El Cronista Comercial

Estrés laboral: cada vez cuesta más relajarse fuera de la oficina

Según un sondeo de la Universidad Siglo 21, a los argentinos les resulta difícil ir a su trabajo por la vorágine diaria y realizar actividades fuera de su horario laboral. A pesar de que la mayoría dice ser persistente en su puesto, casi dos de cada diez declaran haber perdido el interés por lo que hacen. 

Estrés laboral: cada vez cuesta más relajarse fuera de la oficina

El estrés laboral crece en la Argentina. Así lo afirma la Universidad Siglo 21 en el último estudio confeccionado por el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales. Según el sondeo, el 38,9% de los empleados dijo que “siempre o casi siempre” le resulta difícil relajarse después de una jornada laboral. Y a un 30% de los consultados directamente les cuesta cada vez más ir a trabajar.


Mediante la utilización del Maslach Burnout Inventory (MBI), un instrumento utilizado a nivel mundial para evaluar el estrés crónico, el informe también revela que el 32,5% dijo estar “tan cansado” que no puede dedicarse a otra cosa después del trabajo.

En el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (Ceeta), por su parte, dieron a conocer que reciben “cada vez más consultas relacionadas con el estrés en el trabajo y la incertidumbre que viven hoy los trabajadores por medio a perderlo”, lo cual acentúa los niveles de ansiedad y preocupación.

El principal motivo del agotamiento es la aparición de una especie de falta de interés e identificación por el trabajo. El 21,8% de los consultados señaló que cada vez se siente menos involucrado con su empleo, mientras que un 21,1% dijo dudar contribuir con algo interesante. El 18,1% admitió, directamente, que ha perdido el interés por su puesto.

Desde la Organización Mundial de la Salud –citó Ceeta– destacan que algunas de las situaciones que pueden generar estrés laboral son la falta de definición en el horario, la sobrecarga de trabajo y también la excesiva responsabilidad. Entre otros factores están la sobrevaloración del éxito y el fracaso de las tareas cotidianas, así como tener que realizar trabajo en la casa y ocupar parte del fin de semana para ello. El estrés, además, puede ser generado por la poca definición de las actividades a realizar y los objetivos a cumplir.

La mayor parte de quienes sufren estrés tiene síntomas de malestar emocional, como dolor o tensión muscular (25,4%), ansiedad o nervios (24,7%), cansancio físico (19,3%), inquietud motora (18,7%), sensación de poca energía (16,6%), dificultad para concentrarse (11,8%) e inconvenientes para controlar la preocupación (10%).
Desde Ceeta advirtieron que es fundamental para evitar el estrés el ejercicio físico y la alimentación saludable. “Asimismo, se debe mantener una jornada de trabajo de no más de 10 horas al día y dormir un mínimo de seis horas”, dijeron. También, caracterizaron como “ideal desconectarse un día o dos de las tareas rutinarias y realizar alguna actividad de ocio o entretenimiento que permita distender las tensiones”. 
Y agregaron que es saludable establecer prioridades de actividades para lograr un orden y evitar la acumulación de tareas.

El informe también destaca que nueve de cada diez trabajadores dijo ser persistente en su trabajo, mientras que el 89,7% señaló que, aunque haya problemas laborales, continúa trabajando. También, el 88,4% se describió como un trabajador fuerte y enérgico. Y un 83,4% se manifestó orgulloso del trabajo que hace.

Aunque se advierten altos niveles de agotamiento, en el informe de la Universidad Siglo 21 también se observó un aumento en los niveles de “vigor y persistencia en el trabajo” en comparación con los del año 2017.


 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo