Ex socios de Cristóbal López se suman a Moyano y al Gobierno en la gestión de OCA

El grupo patagónico Clear depositó el equivalente a u$s 5,28 millones, de los u$s 25,28 millones que ofertó pagar por el quebrado correo privado. Su presidente, Juan Ignacio González Pedroso, encabeza la lista de 14 ejecutivos que se incorporarán al área administrativa y financiera de la operadora postal, hasta que se cierre la venta, en marzo. 

A menos de un mes de que el juez Pablo Tejada aceptara su oferta preliminar por OCA, el Grupo Clear, conformado por empresas que fundó Cristóbal López, ya entró en la administración del mayor correo privado de la Argentina.

La semana pasada, Juan Ignacio González Pedroso, presidente de Clear Petroleum y de Clear Urbana, remitió al juzgado Civil y Comercial 10 de Lomas de Zamora, donde se tramita la quiebra de la operadora postal, el acta de posesión del cargo. González Pedroso encabeza el listado de 14 de ejecutivos de sus compañías que se incorporaron al área de Dirección y Coordinación Administrativa de OCA. Cohabitarán con la intervención judicial en funciones, integrada por peritos que designó Tejada, y los liquidadores de la quiebra. En tanto, como ocurre desde que el juez expulsó al anterior dueño, Patricio Farcuh, de la empresa, la gestión comercial continuará en manos de la Federación de Camioneros y de un representante del Gobierno nacional.

OCA entró en concurso preventivo a mediados de 2017. En la convocatoria, se verificó un pasivo de $ 4494 millones, en su mayoría, con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Los otros dos principales acreedores son la ART Experta y Camioneros, gremio al que está afiliado cerca del 90% de los más de 6000 empleados de la empresa. La compañía acumuló más de $ 15.000 millones adicionales de pasivo posconcursal. En 2019, facturó $ 5600 millones y perdió más de $ 2400 millones.

Actualmente, pese a la recuperación que experimentó en sus ingresos por el estallido del e-commerce, su rojo promedia los $ 200 millones mensuales. Su complicada situación legal le hace perder clientes mes a mes y, además, la restringe para presentarse en nuevas licitaciones.

Tras haber apartado al dueño de OCA, Farcuh, a fines de 2018, Tejada decretó la quiebra de la empresa el 1º de abril de 2019. Descartó rápidamente las propuestas de salvataje presentadas por el propio Farcuh o interesados a los que el juez sospechó de estar relacionados con él. También desestimó una oferta espontánea, de u$s 5 millones, a pagar en pesos, hecha por Ficsa, inversora del Grupo Campici. Este holding es el dueño de Escudo Seguros, sponsor de la camiseta de Independiente, club que preside Hugo Moyano.

Tejada la desestimó por considerarla baja. Los enajenadores habían tasado a OCA en u$s 37 millones. El juez activó una subasta que debería haberse realizado en septiembre, con un valor de u$s 36,1 millones, compuesto entre u$s 18,5 millones fijos para el pago de deudas impositivas, previsionales y laborales, y un variable de u$s 17,6 millones, a partir del cual se realizaría la puja. El juez la suspendió porque sólo uno de los cinco candidatos que habían comprado el pliego de licitación reunía con todas las condiciones que exigió: Clear.

Este grupo, nacido en Comodoro Rivadavia, está conformado por Clear Petroleum (servicios petroleros) y Clear Urbana (servicios de limpieza). Cristóbal Lopez fundo ambas empresas, de cuyos paquetes accionarios salió en 2011. Desde entonces, las lideran tres ex ejecutivos suyos: González Pedroso, Alberto Destefanis y Gustavo Lupiano.

Primero, Clear prometió “el equivalente en pesos a u$s 70 millones, entre el precio de adquisición e inversiones en tres años. Pero pidió pagar sólo los u$s 18,5 millones fijos y cancelar el resto en 36 cuotas fijas, de $ 28,12 millones –lo que suponía un dólar a $ 75–, con mecanismos de ajuste en función de las ventas netas que generara la propia OCA. Además, exigió administrar la empresa durante un año, antes de concretar su transferencia accionaria.

Tejada calificó la propuesta de “inviable . Además, avaló las dudas de la sindicatura acerca de la capacidad financiera de Clear para hacer ese desembolso: según sus estados contables de 2019, Clear Petroleum facturó $ 6258 millones con una ganancia antes de impuestos de $ 61,4 millones; Clear Urbana recaudó $ 536,5 millones y perdió $ 24 millones. El patrimonio neto de la primera fue de $ 1370,97 millones; el de la segunda, $ 776,9 millones.

Pero el 30 de octubre, 15 días después de rechazarla y, a la vez, haber llamado a una nueva licitación con un precio base 70% menor (u$s 5,28 millones), Tejada aceptó “de manera preliminar (sic) una nueva propuesta de Clear. Esta vez, el magistrado, que exigía un pago al contado, en dólares, aceptó que fuera en pesos, por un valor equivalente a u$s 25,28 millones. Clear depositó $ 440,88 millones, es decir, u$s 5,28 millones al cambio vendedor del Banco Nación del 23 de octubre ($ 83,50), como adelanto de precio y garantía de la oferta.

Como Tejada, al mismo tiempo, llamó a un nuevo proceso de mejora de oferta que, como fecha extrema, concluiría el 12 de marzo próximo, le concedió a Clear el beneficio de preferencia, en caso de igualar a cualquier eventual nueva propuesta de algún tercero. También accedió a permitirle su participación en la gestión de OCA, hasta tanto se defina su traspaso definitivo a una sociedad nueva que creará el grupo patagónico, cuya propuesta contó con un entusiasta apoyo de Camioneros.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios