El Cronista Comercial

Ex CCU y Quilmes abrirán 12 sucursales de su cervecería Rabieta en el país

La firma inició su plan de crecimiento y abrió la primera franquicia en San Isidro. Prevé inaugurar otros dos locales en lo que queda de 2019 y 10 más en 2020 

Ex CCU y Quilmes abrirán 12 sucursales de su cervecería Rabieta en el país

A dos años de su nacimiento, la cervecería Rabieta, que instaló su brewhouse en la emblemática confitería La Paris dentro del Hipódromo de Palermo, inicia su plan de crecimiento. 

La firma, creada por un grupo de amigos con una vasta experiencia en la industria de las bebidas alcohólicas (son ex ejecutivos de empresas como CCU, Quilmes y Diageo), acaba de abrir su primera franquicia en San Isidro.

La intención es sumar otros dos locales en lo que resta de 2019, haciendo foco en el corredor norte de la provincia de Buenos Aires, mientras que para 2020 el objetivo es inaugurar otras 10 plazas estratégicas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y el interior del país. "Nuestra idea es que cada vez más personas puedan disfrutar de Rabieta en diferentes puntos de la Argentina", señala Gustavo Schickendantz, uno de los socios fundadores y ex vicepresidente de Marketing e Innovación en Heineken Global.

Vacaciones: alquilar en un country ya cuesta más que en la Costa

Cada vez falta menos para la llegada del verano y los turistas ya planean sus vacaciones. En un contexto macroeconómico complejo, signado por una inflación acumulada del 42% y la consecuente pérdida del poder adquisitivo, los argentinos evalúan diferentes opciones antes de inclinarse por los destinos recurrentes.

Antes de fin de año, está prevista la apertura de una franquicia en Nordelta y otra en el Dot Baires Shopping, que se caracterizará por un formato al paso. "Estamos evaluando posibles locaciones futuras, como Pinamar, Rosario y Ciudad de Córdoba", adelanta Schickendantz, y menciona que no descartan desembarcar en el exterior: "Destinos como Miami y Uruguay resultan atractivos". 

Para montar una franquicia de Rabieta hace falta desembolsar entre u$s 200.000 y u$s 300.000 como inversión inicial, dependiendo la superficie del local. "Algunos espacios contarán con 150 metros cuadrados cubiertos mientras que otros estarán por encima de los 300 metros cuadrados", explica Schickendantz, y añade que el canon ronda cerca del 10% de las regalías.

"Seleccionamos cuidadosamente a los franquiciados. Buscamos socios con expertise en el rubro gastronómico y con capacidad de llevar adelante el negocio, que garanticen la calidad de la experiencia", afirma quien dio origen a la empresa junto a Miguel de Achával, gerente Comercial y Marketing del Hipódromo de Palermo; Tomás Fellner, ex director de Trade Marketing en Quilmes; Rubén Diciero, maestro cervecero y ex gerente industrial en Quilmes; Guido Muhr, ex gerente de planta en Cervecería Boliviana Nacional; y Sebastián Mackinnon, Managing Director en Diageo Guiness para América latina.

Con la premisa de brindar una experiencia integral, captar a más consumidores y expandir la marca, los emprendedores inauguraron en mayo de este año una planta en Pilar, que incorporará en breve un bar y proveerá a las sucursales que se inaugurarán.

Esta planta les permitió ampliar la capacidad productiva. "Está equipada con tecnología de primer nivel y es capaz de envasar 120.000 litros mensuales de cerveza", sostiene Schickendantz.

Así, en julio, Rabieta empezó a embotellar y llegó a la góndola con seis variedades: Golden, Ipa, Wee heavy, Red honey, Red irish y Red ipa. "Ya nos encuentran en las principales cadenas de supermercados de la ciudad y la provincia de Buenos Aires (Jumbo, Carrefour y Disco) y ya desembarcamos en almacenes y autoservicios de barrio. Buscamos tener presencia en más de 2000 puntos de venta", comenta el entrepreneur, y aclara que, aunque el consumo de alimentos y bebidas bajó como consecuencia de la caída generalizada del consumo, las ventas de Rabieta crecieron. 

"Nuestra oferta es premium. Al ser artesanal y de alta calidad, cuesta más fabricarla. Pero nuestro proyecto es a largo plazo y confiamos en que el consumidor valora el producto y está dispuesto a pagar un poco más por él", expresa. 

"Cerramos el año con buenos números tanto en ventas por góndola como en nuestros dos bares", dice el socio fundador de la empresa, mientras analiza la industria: "El mercado de cervecerías pareciera ser que se está amesetando. Aunque surgen todavía emprendimientos, queda poco espacio para nuevos bares. Así y todo, el consumo per cápita de cerveza en la Argentina viene en aumento".

Los emprendedores también se encuentran estudiando la posibilidad de exportar. "Por el momento, estamos teniendo conversaciones con Uruguay y Paraguay y estamos a punto de cerrar un acuerdo con un país", concluye Schickendantz.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo