El Cronista Comercial
MIÉRCOLES 24/07/2019

El consumo de carne porcina creció 8,2% en 2018 y marcó un récord

Su abaratamiento frente a otras opciones impulsó la mayor demanda de la población: se consumieron 15,1 kilos por habitante, un 7,1% por encima de 2017

El consumo de carne porcina creció 8,2% en 2018 y marcó un récord

Tras duplicar su producción en los últimos 10 años, el sector porcino continúa creciendo y veremos nuevos récords en términos de producción y consumo.

En el acumulado de los 11 primeros meses del año pasado, el consumo aparente un 8,2% con respecto al mismo período del año anterior y totalizó 595.000 toneladas, según datos de Investigaciones Económicas Sectoriales (IES Consultores).

Así, el promedio de consumo fue de 15,1 kilos, un 7,1% hasta el mismo período de 2017, como informó la consultora.

Asimismo, la producción también se redujo a 565.000 toneladas, lo que significa un incremento del 8,5% con respecto a 2017.

Para Alejandro Ovando, director de IES Consultores, "la mayor producción del año pasado responde al aumento en el consumo interno, fomentado por su abaratamiento frente a otras personas".

Por su parte, las importaciones llegaron a 36.000 toneladas, un 15,2% superior a 2017, y ascendieron a $ 96,6 millones, con una merma del 7,6%. “Las compras desde el exterior no representan una amenaza para la producción local. El porcentaje es bajo y se encuentra lejos de los altos niveles de 2011, cuando rondaban en 13% ”, afirma Ovando.

En tanto, las exportaciones crecieron notablemente en el período enero-noviembre de 2018, debido, principalmente, a los grandes envíos de carne congelada y pulpa para embutidos. “Se verifica un formidable aumento de las ventas al exterior: fueron de un 171% interanual, medidas en valores, y de un 169,5% en volúmenes”, explicaron desde IES.

“No obstante, cabe aclarar que los márgenes de rentabilidad presentan un importante deterioro, especialmente, luego de la depreciación del tipo de cambio ocurrida a partir de mayo de 2018”, comentaron, y agregaron que “esto provoca que los precios de los principales insumos crezcan por encima de los ingresos”.

En cuanto a las proyecciones futuras, el sector espera una buena cosecha para 2019, lo que podría tener los precios del maíz y la rentabilidad a los productores. "Esto se traduce en un alivio, después de un período negativo en cuanto a ganancias", concluyó Ovando.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo