El Cronista Comercial

Ex jefe de Renault en el Mercosur gana protagonismo por la crisis del grupo

La automotriz francesa destituyó a su CEO, Thierry Bollore. Nombro en forma interina a su directora financiera, Clotilde Delbos, y a dos "directores ejecutivos adjuntos". Uno es Olivier Murguet, hombre clave en los u$s 200 millones que recibió la planta de Santa Isabel en los últimos años

El directorio de Renault votó este viernes la destitución de su CEO, Thierry Bollore, con efecto inmediato. Bollore habían sido, durante mucho tiempo, mano derecha de Carlos Ghosn, quien estaba al volante de la automotriz francesa y de su socia japonesa Nissan hasta su arresto, el año pasado, en Japón, por acusaciones de mala conducta financiera.

El despido de Bollore, según los conocedores de la interna entre ambas empresas, es un paso clave en el proceso por el cual buscan sepultar el escándalo. El jueves, previendo su inminente expulsión, Bollore denunció un “golpe de Estado”, razón por la cual, según anticipó al diario Les Echos, recurrirá al Gobierno francés, principal accionista de Renault, con una participación del 15 por ciento.

Bollore había sido promovido este año para ayudar a estabilizar a Renault, que, tras el escándalo, designó presidente a Jean-Dominique Senard, reclutado en Michelin.

Pero Bollore tuvo una mala relación con Nissan, mientras, en paralelo, tanto Renault como el Gobierno de Francia subrayaron pública y repetidamente su deseo de recomponer el vínculo y reforzar la alianza.

Las tensiones se intensificaron a lo largo del último año, en el que hubo varias disputas acerca del esquema de gobierno, que también incluía al tercer integrante de esa sociedad, Mitsubishi. La alianza estuvo cerca de la ruptura en junio, cuando se produjo el fallido intento de fusión entre Renault con FCA Automobiles (dueña de Fiat y de Chrysler), negociado e impulsado por Senard.

Ese esfuerzo por enderezar la relación quedó de manifiesto en las últimas semanas, cuando Senard encabezó el proceso de reclutamiento del nuevo CEO de Nissan. El elegido resultó Makoto Uchida, hasta ahora presidente de la china Dongfeng.

Junto con el desplazamiento de Bollore, Renault informó que asumirá en forma interina Clotilde Delbos, directora financiera del grupo.

La ejecutiva ejercerá “hasta que esté completo el proceso de fichaje de un nuevo CEO”, precisó Renault. Al mismo tiempo, el directorio dio “opinión favorable” para que Olivier Murguet y José-Vicente de los Mozos sean designados “directores ejecutivos adjuntos”, para asistir a Delbos en sus tareas.

Murguet es un viejo conocido de la Argentina. Hasta octubre del año pasado, cuando fue promovido a director de Comercio y Regiones del grupo, con oficina en París, había sido número uno de las operaciones del rombo en América latina, basado en Brasil. Desde allí, auspició los más recientes proyectos de inversión que recibió la filial argentina: u$s 200 millones, para las producciones de Logan, Sandero y la nueva Kangoo.

De 53 años, con más de un cuarto de siglo reportando en la legión extranjera de Renault, durante su paso por Brasil, se convirtió en celebridad por su relación con una popular actriz y presentadora de televisión, Patrícia de Sabrit.

“Su conocimiento del Grupo Renault y su experiencia internacional serán esenciales para fomentar nuestro crecimiento mundial”, expresó en su momento la automotriz para justificar su traslado de Brasil a París.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo