El Cronista Comercial

Electrodomésticos acumulan sus peores caídas de ventas desde 2002

El año cerraría con una contracción del 10% y se prevé otra reducción, de entre 5% y 10%, para 2019. Notebooks, heladeras, consolas y celulares, los productos más golpeados

CEOs extranjeros en la Argentina: cómo liderar en contextos muy complejos

Los últimos meses fueron muy duros para las cadenas y los fabricantes de electrodomésticos. Luego de que el dólar saltara a $ 42 el 31 de agosto pasado, la fabricación de este tipo de productos cayó hasta un 40% y su venta, más del 30% interanual por mes. Son las mayores bajas mensuales consecutivas que se recuerden desde, al menos, la crisis de 2002.

Si bien las ventas comenzaron a desacelerarse en mayo, tras la primera devaluación significativa del año, se derrumbaron, literalmente, a partir de septiembre, cuando registraron una baja de 32%, que se agudizó en octubre, al marcar una caída de 35,2%, según datos de la consultora GfK. Y todo parece indicar que en octubre y noviembre, con bajas en torno al 35%, el mercado habría (o eso esperan) encontrado su piso, afectado por la fuerte pérdida del poder adquisitivo y el alza de los precios al público, por la inflación y devaluación, pero también por las altas tasas financieras, que redujeron hasta casi su extinción las cuotas sin interés.

Así, no sólo se desalentó aún más a la demanda, sino que los comercios apuntaron a reducir su inventario al mínimo, comprando menos artículos a los fabricantes.

Gracias al muy buen primer trimestre y al buen primer semestre, el año acumula una baja de apenas 6,1% hasta octubre y los comercios del sector estiman que el año cerrará con una baja de poco más de 10%. En marzo pasado, se proyectaba para 2018 un alza promedio de 10%.

En función de las fuertes caídas desde septiembre, las expectativas son, además, desalentadoras de cara a 2019: se prevé una nueva baja en ventas, sobre todo en la primera parte del año, ya que había una mejora en la segunda mitad. Así, en el sector estiman que 2019 también cerraría en rojo, con una caída de 5% a 10%, y prevén que el mercado encuentre un nuevo nivel, menor al de los últimos años.

“El mercado ya encontró su piso, si bien puede caer un poco más. La baja se va a mantener algunos meses, pero lo más dramático ya pasó. Lo malo es que no va a repuntar. Hubo un claro alza de precios, en un contexto de gran caída del salario real y deterioro de la confianza de los consumidores. Además, el financiamiento es todo para los bienes durables y hubo un brusco aumento de las tasas, es un cóctel difícil”, explicó Eduardo Echevarría, gerente de proyecto de GfK.

“En la medida en que la inflación se suavice se evita seguir cayendo. Pero no se ve, por ahora, una posible recuperación hasta abril o mayo de 2019. Quizás lentamente, a partir de ahí, mejore, a medida que los salarios reales se recuperen”, opinó. Nadie prevé, tampoco, que antes de las elecciones se impulse el consumo, como sucedió en años electorales pasados.

Desde las cadenas admitieron que los primeros meses serán duros, ya que las ventas vienen cayendo más de 30% interanual y se compararán con buenos resultados de la primera parte de 2018.

Tampoco diciembre da respiro. Las cadenas, que prefirieron hablar desde el anonimato, aseguran que en este contexto difícil tampoco ayudó el clima. La falta de calor desalentó la venta de equipos de aire acondicionado, productos de peso en la facturación en esta época del año.

Ahora, los comercios lanzaron una guerra agresiva de precios, en un intento por alentar las ventas navideñas. Sobre todo, salieron con fuerza a vender TV, que quedaron en stock tras el Mundial de Rusia, y aires acondicionados, que aún no se venden como se esperaba, por la falta de calor.

Las caídas se registraron en todos los productos, aunque algunos sufrieron más en los últimos meses. Línea blanca, de gran peso en la facturación, se redujo 33,5% en unidades en octubre, con bajas de 36,5% en heladeras. La venta de TV cayó 24,2%, rojo que se suma al -38,4% de septiembre, tras el Mundial. Los celulares, en tanto, se retrajeron un 43%. Más fuerte aún es el impacto en notebooks, con un retroceso del 59% interanual en octubre, que se suma al -58% de septiembre, afectadas por el fuerte alza de precios, por ser importadas, tras la eliminación de los aranceles en abril de 2017. Por igual motivo, cayeron 45% las consolas de videojuegos.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo