El Cronista Comercial

El ex Mercedes-Haus se licitará por un canon base de u$s 20.000 mensuales

La Asociación de Amigos del Museo de Bellas Artes recibirá ofertas hasta el jueves. Hasta ahora, cinco interesados compraron pliegos. Quien gane, además, deberá pagar u$s 40.000 de llave.

El ex Mercedes-Haus se licitará por un canon base de u$s 20.000 mensuales

La Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes lanzó una licitación por cinco años para operar el restaurante ubicado en el predio sobre la avenida Figueroa Alcorta, frente a la Facultad de Derecho, en el que, hasta fines de agosto, funcionó Mercedes-Benz Haus.

Al vencerse el 31 de agosto el contrato por cinco años, la marca alemana, que lo operaba a través del grupo gastronómico Novecento y de RGB Entertainment, decidió no renovarlo.

Por eso, la asociación a cargo del predio lanzó una nueva licitación, para la cual ya fueron adquiridos cinco pliegos, todos por grupos gastronómicos, según informó Fiona White, directora ejecutiva de la Asociación a El Cronista. Los interesados pueden presentar su oferta hasta el próximo jueves a las 18 horas; la apertura de los sobres se realizará el viernes.

"Hasta el momento, no se presentó ninguna oferta. Pero confiamos en que lo harán en los días que restan", comentó White.

El canon de referencia para operarlo, por cinco años, es el equivalente en pesos de u$s 20.000 mensuales, con una llave de ingreso de u$s 40.000; además, requiere una alta inversión para equiparlo y decorarlo. De hecho, el miércoles y jueves pasados los ex concesionarios anteriores, Novecento, RGB y Mercedes-Benz, subastaron el mobiliario y equipamiento que está en su interior y les pertenece, desde heladeras y mesas hasta vajilla.

Para operar el salón, se fijaron varias restricciones y condiciones, ya que por ubicarse debajo de una sala del museo, no pueden realizarse fiestas ni eventos con música alta que generen vibraciones, para poder conservar las obras en buen estado. También, deberá estar vinculado al Bellas Artes, ofreciendo un menú y ambientación relacionado a las muestras permanentes y temporales que allí se exhiben. "Buscamos un buen concesionario, no sólo que pague bien, sino que se adecue al museo. Es una ventaja competitiva para quien lo opere trabajar en conjunto", destacó White. El lugar tiene una ubicación privilegiada, en la que atrae no sólo a turistas y visitantes del museo, sino también a vecinos, ejecutivos, estudiantes de Derecho y de los talleres que dicta.

En 2018, la concesión del restaurante aportó $ 16,8 millones a la asociación, el 27% de sus fondos. El dinero se utiliza, junto a otros ingresos provenientes de talleres, socios, patrocinio y donaciones, para solventar al museo, realizar exposiciones y cursos.

En caso de que no se presenten interesados, teniendo en cuenta el contexto de crisis económica e incertidumbre, a pocos días de las elecciones presidenciales, volverían a llamar a una nueva licitación.

Mercedes-Benz empezó a operar el predio en octubre de 2014, por cinco años, tras ganar la concesión en abril de ese año, junto a Novecento y RGB. Hasta entonces, había sido operado por 15 años (tres períodos) como Módena Café Design. White destacó que Mercedes-Benz y Novecento abonaron siempre en tiempo y forma, cumpliendo con los requisitos exigidos por el lugar; y consideró que la decisión de no volver a operarlo se debe a que hoy "la situación es muy diferente a la de 2014".

Las instalaciones, que habían sido construidas para realizar un evento, fueron cedidas por el Gobierno de la Ciudad a la Asociación del Bellas Artes en 1968, con el objetivo de ser licitada por cinco años y obtener fondos para solventar al museo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo