El Cronista Comercial

El Ciudad no se hará cargo de la venta de OCA

El banco declinó ser enajenador de la quiebra. "En esta instancia, el juez pide tareas que no son nuestro 'expertise', sino más de un banco de inversión o consultora en M&A", explicó

El Ciudad no se hará cargo de la venta de OCA

El Banco Ciudad no será el enajenador de la quiebra de OCA. Así se lo informó al juez del proceso, Pablo Tejada, quien, hace 20 días, designó a la entidad porteña para desempeñar esa tarea, para la cual le había dado un plazo máximo de dos meses.

El magistrado decidió la quiebra de OCA a inicios de abril. La empresa acumula unos $ 10.000 millones de deuda, entre del pasivo verificado en el concurso preventivo ($ 4494 millones) y el posconcursal. En ambos casos, la mayoría –más del 80%– está en manos de la AFIP. Con su titular, Patricio Farcuh, apartado, la compañía ahora está gestionada por una intervención, a la que se sumaron el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, y la Federación de Camioneros.

Tras darle 20 días para analizar todos los activos de la compañía, Tejada le había encomendado al Ciudad un abanico de tareas: efectuar una tasación de la empresa, proponer los canales más eficientes para llevar a cabo la venta, elaborar un “análisis integral” de todos los activos de la compañía, hacer un listado de todos los potenciales compradores locales e internacionales (y contactarlos).

El Ciudad resultó electo entre tres enajenadores inscriptos en el expediente. Superó a Martín Azcárate, titular de Prefinex (empresa con 30 años de expertise en reestructuraciones corporativas) y al dúo Alicia Kurlat- Carlos Tabasco.

Tejada se decidió por el banco porteño por sugerencia del comité de acreedores de OCA –la AFIP y la aseguradora Experta, precisó el juez–, “quienes ponderaron como conveniente encomendar la tarea de evaluación y venta al Banco Ciudad de Buenos Aires”.

Según el magistrado, dadas las dimensiones de la empresa a vender, se requiere “de estructura específica y profesionalizada”.

“Teniendo en cuenta lo expuesto, cotejando los antecedentes en la materia presentados por los interesados, considero pertinente decidir en favor de la inscripción del Banco Ciudad de Buenos Aires por los siguientes argumentos: se trata de un banco de reconocida trayectoria y experiencia en el mercado; dispone de la estructura necesaria para la realización de la tarea encomendada; cuenta con servicio gratuito y único de oferta digital, que permite acceso desde cualquier parte del mundo; también, con registros específicos para la busca de interesados”, entre otras condiciones.

El carácter público de la entidad y la autorización estatal para funcionar se erigen, también, en atributos de consideración”, agregó.

El rechazo

Sin embargo, en la nota firmada por su gerente general, Gustavo Cardoni, el Ciudad se excusó de aceptar el cargo. “El cúmulo de tareas que se ponen en cabeza del enajenador exceden ampliamente las posibilidades y la capacidad operativa de esta institución (…), aun cuando se pondere que el banco que represento tiene una amplia y reconocida experiencia en el rubro subastas”, explicó.

Aclaró que no se trata de la subasta puntual de uno o más inmuebles de OCA, ni de alguno de sus bienes muebles. “Se trata –lisa y llanamente– de subastar integralmente una empresa de correo y logística de grandes dimensiones en funcionamiento”, contrastó.

“Más allá de las consideraciones que puedan realizarse en torno a los plazos otorgados para cumplir (…), el tipo de servicio que se requiere por parte del enajenador judicial se encuentra fuera de las capacidades operativas del banco, quien carece de experiencia en ventas y/o subastas de empresas y de personal idóneo para llevar a cabo las tareas dispuestas por Vuestra Señoría con los criterios y alcances que se desprenden de la resolución bajo análisis”, añadió.

“Por las razones expuestas, brindando las disculpas del caso por no haberse advertido expresamente (…) las limitaciones de esta entidad para la tarea que se pretendía encomendar y considerando la real dimensión y los alcances de los servicios que se requerían a los fines de proceder con la subasta de la empresa fallida, me veo en la obligación de comunicar a Vuestra Señoría que el Banco de la Ciudad de Buenos Aires se ve imposibilitado de aceptar la designación de enajenador en el marco de la presente quiebra, declinando dicha designación por los motivos enunciados en esta presentación”, informó.

“En esta primera etapa, lo que pide el juez es más para la estructura y el know-how de un banco de inversión, o de una consultora especializada en M&A que de nuestro expertise”, explicaron fuentes del Ciudad a este diario. “Nosotros nos inscribimos en el registro de enajenadores interesados más en lo que sabemos hacer y tenemos experiencia: tasación y subasta, de activos o acciones de la empresa”, agregaron.

“Seguimos interesados en esa segunda instancia”, subrayaron. Cosa que, también, quedó claro en la nota con la que Cardoni declinó la designación. “Sin perjuicio de lo manifestado, quedamos a disposición de Vuestra Señoría en caso de ser necesaria la utilización de nuestros servicios para la tasación y subasta de inmuebles de gran envergadura, para lo cual este banco cuenta con una dilatada y reconocida trayectoria”, escribió.

Segunda opción

No es función del juez adjetivar en exceso ni efectuar valoraciones extrajurídicas”, reaccionó Tejada, tras notificarse del rechazo del Ciudad, “pese a haberse inscripto voluntariamente al llamado público dispuesto por el juzgado”, recordó.

“Cabe mencionar aquí que ninguna de las entidades públicas de primera línea invitadas oficialmente a participar en el proceso ha respondido favorablemente al llamado, más allá de que, en algún caso, ni siquiera existió una mera comunicación de cortesía”, continuó el juez.

“Como vengo pregonando desde los albores del expediente, es esencial en casos de la complejidad y envergadura del presente, contar con el compromiso público, muy especialmente, de las instituciones oficiales, para conformar un tejido interdisciplinario tendiente a resguardar los intereses sociales afectados”, avanzó.

“En orden de lo expuesto, más allá de que la desinteligencia de la mencionada entidad bancaria de ir contra sus propios actos implicó una evidente alteración del curso normal del proceso, es pertinente mantener su participación en el trámite de enajenación, circunscripta a las etapas que se ajusten a su pública, notoria y probada incumbencia operativa”, reconoció.

Tejada, en consecuencia, designó como enajenador al estudio de Kurlat y Tabasco, al que encomendó las mismas tareas que había definido para el Ciudad.

Sin embargo, ahora libera la posibilidad de acercar compradores a todos los órganos de la quiebra: enajenador, comité de acreedores, el tribunal y la sindicatura. “Si bien es razonable suponer que las mismas sean presentadas a posteriori de la tasación, no se fija limitación temporal a tal efecto”, sostuvo.

“En el mismo sentido, deberán los mencionados órganos de la quiebra elaborar y presentar, a la mayor brevedad, un listado de potenciales interesados en la adquisición de la empresa, a fin de cursarles las comunicaciones pertinentes”, finalizó.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo