio Macri. Farcuh, además, anticipa: “Encontrándose en juego derechos y garantías constitucionales, dejo planteado el caso federal (…), a fin de articular oportunamente el recurso extraordinario ante la Corte Suprema”.

OCA entró en concurso preventivo por una deuda que, según se verificó en el expediente, hoy asciende a $ 4494 millones. Sin embargo, acumuló más de $ 3600 millones de pasivo nuevo, motivo por el cual la AFIP -principal acreedora en ambos casos- le embargó sus cuentas bancarias, por un monto que, a febrero, ascendía a $ 1400 millones. En octubre, por pedido del organismo recaudador, Tejada intervino la empresa y apartó a Farcuh de su conducción, luego de que el empresario girara fondos de OCA para el pago de sueldos de otra compañía, Seprit. La AFIP, además, le inició una causa penal por ese motivo.

Desde entonces, Farcuh mantuvo una infructuosa pelea por recuperar la empresa. A fines de febrero, el juez dio por vencidos plazos y abrir el proceso de salvataje. Pese a que todas las apelaciones y recursos que presentó el empresario, todavía, no tienen fallo de segunda instancia. El lunes de la semana pasada, Tejada decidió la quiebra de la empresa. Entendió que los únicos tres inscriptos al proceso de cram-down -una cooperativa en formación, constituida por siete ejecutivos de OCA; OCA Logística y Seprit- eran “personeros” del propio Farcuh.

El decreto de quiebra fue dictado el 1º de abril de 2019 sin haberse tenido en consideración la usurpación que tuvo por víctima a OCA, habiendo mantenido la verdad real de los hechos fuera del expediente al momento de decretar la quiebra; con irregularidades en el proceso de salvataje; sin tener a la vista el expediente en el que se investiga la conducta delictiva de funcionarios de la AFIP; sin tener a la vista los expedientes en los que se tuvo por acreditada la usurpación sufrida; sin esperar la resolución del amparo presentado sobre la cuestión pendiente de la AFIP”, alegó Farcuh en su presentación.

La apelación hace referencia permanente a un “hecho real y delictivo”: la usurpación de la compañía por parte de los Moyano. Ese período, dijo Farcuh, entre marzo de 2016 y mayo de 2017, le produjo un “deterioro financiero y patrimonial” a la empresa. Citó la causa 1145/17, en trámite ante la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico 9, por administración fraudulenta. En ese expediente, agregó, hay pruebas del desvío de “miles de millones de pesos” que fueron, entre otros destinos, al Sindicato de Camioneros y al Club Atlético Independiente.

“Asimismo, existen constancias de reuniones que fueron llevadas a cabo entre personas vinculadas a OCA y funcionarios de la AFIP, por supuesto, realizadas en un marco de ilegalidad absolutamente evidente”, refirió.

“Efectivamente, la empresa OCA fue usurpada y estuvo siendo administrada fraudulentamente por usurpadores. EL GOBIERNO LO SABÍA. Y EL SEÑOR PRESIDENTE DE LA NACIÓN LO SABÍA”, destacó. Las mayúsculas son del original.

Carta marcada

Farcuh recordó que fue él quien, después de retornar a OCA con un fallo judicial a favor y resguardado por Gendarmería, decidió presentarla en concurso preventivo. Y que, desde entonces, realizó “infructuosas gestiones” ante la AFIP, “tanto para acceder a mecanismos de pagos diferentes a los embargos compulsivos, como para obtener la devolución concreta de la totalidad de los fondos embargados, que deberían haber quedado liberados a partir de la vigencia del concurso”.

“Las respuestas de la AFIP siempre fueron las mismas: silenciosas, casi inexistentes, pero inexorables, totalmente contrarias a la legislación y a nuestras garantías constitucionales”, amplió.

Es increíble que intenté pagar lo que me robaron pidiendo el concurso preventivo de mi empresa y, aun así, me quebraron la compañía”, enfatizó.

Argumentó que la “no ayuda por parte del Estado” es una “violación explícita y manifiesta de las garantías constitucionales, reconocidas en tratados internacionales con jerarquía constitucional”. Entiende que no sólo se ignora su derecho de propiedad, sino también los básicos de las 10.000 familias que, directa e indirectamente, dependen de OCA.

Farcuh pretendía que, para reestructurar la deuda posconcursal, la AFIP le otorgara el artículo 32 de la Ley Penal Tributaria, que faculta al organismo brindar planes especiales de pago. Según OCA, se le otorgó a su principal competidor, el Correo Argentino. Altas fuentes de la AFIP responden que lo concedió Ricardo Echegaray; que el otorgamiento del artículo 32 se congeló durante la gestión de Alberto Abad, postura sostenida por su sucesor, Leandro Cuccioli.

Según Farcuh, la AFIP sólo se limitó a denegar el acogimiento a un plan de facilidades de pago, sin darle fundamentos. “Las respuestas son demostrativas de la parcialidad con que actuó el Administrador, quien lo hizo sobre CLARAS DIRECTIVAS POLÍTICAS”. Otra vez, mayúsculas del original.

“Quedó demostrado que el acto administrativo estuvo dirigido y estructurado sobre cuestiones políticas que resulta obvio e imposible desconocer -agregó-. Todo, en un contexto de parcialidad que viene manifestado hace tiempo. Reiteramos: a Correo Argentino, se le otorgaron el mismo plan de facilidades de pago que, a OCA, le denegaron y que estuvo solicitando hasta el cansancio”.

“Resulta por demás claro que todo fue un claro despliegue de conductas temerarias y maliciosas que confluyeron para erigirse como una evidente estafa procesal pergeñada para que se decrete la quiebra de OCA”, afirmó.

Cita audiencias, de las que se lo excluyó deliberadamente, tanto en ámbito judicial como durante el período en el que le atribuye la conducción de la empresa a los Moyano. Enumera participantes. Desde Andrés Ibarra (entonces Ministro de Modernización; actual secretario del área y vicejefe de Gabinete) a Miguel de Godoy (titular del Enacom) y Bernardo Saravia Frías (Procurador del Tesoro). O el propio Hugo Moyano y los abogados de Camioneros: Hugo Moyano hijo y Rodrigo Condorí.

No se hizo amigo del juez

El 22 de febrero, fecha que vencía el periodo de exclusividad –es decir, aquel que una concursada tiene para presentarle una propuesta a sus acreedores-, Farcuh presentó un pedido de amparo de no innovar. Tejada lo rechazó pero le concedió la apelación, todavía no resuelta en Cámara. Situación de la que el juez hizo caso omiso, le espetó. No es la única recriminación que le hizo por escrito al magistrado.

“La circunstancia fáctica por la que atravesó, y aún atraviesa OCA, fue puesta en evidencia por esta parte de forma incesante y, sin embargo, Vuestra Señoría hizo oídos sordos. No sólo que desoyó lo manifestado, sino que tomó decisiones de forma arbitraria y parcial, que ocasionaron un grave perjuicio al correo más importante del país”, disparó.

“Ello, en tanto, llevó adelante un expediente de manera irresponsable, por omitir circunstancias que están por demás probadas en la Justicia en lo Criminal y Correccional Federal”, añadió.

Su Señoría: la historia se repitió ‘hasta el cansancio’ y, a usted, no le importó”, le reprochó. “Sabiendo la verdad de los hechos, V.S. pretende quebrar la compañía”, lo acusó, antes de apuntar contra el “rol irresponsable” y el “falaz informe” de la sindicatura, las “irregularidades en el trámite del proceso concursal” y tanto la “arbitraria decisión” de iniciar el salvataje, como las “desprolijidades” en ese proceso.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo