El Cronista Comercial

El burnout ya es un síntoma laboral y puede ser diagnosticado por los médicos

La Organización Mundial de la Salud identificó al burnout como un síntoma vinculado a las recargas laborales y lo suma a su catálogo, que también incorpora la adicción al sexo y a los videojuegos.

El burnout ya es un síntoma laboral y puede ser diagnosticado por los médicos

Esta semana, hubo idas y vueltas con el burnout, o síndrome de agotamiento laboral. Resulta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) primero dijo que lo identificará como enfermedad. Pero luego se retractó, y lo catalogó de “síntoma”. En todo caso, este organismo que releva en todo el mundo cuestiones vinculadas a la salud humana, ahora sí le da al burnout un estatus en su catálogo y los médicos podrán diagnosticarlo.

El catálogo reseña 55.000 enfermedades, síntomas y causas de lesiones, y en la nueva conceptualización, el burnout se identifica como un factor que puede dañar la salud. La sensación de “estar quemado” resulta de estrés crónico en el lugar laboral que entre otras cosas, podría derivar en una postura negativa hacia el trabajo y en un menor rendimiento. 

A inicios de esta semana, la OMS se refirió al burnout como una “enfermedad”, pero el martes hizo una aclaración al respecto y lo conceptualizó como “el resultante de estrés crónico en el lugar de trabajo que no fue abordado exitosamente”. También definió tres datos que distinguen a este síndrome: 

  • sensaciones de agotamiento
  • un creciente distanciamiento mental respecto al propio trabajo, o sensaciones de negativismo o cinismo en relación al propio trabajo
  • una eficacia profesional reducida

Según la psicóloga Elvecia Trigo, “el burnout es un cuadro muy estudiado, sobre todo en los lugares donde los trabajadores están bajo mucha presión. Antes, esto aplicaba a las guardias hospitalarias pero ahora, la presión laboral está más generalizada”. Si a eso se le suman problemas sociales y familiares, “las reacciones son de depresión, angustia, mucha ansiedad, no poder dormir y no poder concentrarse”, añadió Trigo. 

No extrapolar

La OMS recomienda no trasladar el término burnout a otras áreas de la vida social, sino usarlo para referirse específicamente al contexto laboral. Y aunque el término burnout ya está muy difundido en el mundo hispanohablante, no está de más castellanizarlo. Para eso, la Fundación del Español Urgente sugiere reemplazarlo por la expresión “síndrome de desgaste profesional” o “síndrome del trabajador quemado”. En todo caso, ya sea en inglés o castellano, el síndrome es el mismo en la coyuntura laboral actual: agotamiento por motivos laborales. 

El catálogo de la OMS se publicará en 2022 y contiene códigos específicos que combinan letras y números para cada enfermedad, síndromes y causas de lesiones. De esa manera, los médicos podrán registrar sus diagnósticos y así facilitar también los análisis estadísticos. Además, la OMS anunció que desarrollará lineamientos -basados en la evidencia- sobre el bienestar mental en el lugar de trabajo. 

Otras enfermedades incorporadas

En el nuevo sistema de clasificación, se incluyen enfermedades que hasta ahora no se reconocían como tales. Por ejemplo, bajo el código 6C51 los medicos podrán diagnosticar una adicción  a los videojuegos y juegos en línea. Según la OMS, esta adicción comienza cuando durante más de 12 meses una persona subordina todos los demás aspectos de su vida al juego. Si por ejemplo pierde a sus amigos o descuida su higiene corporal. Ya hubo reacciones de la industria del gaming, porque teme que las personas que juegan mucho ahora se les pueda diagnosticar que por ese motivo, necesitan terapia psicológica.  

¿En qué consiste la clasificación de adicción al sexo

En este caso es cuando los afectados consumen desmedidamente películas pornográficas o líneas telefónicas de sexo. Los profesionales podrán confirmar el diagnóstico  cuando los afectados no puedan controlar los impulsos sexuales intensos y recurrentes por largos períodos de tiempo, y esto influyera en su vida familiar o laboral, o bien en su comportamiento social más amplio. 

La importancia de esta clasificación es porque tanto los médicos como las aseguradoras de salud lo tomarán como una orientación válida para definir, por ejemplo, quién asume los costos de una terapia.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo