El Cronista Comercial

El fin de una era: Unilever quiere dejar de ser angloholandesa

El gigante del consumo masivo, que tiene estructura binacional desde 1930, busca crear una empresa única, basada en el Reino Unido, para tener "más flexibilidad" de cara a las oportunidades de fusiones que habrá en el mundo post pandemia. Satisfacción en el Gobierno británico y rechazo en Holanda.

El fin de una era: Unilever quiere dejar de ser angloholandesa

Unilever propuso este jueves cambiar su estructura legal angloholandesa y crear una única empresa en el Reino Unido, para darle más flexibilidad para fusiones y adquisiciones, en tanto la pandemia de coronavirus envuelve a los negocios en todo el mundo, informó la agencia Reuters.

El fabricante del jabón Dove y de la mayonesa Hellmann's anunció el plan casi dos años después de que los accionistas torpedearon su propuesta de finalizar la estructura legal dual, que rige desde 1930, para pasar su sede central de Holanda a Londres.

"Este mundo post Covid será un entorno dinámico... con oportunidades para Unilever de crear valor a los accionistas", el jefe ejecutivo, Alan Jope, le dijo a la prensa.

La propuesta de 2018 fue rechazada ante una revuelta de los accionistas del Reino Unido. La empresa, desde entonces, reemplazó a sus presidente y CEO holandeses.

En 2018, Unilever todavía estaba trastabillando, luego de un acercamiento inesperado de adquisición de u$s 143.000 millones por parte de Kraft-Heinz y se negociaba la estrategia de salida del Reino Unido de la Unión Europea. El nuevo plan es "la mejor opción táctica", dijo el CEO danés de Unilever, Nils Andersen.

Unilever, el segundo mayor fabricante mundial de alimentos empaquetados, detrás de Nestlé, dijo que su propuesta fue el resultado de una revisión de 18 meses y fue acelerado, parcialmente, por una decisión de escindir su negocio de té, un análisis que, todavía, está en marcha.

La unificación sería alcanzada a través de una fusión cross-border (internacional), con accionistas de Dutch Unilever (Holanda) recibiendo una acción de British Unilever (Reino Unido), por cada una que posean.

Se necesitará que la mitad de los accionistas holandeses y el 75% de los británicos apruebe el plan para proceder.

"Hace sentido para la compañía tener la estructura operativa más flexible que se pueda. Y esto parece logarlo sin algún achique obvio", dijo Steve Clayton, funda manager en el Reino Unido de Hargraves Lansdown Select Fund, un fondo de inversión con acciones de Unilever.

El beneficio de Unilever está bajo presión por la desaceleración de los mercados emergentes, la competencia en América del Norte y la pandemia de coronavirus, que hirió sus ventas de helados.

Warren Ackerman, analista de Barclays, dijo que Unilever podría ser vulnerable a inversores activistas, dada su reciente performance de ventas y de valuación. Señaló que su ratio de price-to-earnings era era 18,2, mientras que sus rivales de artículos personales y para el hogar promedia las 20 veces.

Unilever, que espera continuar listada en las bolsas de Amsterdam y de Londres, dijo que no espera ahorros de costos por la mudanza, ya que no cambiarán sus operaciones, locaciones, actividades ni planteles en el Reino Unido y Holanda.

La movida fue bienvenida por el Gobierno británico, que dio que representa un voto de confianza en el país después del Brexit.

Pero, mientras Unilever prometió elevar la inversión en Holanda y mantener su división de Alimentos y Refrescos basada ahí, incluso, si eventualmente fuera escindida, hubo decepción holandesa

"Lamentamos esta propuesta ya que hubiésemos preferido ver una simplificación con una empresa holandesa en la cabeza", escribió al Parlamento el Ministro de Economía, Eric Wiebes.

La división de Alimentos y Referescos, que representa cerca del 40% de las ventas del grupo, o 23.000 millones de euros (u$s 23.000 millones) anuales, es dueña de marcas como la sopa Knorr y los helados Magnum.

Shopping