El Cronista Comercial

El comercio electrónico creció un 47% pese a la retracción del consumo

Las compras por medio del canal digital aumentaron un 47% en 2018 respecto del 2017. El sector facturó $ 229.760 millones y registró 79 millones de órdenes de compra, que representaron un 32% más que el año anterior. Los consumidores cada vez más utilizan la modalidad mobile para realizar búsquedas

La crisis no frenó un clásico navideño: realizan la noche de los shoppings

Pese a que 2018 fue un año recesivo, el comercio electrónico fue uno de los pocos –si no el único– segmento del consumo en salir indemne. Creció un 47% el año pasado, facturó $ 229.760 millones y vendió 120 millones de productos, un 25% más que en 2017.

Los números se desprenden del estudio que realizó por octavo año consecutivo la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) junto a Kantar TNS con el objetivo de analizar el comportamiento de empresas y consumidores en las compras online que tienen lugar en el país.

De acuerdo a la entidad, que próximamente cumplirá 20 años y nuclea a 1400 socios entre referentes del sector y jugadores de la economía digital, el tícket promedio en 2018 fue de $ 2900 (un 11% más que en 2017) y un 90% de los encuestados efectuó una compra en línea. 

"Es un segmento que no para de crecer. Pese a la suba de la inflación, las ventas online demostraron un buen comportamiento y esperamos que la tendencia se afiance en el futuro. Notamos que si la experiencia de compra es buena, los usuarios son más propensos a la recompra. Por eso, necesitamos impulsar aún más la oferta y la demanda", señaló Alberto Calvo, presidente de la CACE, quien se refirió al comercio electrónico argentino como un mercado "maduro" que "sabe lo que tiene que hacer para brindar una experiencia satisfactoria". 

“Estamos muy contentos con los resultados obtenidos. Aunque 2018 fue un año económico complejo tanto para las empresas como para los consumidores, se alcanzaron buenos números. Además, los usuarios compran con mayor frecuencia en diversas categorías de consumo semanal y declaran altos niveles de satisfacción, lo cual significa el incremento de su confianza", sintetizó Gustavo Sambucetti, director Institucional y expresidente de la CACE. 

"No solo crece el consumo por esta vía, sino que genera un mayor volumen, porque se compra de forma habitual. Un 49% lo hace al menos una vez en la semana", expresó Valeria Forwe, Senior Consultant de Kantar TNS. Los números evidencian un aumento en la frecuencia: en 2017, un 46% lo hacía una vez a la semana, mientras que en 2016, un 42%.

Para CACE, la experiencia de compra está cada vez más asimilada y el proceso es más sencillo, lo que lleva a los argentinos a comprar cada vez más de esta manera productos de uso diario. "Los drivers que traccionan la compra son el ahorro de energía y tiempo, y la búsqueda de promociones y descuentos. Además, las barreras cada vez son menos. Los problemas que antes nos comunicaban los compradores pierden fuerza", detalló Sambucetti.

Sin embargo, luego de años de tasas altas de crecimiento, el incremento registrado el año pasado significó una ligera desaceleración: el dato le empató a la inflación. En cambio, en 2017, el sector había avanzado un 52%.

El rubro que más facturó en 2018 fue turismo ($ 60.660 millones); seguido por tecnología, con equipos de audio, imagen, consolas y telefonía a la cabeza ($ 27.175 millones). Otros segmentos que se encontraron entre los de mayor facturación fueron artículos para el hogar, muebles y decoración ($ 20.348 millones); alimentos, bebidas y productos de limpieza ($ 19.709 millones); y electrodomésticos de línea blanca y marrón ($ 13.492 millones).

Sin embargo, estos no fueron los que más crecieron. Las categorías que mostraron una mayor evolución interanual fueron artículos infantiles (82%); cosmética y perfumería (72%); materiales de construcción (68%); alimentos, bebidas y productos de limpieza (63%); y elementos deportivos (52%).

El consumo de primeras necesidades (y no tanto por ocio) acaparó la mayor cantidad de compras virtuales. La gente recurrió al e-commerce para stockear, por ejemplo, comestibles y pañales. En este sentido, la consolidación de las tiendas digitales de los grandes retailers contribuyeron a esta situación. 

Al respecto, desde Kantar TNS, apuntaron que el perfil del e-shopper se diferencia cada vez más. "El consumidor sabe lo que quiere. Es clave para las empresas entender esto para tomar decisiones estratégicas que potencien sus negocios”, afirmó Forwe.

Asimismo, crecen las compras mobile. "El uso de los dispositivos móviles para realizar búsquedas previas a la compra aumenta de forma sostenida: el 45% de los consumidores investiga a través de dispositivos móviles, número que subió seis puntos porcentuales respecto del año anterior. Además, un 27% busca exclusivamente a través de mobile, siendo el smartphone el dispositivo más usado. Las tablets y las notebooks se encuentran en un segundo plano", explicó Sambucetti.

"Esta modalidad se consolida tanto en la realización de búsquedas así como también en la finalización del proceso: el 35% de los usuarios concretaron la adquisición de bienes por medio de dispositivos móviles", señaló el ejecutivo. 

Por su parte, las apps continúan en alza: siete de cada 10 usuarios tienen al menos una aplicación de una tienda digital instalada en su celular y un 17% compró a través de ellas. 

En cuanto a los medios de pago, se da una diversificación en su uso. Aunque las tarjetas de crédito todavía son las favoritas, decae su utilización (en 2017, el 92% de los usuarios las elegían versus un 78% en 2018), y ganan terreno las tarjetas de débito, la billetera electrónica y el efectivo. "La preferencia de este último medio se debe en gran parte al hecho de que muchos compradores todavía prefieren recoger los productos en el punto de venta. De esta manera, pueden abonar con dinero físico a la hora de retirar el pedido", añadió Sambucetti.

Es que más de la mitad de los productos se retiran en puntos de venta y solo cuatro de cada 10 se envían a domicilio. "Crece la primera modalidad: el 54% de consumidores optan por ella (cuatro puntos más que el año anterior), seguido por la entrega a domicilio (con el 39% vs. 47% en 2017) y el retiro en alguna sucursal del operador logístico (un 4%). En tanto, las introducción reciente de opciones de retiro en redes de pick-up (kioscos, puestos de diarios y estaciones de servicio, entre otros) representan el 1% y el envío por sistema exprés (en bus o en avión) terminal a terminal también significan el 1%.

Desde 2012, la CACE lleva adelante la investigación para comprender la situación del e-commerce en la Argentina. "A través de una medición sistematizada, las compañías del sector acceden a información que resulta fundamental para la toma de decisiones, lo que les permite realizar planificaciones estratégicas y generar un mayor crecimiento para el rubro", explicaron desde la cámara.

Comentarios1
Lisandro Medina
Lisandro Medina 28/02/2019 10:51:46

Absurdo si piensan que es una buena noticia cuando el consumo online de este pa�s es b�sicamente pasajes y electro... que aumentaron 100 % por el usd ...

Recomendado para tí


Seguí leyendo