El Cronista Comercial

El coronavirus, una prueba de fuego para las empresas de logística

Pese a ser uno de los sectores exceptuados de cumplir la cuarentena, un 47% de las empresas están paralizadas. Solo está funcionando con normalidad el transporte de alimentos, medicamentos y, en menor medida, la logística de última milla.

El coronavirus, una prueba de fuego para las empresas de logística

La cuarentena por la pandemia de coronavirus dejó a las empresas de logística en una situación incómoda. Es que el sector fue declarado servicio esencial y, por lo tanto, quedó exento de las restricciones que sufre la mayor parte de la población. Pero, precisamente, por la parálisis que se generó en la economía, cerca del 47% de las compañías del rubro están sin actividad. Hoy solo operan con normalidad quienes transportan alimentos, medicamentos y, en menor medida, los que gestionan la última milla.

A este panorama incierto se le suma que a raíz de este contexto la mayoría de los camiones que viajan cargados vuelven vacíos. De esta manera, el costo del transporte prácticamente se duplicó con respecto a los días previos a la cuarentena. 

Además, las empresas que están operando tuvieron que afrontar un gasto extra en equipamiento para evitar el contagio de sus empleados. Así y todo, el jueves pasado murió en una clínica porteña un hombre de 41 años infectado con Covid-19 que trabajaba para Transportes Cruz del Sur.

"Los números que vemos en estos últimos días son malos. Pensá que el mayor movimiento de camiones lo genera la industria automotriz que hoy está absolutamente parada. Y así hay muchos otros rubros que se frenaron prácticamente por completo", destacó Carlos Musante, director técnico de la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (Cedol).

Hoy. de cada 20 camiones que servían al sector automotor, apenas se completa un viaje, que transporta autopartes para reparación. Y esa imagen se repite en la industria electrónica, cosmética y otras. 

"La gente tiene la imagen de los supermercados abastecidos, pero esa no es la realidad de todo el sector. Estamos viendo cómo se puede ayudar a quienes están parados. Creemos que debería haber algún aplazamiento de impuestos, porque de lo contrario se va a hacer muy difícil seguir operando", agrega Musante.

Andreani es una de las compañías que continúa en actividad, tanto en la unidad B2B como en la distribución de paquetes a domicilio. Sin embargo, aseguran que parte de su operación se vio resentida, porque no todas las empresas con las que operan están abiertas ni tampoco los clientes pueden distribuir cualquier carga.

"La red de distribución juega un rol crucial en la lucha contra la pandemia: entrega de medicamentos e insumos a hospitales, provee alimentos y bebidas, repone el dinero en entidades bancarias y distribuye tarjetas solidarias para que la población afronte los gastos, . En este contexto en el que hay personas que por el nivel de riesgo no pueden salir de sus casas es central tener una red que los abastezca", destacan.

La compañía explica que lo primero que tuvo que hacer cuando se inició la cuarentena fue reforzar las medidas de seguridad para todos sus empleados. Desde el uso de guantes y barbijos, hasta la eliminación de la firma en la recepción de los paquetes en domicilio, de manera de minimizar el máximo posible el contacto con otras personas.

Y todos los días hay nuevas regulaciones para proteger a las personas que trabajan en el sector, lo que obliga a las empresas a estar atentas a cambios constantes. 

“Es un contexto muy volátil y cada posición tiene distintos elementos de seguridad. Guantes, antiparras, barbijos. Y los que están yendo a hospitales van con mamelucos y cofias. En nuestras plantas estamos tomando la temperatura corporal de los colaboradores como medida de prevención. Es una situación inédita”, explican.

En el sector señalan que todas las compañías logísticas están muy exigidas porque se notó una baja en la oferta de transportistas. No todos están cómodos con salir a la calle y exponerse a un contagio.

La única manera de que la logística se sostenga es que las reglamentaciones se adapten a la logística y no viceversa. Los mayores problemas fueron el viernes que se inició la cuarentena. Pero eso se solucionó en las semanas posteriores”, dice Diego Bertezzolo, CEO de Avancargo, una compañía que a través de una plataforma tecnológica une oferta y demanda en el mercado logístico.

El empresario destaca que los primeros días fueron caóticos y que las dudas iniciales generaron estrés en la cadena. Especialmente, los transportistas no sabían qué pasaba con la vuelta del camión vacío.  

Además, en los primeros días hubo un pico de demanda para los sectores de consumo masivo, supermercadismo, alimentos, que duplicaron el volumen habitual en muy corto plazo.

“Lo cierto es que veníamos de un mercado que estaba muy retraído y que está claramente en condiciones de afrontar este incremento. Distinto habría sido si se hubiera estado trabajando a máxima capacidad”, reflexiona Bertozzolo y agrega que este mes se sumará al desafío el transporte hacia los puertos de la cosecha de cereales.

En el sector de mensajería y distribución de paquetes señalaron que es menor la cantidad de operadores que están saliendo a la calle. Una de las soluciones que encontró Moova, una plataforma que capta la capacidad ociosa en logística de última milla, es tener geolocalizados a los mensajeros, lo que permite aprovechar al máximo el tiempo de trabajo.

“Notamos una baja en la oferta, por eso tuvimos que buscar nuevos jugadores para sumar a nuestra plataforma y compensar de esa manera”, concluye Antonio Migliore, CEO de Moova.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar