El Cronista Comercial

El argentino que encontró el negocio en el pádel y fabrica las raquetas que usa Macri

Varlion fue fundada por Félix Regalia en los 90 pero se hizo fuerte en el mercado español, donde lideró la industria durante más de una década. Hoy factura 5 millones de euros produciendo en Paraguay.

El argentino que encontró el negocio en el pádel y fabrica las raquetas que usa Macri

Siempre se habla de las canchas de pádel a modo de metáfora para referirse a una inversión basada en un negocio de popularidad efímera. Sin embargo, un argentino encontró una pata interesante a explotar de este deporte y lideró el mercado español, uno de los más pujantes, durante más de una década. A comienzos de los 90, Félix Regalía fundó la marca de raquetas Varlion –utilizada por el presidente Mauricio Macri- y el año pasado trasladó su producción de España a Paraguay, desde donde planea expandirla a otros deportes.

Si bien él se había dedicado al derecho y su familia, oriunda de la localidad bonaerense Casbas, estaba vinculada con el automovilismo y la mecánica automotriz, su interés siempre fue desarrollar un proyecto a través de una marca deportiva. En aquel momento, el pádel se encontraba en pleno auge con sedes abriendo por doquier en el país. “El deporte había penetrado en el Mercosur y lo veíamos viable para extender luego la marca a otros deportes. Lo veía como un trampolín”, comenta Regalía desde España.

Al poco tiempo, esta popularidad comienza a desinflarse y sus socios en el emprendimiento deciden salirse. “Decidí seguir adelante pero monté un pequeño taller donde empecé a diseñar las paletas, probar materiales y fabricar el producto. Hasta ese momento había solo dos fabricantes que le proveían a todas las marcas”, recuerda. Rápidamente su diseño prende dentro del público del pádel, abre su negocio a Brasil e inaugura una filial de distribución en España. De 600 raquetas por mes pasó a producir 1200 en 1998, año en el que decide mudar su planta a Madrid.

Mauricio Macri jugando con raquetas Varlion junto al exfutbolista Martín Palermo

Con una inversión de 700.000 euros - según el cambio actual -, inició la operación en territorio español, el cual era su único mercado por aquel entonces. Sus raquetas no solo se vendían en tiendas deportivas sino que también tenían su propio espacio en los locales de El Corte Inglés, su principal distribuidor. A su vez, lanzó una cadena de locales exclusivos, entre franquicias y propias, para potenciar su recientemente incorporada línea textil, que incluía desde prendas hasta bolsas y pelotas de pádel. En 2006 inauguraron una nueva fábrica en la localidad de Alcalá de Henares con un desembolso de 2,5 millones de euros.

El presidente argentino Mauricio Macri es un conocido jugador de pádel y se lo ha visto, en numerosas ocasiones, jugando con las raquetas de la marca nacida en Buenos Aires. En su mejor momento, la firma llegó a facturar 10 millones de euros. Actualmente, sus números son inferiores –5 millones de euros por año-, aunque el empresario prevé duplicar sus ingresos para el próximo año.

“Mi obsesión siempre fue que estábamos demasiado enfocados en el pádel y aunque España era una buena vidriera, no lográbamos despegar. Por eso opté por reperfilar el negocio y desarrollar una línea de productos para automovilismo”, detalla. Aunque el proyecto quedó en stand by en los últimos años, Varlion llegó a trabajar con dos escuderías de la Formula 1: la española HRT y la india Sahara Force India. Las ventas de prendas deportivas, en 2010, superaban a las de raquetas.

El 70% de la producción en la planta de Asunción es exportado a Europa

Entre 2003 y 2013, Regalia sufrió varios intentos fallidos de instalar plantas satélites que sirvieran de apoyo para la de España. En 2007 cerró la operación en Pacheco, en Argentina, y el proyecto en Marruecos duró solo un par de meses. A esto se le sumó la mala experiencia en China y Pakistán, que derivó en, finalmente, su llegada a Paraguay en 2018. “Esa planta terminó convirtiéndose en la principal para la compañía porque en España sufrimos un espionaje industrial salvaje por parte de la competencia”, asegura.

Tras una breve crisis, que coincidió con el alza de este deporte en Europa producto de las transmisiones online y de su resurgimiento en América latina, Varlion apuesta a volver a recuperar el terreno perdido en los próximos años. Primero recibió una inyección de capital por parte de un grupo suizo ligado al automovilismo y más tarde invirtió US$ 1,5 millones para levantar su planta en Asunción y para el año próximo proyecta mudarse a una tres veces más grande. Hoy fabrica 35.000 raquetas al año pero estima que en 2022 llegará a las 130.000, el volumen que llegó a alcanzar en su momento de esplendor.

“La idea es poder volver al negocio de textil y calzado a partir de 2020. En nuestras fábricas –la de Asunción y una satélite en Asia– vamos a producir raquetas de pádel, de beach tenis, bolsería y textil, mientras que estamos buscando una planta en Argentina o Brasil que produzca la línea de calzado”, explica. Y concluye: “Nuestro proyecto sigue siendo ir más allá del pádel como deporte y pronto se sabrá en qué deportes nos lanzaremos para 2021”.

Comentarios1
Day Medina
Day Medina 19/09/2019 01:58:12

Como se nota que no investigan y no saben un carajo. En el pádel no hay raquetas, eso es del tenis, en el pádel hay paletas. Si van a hacer una nota investiguen bien todo!!!!!

Recomendado para tí


Seguí leyendo