El Cronista Comercial

El sastre de los presidentes de Estados Unidos se declaró en quiebra

La empresa Brooks Brothers, famosa por vestir a los mandatarios estadounidenses, pretende utilizar la protección de la ley de quiebras para ganar tiempo

El sastre de los presidentes de Estados Unidos se declaró en quiebra

Brooks Brothers, una de las empresas de moda más antiguas del mundo con más de 200 años de historia, podría caer con la crisis del Covid-19. La compañía se acogió al capítulo 11 de la ley de quiebras de los Estados Unidos y se declaró en bancarrota, con el objetivo de ganar tiempo para superar su delicada situación.

Es famosa por haber vestido a más de 40 presidentes de los Estados Unidos, desde John F. Kennedy hasta Barack Obama. Pero no solo la eligen los primeros mandatarios. También es una de las preferidas por los banqueros de Wall Street. No obstante, desde hace años sufre la relajación en los códigos de vestimenta de las empresas, lo que ha perjudicado a su negocio.

La empresa afirma que, tras años de caídas de ventas, hasta los u$s 1100 millones que facturó en su último año, se encontraba en un proceso de revisión estratégica que se vio sacudido por la pandemia. "El coronavirus ha golpeado todo nuestro negocio", señaló un portavoz a Reuters.

Propiedad del magnate italiano Claudio Del Vecchio, planea ahora usar el proceso de bancarrota para encontrar un comprador, según publicó The Wall Street Journal. Algunos medios estadounidenses, que valoran la compañía en torno a los u$s 350 millones, ya hablan incluso de potenciales candidatos a la compra, como Authentic Brands Group, que adquirió Forever21 el pasado febrero, o WHP Global.

Por el momento, Brooks Brothers cerrará medio centenar de tiendas de las 250 que posee en el mercado estadounidense, donde concentra un tercio de su red comercial, que incluye más de 700 locales en 50 países, incluido España, donde tiene 20 puntos de venta, tanto sucursales a la calle como en El Corte Inglés.

Su situación, no obstante, no es exclusiva, ya que durante los últimos meses otras empresas de retail se han declarado en bancarrota en ese país, como JC Penney, con una deuda de u$s 4000 millones, y el grupo J. Crew, que opera las marcas J.Crew y Madewell.