El Cronista Comercial

El club que busca en el fútbol la integración social

De la mano de César Menotti, Fernando Signorini y su Escuela de Entrenadores nació Villas Unidas, una institución que entrena a chicos y chicas de las villas para que participen en los torneas de la AFA. 

El club que busca en el fútbol la integración social

Fines de enero de este año. Esta vez la clínica para entrenadores de la Escuela de Entrenadores de Menotti en Excursionistas tenía otro objetivo, la presentación de un nuevo club, pero no cualquiera, sino Villas Unidas, el primer club conformado por chicos y chicas de barrios carenciados y que tendría participación en la Asociación de Fútbol Argentino (AFA).

La institución estaba apadrinada, nada más y nada menos, que por César Luis Menotti y por Fernando Signorini, quien fuera el preparador físico de Diego Maradona y cofundador con Menotti de la Escuela de Entrenadores.

"Un equipo de fútbol es un grupo de pibes que sueñan desde la lealtad y el compromiso. Sólo no se puede, por más que se llame (Diego) Maradona, (Lionel) Messi o (Alfredo) Di Stéfano. Necesitan a sus compañeros", dijo Menotti en la presentación al defender valores como "la dignidad, el respeto y la solidaridad".

Así nacía Villas Unidas, el resultado de un encuentro entre la Escuela de Entrenadores y 17 organizaciones sociales con vasta experiencia en trabajo diario con los núcleos de población más desfavorecidos con el objetivo de crear un club de fútbol integral, que desde este deporte, trabaje en el desarrollo social, cultural e individual de los chicos y chicas de los barrios más carenciados.

"Ahora, además se articuló con la Pastoral Social, con los curas villeros", cuenta Fabio Romanella, presidente del flamante club.

A casi 10 meses de su presentación oficial, si bien la institución aún no tiene una sede, ya logró que la AFA le dé una invitación especial a su equipo de mujeres, que comenzó a trabajar en agosto de este año, para que participe en Liga Femenina de Fútbol Profesional, en la categoría C.

En marzo del año que viene -ya están probando a distintos jugadores de los nodos de las villas- comenzarán los varones a participar de los torneos de menores. La meta, ir creciendo hasta llegar en un futuro a tener un equipo de Primera.

Justamente, el plantel docente y sanitario de la escuela se ocupará de dar la formación y la asistencia técnica y futbolística a entrenadores, preparadores físicos y demás profesionales que estarán a cargo de los equipos del club.

Pero el proyecto es incluso más ambicioso.Sin embargo, además de la formación de la selección de villa, para la cual se realizan pruebas a los jugadores, el club quiere también ayudar al resto de la comunidad. "Sabemos que a la instancia profesional llega solo un porcentaje ínfimo de los chicos, pero también nos interesa el 99% de los jóvenes que no llegan", explica Romanella.

Así el club articula y potencia lo que vienen haciendo las organizaciones en temas relacionados, por ejemplo, con la prevención de la salud, nutrición adicciones, digitalización en pos de una salida laboral, entre otros.

Pero, además, decidieron que el derecho de formación, es decir el porcentaje que cobra el club por la venta de jugadores vuelva al lugar de origen del profesional en obras de infraestructura. "La intención es que la comunidad misma decida en qué obra quiere invertir ese dinero", detalla el presidente de Villas Unidas, que hoy tiene dos sponsors para poder solventar su actividad. Sin embargo, ya están en tratativas para conseguir financiamiento del exterior y está en etapa piloto una campaña para que individuos patrocinen a un jugador.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo