El Cronista Comercial

Empresarios esperan otro año difícil, pero con cierto optimismo sectorial

En la macro, para 2020 prevén que siga la recesión con alta inflación. Pero también esperan mejores ventas y exportaciones, un alto uso de la capacidad instalada y pocos cambios en el tamaño de sus plantas.

Empresarios esperan otro año difícil, pero con cierto optimismo sectorial

Optimistas. Pesimistas. Y todo un poco mezclado. Las expectativas de las empresas líderes para el 2020 varían notablemente depende de si se trata de proyecciones macro (entre malas y peores) o lo que esperan que pase específicamente con su negocio (positivas).

Por un lado, son mayoría las compañías que prevén una nueva contracción de la economía, alta inflación y un dólar a $ 80 o más para mitad de año; por el otro, también son mayoría las que esperan una mayor actividad de su sector, crecimiento de exportaciones y de ventas al mercado interno, un alto uso de su capacidad instalada y mantener o incluso aumentar el número de empleados.

 

Tras cuatro años de Gobierno, Mauricio Macri le deja a Alberto Fernández una economía complicada.

Ya en retirada, el macrismo se esforzó por difundir un relato que destaca los “logros” de la gestión 2015-2019, como la “apertura al mundo”, reconocida por los empresarios, o la reducción del déficit primario.

Pero los que lo suceden en la Casa Rosada remachan con lo que no pudo resolver o incluso empeoró: el precio del dólar se multiplicó casi por cinco (si se toma como punto de partida el valor que tenía el ‘blue’ al final del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner), la inflación superó cómodamente el 50% anual, y el Producto Bruto Interno (PBI) terminará este año con una caída de alrededor de 2,8% después de la reducción de 2,5% de 2018, con caídas en prácticamente todos los sectores de la economía, sumado eso a una decisión de alto contenido simbólico como fue la reposición de un cepo cambiario distinto pero casi tan duro como el que había dejado el kirchnerismo y Cambiemos/Juntos por el Cambio se jactaba de haber levantado.

 

Como todos los años, El Cronista y CIO realizaron una encuesta entre directivos de las empresas más destacadas del país, las que participan en la edición 11 Aniversario de La Visión de los Líderes.

Los resultados muestran ese contraste notable entre cierto optimismo para el negocio propio frente a expectativas macroeconómicas marcadamente negativas. Pesimismo, por cierto, alineado con las expectativas que vienen manifestando los expertos en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central y otros sondeos similares.

 

Resultados en 2019

Una posibilidad es que la visión positiva de cara al futuro con respecto al propio negocio parta de los resultados relativamente buenos que los líderes reportan para el año que termina: casi 7 de cada 10 compañías afirman haber tenido en 2019 una variación positiva de sus ventas –un nivel similar al de la encuesta de 2018-, mientras que casi la mitad (45%) informaron un crecimiento superior a 20%. Esa mejora se da con una inflación de más de 50%. Y está acompañada por un crecimiento en los resultados operativos en 6 de cada 10 empresas líderes (y la mitad de ellas reportaron un aumento de más de 20%).

 

Proyección de ventas y exportaciones

Una cuarta parte de las 243 firmas que participaron en la encuesta espera que sus ventas en el mercado local aumenten en 2020 más de 20% y otro 40% espera subas menores, contra 19% que anticipa un estancamiento y solo una de cada 10 que espera una caída.

También son muchas más las que esperan un crecimiento que una caída de sus exportaciones (51% frente a apenas 3%). Coincidentemente con esas proyecciones positivas para las ventas propias, 60% espera que la actividad de su sector se incremente. Y casi siete de cada diez empresas líderes prevén usar 70% o más de su capacidad instalada.

 

Inversiones

También son mayoría las empresas que proyectan hacer inversiones, ya sea para aumentar su producción (39%), reducir costos (16%), incrementar exportaciones (13%) o mantener su producción (10%).

Eso sí, al momento de pensar de dónde va a salir el dinero para financiar esas inversiones (algo sobre lo que varias compañías incluyeron diversas fuentes), sólo 2 de cada 10 esperan fondearse con préstamos de entidades financieras y una de cada 10, en el mercado de capitales, mientras que más de tres cuartas partes de los participantes en la encuesta prevén usar capital propio y 18%, recibir aportes de sus casas matrices.

 

Empleo y salarios

La mitad de los que participaron de la encuesta tiene en sus planes mantener su plantel actual. Pero entre los que proyectan variaciones, son muchos más los que esperan ampliarlos (32%) que reducirlos (10%).

En cuanto a los sueldos, más de la mitad (54%) prevé que evolucionarán a la par de la inflación, mientras que casi 3 de cada 10 prevén una recuperación real de los salarios y uno de cada 10, que crecerán por debajo de la inflación.

 

Pesimismo en la macro

Como contracara de algunas de esas presunciones medianamente optimistas, las previsiones macroeconómicas son marcadamente pesimistas.

Sólo 18% de los que respondieron prevé que el PBI crezca por lo menos 1% en 2020, mientras que un 35% cree que no habrá crecimiento económico; una cuarta parte, que habrá una contracción de entre 1% y 2%, y 13% espera una caída superior.

 

Un llamativo 1% vaticina una caída en el precio del dólar para mediados de año, 8% proyecta para junio una cotización de entre $ 60 y $ 70; 28% cree que para ese momento la divisa se ubicará entre $ 70 y $ 80; 36% espera un valor de entre $ 80 y $ 90, y 17% prevé que el dólar se ubique para mitad de año por encima de $ 90.

 

Quizás como combinación del optimismo sectorial y el pesimismo macroeconómico, también son muchos (43%) los que ya anticipan una mayor presión impositiva sobre su sector de actividad (como contracara, apenas 3% espera una menor presión).

 

En cuanto a la inflación, dos de cada 10 creen que estará por debajo de 37%; cuatro de cada 10, que será de entre 38% y 43%; y uno de cada tres, que será incluso superior… Y todo eso tras un año que habrá sido el de mayor inflación en décadas.

 

Al momento de señalar los principales problemas que afectarán a sus empresas en 2020, casi todos (82%) mencionaron a la inflación y más de la mitad, a la presión impositiva (61%) y el tipo de cambio (51%). Otros problemas en los que coincidieron muchos de los participantes son la dificultad de acceso al crédito (35%), el aumento en el costo de los insumos (33%) y la inseguridad jurídica (28%).

 

Consecuentemente, el combate a la inflación terminó ubicada como la que las empresas líderes consideran la principal prioridad que deberá tener el gobierno de Alberto Fernández, seguida por la normalización del tipo de cambio, la generación de empleo, la normalización de la deuda, bajar la presión impositiva y reducir los índices de pobreza. Todas, en síntesis, tareas pendientes de larga data.

 

Cómo se hizo

El estudio fue realizado por la consultora CIO Investigación. El relevamiento se realizó entre el 07 y el 31 de octubre de 2019. La metodología fue de tipo cuantitativo y la selección de casos se realizó a partir de un listado completo de CEOs, gerentes generales y presidentes que desarrollan su actividad en empresas grandes y de primera línea.

La técnica de relevamiento se estructuró sobre un cuestionario diseñado por el equipo de El Cronista integrado por 19 preguntas cerradas y siete abiertas. Los datos relevados fueron ingresados a una base de datos que permitió realizar los cruces correspondientes.

La opinión de los encuestados, que alcanzó las 243 respuestas, se procesó de forma anónima y fue tratada de manera confidencial.


Esta nota forma parte de la Edición 111 Aniversario de La Visión de Los Líderes

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo