Empresas en pie de guerra por el 'precios cuidados' de las telecomunicaciones

Las telcos esperaban tener más margen para ajustar los precios de sus servicios, tras el lanzamiento de la prestación básica, universal y obligatoria. Dicen que el 5% permitido "destruye" sus ecuaciones económicas

El 11 de noviembre, en la presentación de resultados del tercer trimestre, Roberto Nobile, CEO de Telecom, era optimista con sus inversores. Anticipó la existencia de diálogos con el Gobierno para fijar una especie de prestación básica obligatoria, que les liberara de la categoría de "servicio público" a aquellas más premium, tanto en TV paga, como en Internet y telefonía celular. Confiaba en poder subir sus precios durante 2021. "Eso es algo en lo que estamos todos de acuerdo", remarcó.

El viernes, el Gobierno anunció la Prestación Básica Universal y Obligatoria de los servicios TIC, dirigido a una población "vulnerable" de 10 millones de personas. Con valores iniciales de $ 150 al mes, empezará a regir el 1o de enero. Pero no fue eso lo que cortó la señal entre el Gobierno y las empresas: en paralelo, el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) informó que, también a partir de enero, sólo se autorizarán aumentos del 5%; 8% en el caso de pymes y cooperativas. En diciembre, las operadoras -que no tocan sus precios desde marzo- informaron ajustes de hasta un 20% a partir de enero.

"Esta industria no pudo contar con el Estado como su socio estratégico, para generar consensos que aseguren su desarrollo", lamentó Telecom, en un comunicado. Afirmó que el Gobierno "estrangula" al sector. Agregó que el aumento del 5% "está destruyendo la ecuación económica de las empresas TIC".

Palabras similares usó otro gran jugador, la española Movistar. "La actualización de precios autorizada por Enacom resulta insuficiente para cubrir los costos operativos de la industria", apuntó. "No se comprende cuál es el racional técnico que toman las autoridades para fijar sólo un 5% de actualización", criticó. Ese ajuste, añadió, "va en contrasentido de cualquier atisbo de visión de crecimiento y desarrollo". Advirtió que ese "atraso significativo" de precios "también tiene un impacto negativo directo" en la reducción de "la brecha digital".

Pese a que tuvieron más margen de aumento, la suba de 8% también sabe a poco para los pequeños operadores. "Más de 1200 pymes y cooperativas están en riesgo de subsistencia", alertó la Cámara Argentina de Internet (Cabase). "La fijación arbitraria de precios y porcentajes de aumento sin un análisis pormenorizado y criterioso de la estructura de costos, como la que se ha hecho en forma inconsulta y a las apuradas, obliga a los ISPs a vender a pérdida", explicó.

"Ninguna política puede ser efectiva y sostenible si se basa en la ignorancia más absoluta de la estructura de costos que tienen los proveedores de Internet, muchos de ellos, generados por impuestos de los diferentes estamentos del Estado", enfatizó.

En tanto, la Unión Argentina de Proveedores de Internet, que agrupa a pequeños proveedores de 2500 localidades del Interior, expresó: "Si no podemos cubrir nuestros costos, nos fundimos y desaparecemos". Informó que el 90% de sus costos son en dólares. "Esta medida de congelar tarifas traerá aparejada atraso, desinversión, paralización del tendido de nuevas redes, degradación del servicio, quiebra de pymes ISP y, en definitiva, una situación general de aumento paulatino de la escasez del acceso a Internet para los usuarios".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios