El Cronista Comercial

El activo intangible que las empresas deben cuidar

A medida que se asciende en la pirámide organizacional, la habilidad socioafectiva es un skill que permite resolver conflictos pacíficamente, mantener buenas relaciones interpersonales, comunicar las ideas cabalmente y promover ambientes serenos para alcanzar los objetivos.

Airbnb lanza su marca de hoteles y busca llegar a la región en 2020

Hoy, además de las capacidades profesionales que determinan el perfil de un colaborador,  son tenidas en cuenta las habilidades socioafectivas de los postulantes, basadas en la escucha, el respeto, la comprensión y la sinceridad. Esto, principalmente, se busca en talentos que se postulen para cubrir puestos de liderazgo.

Las habilidades socioafectivas se ponen de manifiesto en la relación interpersonal que establecen las personas. El poder crear empatía con el otro es un "activo". Conocer, comprender, entender qué motiva a la otra persona facilita estar preparado para aprovechar al máximo las capacidades de los diferentes miembros de un equipo de trabajo, en favor del cumplimiento eficiente de los objetivos trazados. 

No todas las personas pueden leer el metamensaje que se manifiesta a través de gestos, actitudes, miradas o sentimientos. La capacidad de decodificar estos signos es clave para crear empatía y armar equipos.  

Se llaman habilidades socioafectivas porque tienen en cuenta lo emocional y cómo se transmite a nivel social. Cada persona tiene cierto sistema de creencias, una estructura cultural que determina lo que está bien y lo que está mal, lo que alegra y lo que entristece. Comprender esa estructura de creencias facilita la comunicación con el otro. 

Si bien existen ciertos puestos en los que el ideal es encontrar talentos solitarios, a medida que se asciende en la pirámide organizacional (actualmente, cada vez más horizontal), la habilidad socioafectiva es un skill muy tenido en cuenta.  Permite resolver conflictos de manera pacífica, mantener buenas relaciones interpersonales, comunicar las ideas cabalmente -con respeto y sinceridad, aunque se piense distinto-, promover ambientes serenos y optimistas para alcanzar los objetivos trazados, mientras se logra empatía con los compañeros y se toman decisiones de forma inteligente, racional y responsable.  Estas habilidades se buscan principalmente en personas que vayan a desempeñar un rol de liderazgo en una organización. En el siglo XXI el líder debe acompañar a su gente, estar "en la trinchera" con ella. 

Un líder con habilidades socio-afectivas trabajará con su equipo en:

* Favorecer el pensamiento creativo, estimular la propuesta de soluciones diferentes  ante la necesidad de resolver un problema y estimular la generación de ideas disruptivas.

* Detectar talentos para, luego, potenciar sus conocimientos y habilidades.

* Generar incentivos nuevos, no necesariamente relacionados con el cumplimiento de objetivos del sector de modo directo.

* Estimular el intercambio de ideas y experiencias entre altos ejecutivos y colaboradores junior, entre personas de distintas generaciones, entre empleados de diferentes sectores. 

* Ganarse el respeto de los colaboradores.  El líder tiene que ser un "modelo" para su gente.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo