El Cronista Comercial

En tiempo de descuento, el dueño de OCA juega su última carta para salvar el concurso

El jueves, vencerá el plazo para acordar con sus acreedores. La llave para destrabar el proceso es la devolución de $ 1000 millones embargados por el organismo

La crisis no pudo con MercadoLibre: vendió más en Argentina y ganó u$s 94 millones

Patricio Farcuh, presidente de OCA, tenía su propio Día D: 21 de febrero. El jueves próximo, vencerá el plazo para acordar con sus acreedores y, así, reestructurar los $ 4494 millones verificados en el concurso preventivo del mayor correo privado de la Argentina. Tiene una traba. El 80% de la deuda concursada es con la AFIP. Acumuló otros $ 2323,19 millones (más intereses) de pasivo posconcursal con el organismo.

El 12 de diciembre, OCA pidió un nuevo plan especial. Ofrece un anticipo de $ 321,82 millones. Tras la resistencia del ente recaudador -inflexible en exigir el total, en 12 cuotas mensuales- y ante la inminencia de la fecha límite, Farcuh disparó su bala de plata: presentó una cautelar ante el Juzgado Civil y Comercial 10 de Lomas de Zamora -donde se tramita el concurso- para que la AFIP explicite si acepta la propuesta o explique por qué no le otorga a OCA las facilidades del artículo 32 de la Ley de Procedimiento Tributario, como -pese a que el ex titular del ente, Alberto Abad, había suspendido su aplicación- sí lo hizo con el Correo Argentino, alegó en su escrito.

Si bien el juez, Pablo Tejada, rechazó el pedido, corrió traslado a la AFIP para que responda en cinco días. Lo cual habilitó a Farcuh a apelar ante la Cámara Comercial bonarense y, así, iniciar un valioso estiramiento de plazos.

Pese al ajedrez legal, Farcuh se muestra optimista. Confía en que la AFIP aprobará, en tiempo extra, el plan de pagos. “No pido nada especial. Nada más, el mismo trato que se dio a otros grandes contribuyentes”, justifica. Asegura que es lo único que puede salvar a la empresa. De lo contrario, dice, no sólo quedarán sin trabajo 10.000 personas (6500 empleados de OCA, más indirectos). Además, sería una mala señal para los inversores externos. Fondos de inversión chinos y británicos, agregó, esperan la resolución del conflicto para asociarse a la empresa y relanzarla, en el mercado logístico -en especial, comercio electrónico- y nuevos segmentos, como el de fintech.

“La continuidad de OCA depende por completo del plan de pago. Eso destraba los embargos por $ 1000 millones. Los tendríamos líquidos para pagar deudas, reestructurar a la empresa, invertir en la planta y readecuarla para el negocio de paquetería”, explica Farcuh en la sede de la empresa, donde cohabita con la intervención judicial. Está distendido pese a sentarse, dice, “en la silla eléctrica”. No quiere hablar del pasado -sus denuncias a los Moyano; haberse sentido “rehén” de su pelea con el Gobierno-, sino del futuro. “La primera obligación que enfrentaremos son $ 300 millones de deuda concursal. Luego, retiros voluntarios (de cerca del 10% del plantel) y el reacondicionamiento de plantas”, explica. “Con la reestructuración, la ecuación cerrará”, agrega.

Hoy, dice, OCA factura $ 450 millones mensuales (más impuestos). “Lo mismo que en 2016 y con idéntica estructura. Pero los costos se dispararon y se redujeron las ventas”, indica. Con el plan aprobado, los certificados fiscal y postal, embargos levantados y una rápida recuperación de los clientes perdidos en tiempos de crisis -lucro cesante de $ 7000 millones, calcula-, podría alcanzar los $ 600 millones en tres a seis meses. Además de recuperar pagos de cuentas privadas que, por compliance, hoy no percibe dada su incertidumbre legal, cobraría $ 500 millones que el Estado le debe a la propia OCA por sus servicios postales.

“Todos quieren que esto salga bien. También, el Gobierno. A esta altura, a nadie le conviene que OCA siga siendo un problema”, se esperanza. “Acá, yo no soy importante. En todo caso, lo es la empresa. O la pelea entre Mauricio Macri y Hugo Moyano. Pero no merecemos quedar en el medio”, afirma.

El peor escenario, juicios en el Ciadi

Si la AFIP no aprueba el plan de pagos que haga posible a OCA salir de su crisis, "me voy a Washington", asegura Patricio Farcuh, presidente de la compañía postal. Ese viaje, explica, sería para hablar con sus abogados y presentar una demanda ante el Ciadi, el tribunal internacional para resolver diferencias relativas a inversiones del Banco Mundial. Según el empresario, "hay tribunal y hay competencia porque mis empresas son extranjeras, de los Estados Unidos". Es el peor de los escenarios que trazó.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo